Aunque no tienes hemorroides por montar en bicicleta, su aparición causada por venas hinchadas o inflamadas alrededor del ano o el recto, pueden hacer que tu viaje sea muy incómodo. Haz ajustes en el asiento de tu bicicleta para sentirse más cómodo y toma medidas en casa para tratar las hemorroides.

Sabemos que subirte a la bicicleta con hemorroides puede ser doloroso. Asegúrate de que el asiento esté en la posición correcta y prueba diferentes asientos y acolchados para reducir la incomodidad.

¿Por qué aparecen las hemorroides?

Las hemorroides son estructuras normales en la cavidad anal. Están formadas por vasos sanguíneos y tejido conectivo y te ayudan a controlar las deposiciones. Sin embargo, se convierten en un problema cuando se inflaman, una condición común causada por la presión en el ano por el embarazo, el estreñimiento o el esfuerzo durante las deposiciones.

Los síntomas de las hemorroides pueden incluir dolor anal, especialmente al sentarse o al defecar, picazón anal, recto con sangre y bultos cerca del ano. Las hemorroides pueden ser internas o externas.

Las hemorroides a menudo se pueden tratar con remedios caseros y precauciones. Asegúrate de consumir mucha fibra en tu dieta y mantente hidratado para evitar el estreñimiento. Considera un suplemento de fibra si no obtienes suficiente cantidad en tu dieta. El ejercicio regular también contribuye a las deposiciones regulares. Tomar un ablandador de heces puede ayudar a reducir el esfuerzo durante las deposiciones.

Cuando no estés en el sillín, usa ropa interior de algodón para permitir que el área respire. Puedes limpiar suavemente con toallitas húmedas para bebés o paños medicinales. Evita los pañuelos con perfumes o tintes y sea suave al limpiar para evitar una mayor irritación. Remojar el área con agua tibia varias veces al día también puede ayudar a aliviar las hemorroides.

Si las hemorroides persisten o empeoran, asegúrate de consultar a un médico, ya que puede ser necesario un tratamiento adicional. Por ejemplo, las hemorroides pueden eliminarse mediante ligadura con banda elástica o cirugía.

¿Qué relación tienen con el ciclismo?

Si eres ciclista, montar en bicicleta puede empeorar tus síntomas al restringir el flujo de sangre al ano o causar presión y rozar los tejidos dañados. Si las hemorroides te producen dolor durante tus paseos, algunos consejos pueden reducir el malestar.

Asegúrate de que el asiento de tu bicicleta esté correctamente ajustado. Debes estar nivelado o inclinado ligeramente hacia abajo. Cuando estés sentado recto en el asiento con una pierna extendida hacia el suelo, debes tener la rodilla ligeramente doblada. Si el asiento sigue ejerciendo demasiada presión sobre tus hemorroides, considera tener pantalones cortos acolchados para bicicleta o almohadillas para el asiento. También puedes consultar con tu tienda de bicicletas para probar diferentes sillines y saber cuál es más cómodo.

Usar una crema para hemorroides de venta libre con lidocaína o una crema con corticosteroides puede brindar un alivio temporal durante el viaje. Si usas estos consejos y tratamientos para casa y montar en bicicleta sigue siendo doloroso, considera tomar un descanso para permitir que tu cuerpo se recupere por completo.