¿Por qué las uñas se rompen fácilmente?

Las uñas quebradizas son un problema bastante habitual, también conocido como onicosquizia. Suele pasar cuando tienen muy poca o demasiada humedad. Si tus uñas no se fortalecen con remedios caseros, como usar guantes mientras hace las tareas del hogar o hidratarse las manos y las uñas después, es importante hablar con un médico.

Las uñas están compuestas por capas de una proteína llamada queratina, y sirven como protección para los dedos de las manos y los pies. La queratina, que también forma las células del cabello y la piel, protege las uñas del daño. Pero no es raro que las uñas se partan o rompan. Este problema de las uñas también pueden ser un signo de una afección subyacente, como deficiencia de hierro o hipotiroidismo. Generalmente aparecen más en  mujeres que en hombres, aunque se pueden tomar medidas para fortalecerlas y prevenir problemas futuros.

Causas de tener las uñas quebradizas

Este problema de las uñas se dividen en dos categorías: secas y quebradizas o blandas y quebradizas. Las uñas secas y quebradizas son el resultado de muy poca humedad y son causadas ​​con mayor frecuencia por el lavado y secado repetidos de las uñas.
Por otro lado, las uñas blandas y quebradizas son causadas por demasiada humedad, normalmente como resultado de la sobreexposición a detergentes, cremas hidratantes, limpiadores domésticos y quitaesmalte de uñas.

Otras causas de uñas quebradizas pueden ser:

  • Edad. Las uñas suelen cambiar conforme las personas envejecen y, normalmente, se vuelven opacas y quebradizas. Mientras que las uñas de los pies comúnmente se vuelven más gruesas y duras, las uñas de las manos a menudo se vuelven más delgadas y quebradizas.
  • Deficiencia de hierro. Esta afección ocurre cuando el cuerpo no obtiene suficiente hierro, lo que conduce a niveles bajos de glóbulos rojos. Esto suele ocurrir principalmente en mujeres.
  • Hipotiroidismo. Junto con las uñas quebradizas, los síntomas de niveles bajos de tiroides pueden incluir pérdida de cabello, fatiga, aumento de peso, estreñimiento y depresión.
  • Síndrome de Raynaud. Se caracteriza por problemas de circulación en las extremidades, esta condición puede afectar la salud de las uñas.

En principio, las uñas quebradizas no son necesariamente un motivo importante de preocupación. Sin embargo, es posible que una persona prefiera ver a un médico si nota síntomas adicionales que lo acompañan. Por ejemplo, la fatiga podría ser un síntoma de deficiencia de hierro o anemia. El aumento o la pérdida de peso podría indicar un problema de tiroides.

También es posible querer ver a un médico si los remedios caseros para fortalecer las uñas no funcionan. En ese caso, es posible que un experto pueda sugerir tratamientos adicionales o determinar la causa de la fragilidad.

manos con uñas quebradizas

Remedios naturales para las uñas quebradizas

No se puede hacer nada al respecto si nuestro problema de uñas está originado por los cambios de la edad, pero sí puedes reducir el riesgo de uñas rotas, agrietadas y quebradizas. Si quieres mantener las uñas sanas y fuertes, prueba los siguientes trucos caseros.

Usa una crema hidratante

Busca lociones para manos que contengan lanolina o alfa-hidroxiácidos. También puedes comprar acondicionadores de uñas ricos en lanolina en parafarmacias, farmacias y tiendas especializadas.

Hidrata tus manos después de ducharte o cuando realices tareas del hogar con productos químicos. Cuando apliques la loción o crema, asegúrate de frotarla directamente sobre las uñas. Antes de acostarte, humedece tus manos, pies y uñas para mantenerlos hidratados mientras duermes.

Protege tus manos

Cuando realices las tareas de casa, usa guantes, como guantes para lavar platos que buscan mantener las manos secas. Los guantes también pueden proteger tus manos y uñas de productos químicos agresivos, como detergentes y líquidos de limpieza.

Evita la exposición prolongada al clima frío y seco. Así que en invierno o en aventuras al aire libre asegúrate de usar guantes abrigados. A ser posible, evita los de lana, ya que este tejido suele traspasar el viento.

Cuida las uñas frágiles

Mantén las uñas cortas para minimizar el área de la superficie de la uña, donde se pueden absorber el agua y los productos químicos. Utiliza una lima fina para limar las uñas. Es una buena idea limarse las uñas a diario para eliminar las irregularidades y evitar roturas y rajaduras. Asegúrate de hacerlo solo en una dirección y no dejes las uñas a ras.

No te muerdas o pellizques las uñas o las cutículas. Puedes usar un instrumento de metal para empujar la cutícula hacia atrás, pero evita usarlo directamente en la uña. Pule las uñas en la misma dirección en que crece y evita el movimiento hacia delante y hacia atrás, ya que esto es lo que puede causar que se parta.

También puedes aplicar un endurecedor de uñas para ayudar a fortalecer las uñas. Por otra parte, en cuanto a los productos de manicura, opta por un quitaesmalte que no contenga acetona y trata de evitar el uso frecuente de este producto. Son químicos que afectan directamente sobre la uña y favorecen a la debilidad.

¿Cómo influye la alimentación?

Algunos  cambios en la dieta pueden ayudar a fortalecer las uñas quebradizas. Por ejemplo, puedes probar suplementos, como complejos vitamínicos de biotina. Los expertos aseguran que puede tardar hasta 6 meses en funcionar, pero es eficaz en aproximadamente un tercio de todos los casos. Otros suplementos que también pueden funcionar son minerales coloidales, gelatina y calcio. No obstante, debe ser un médico y experto el que aconseje este tipo de productos.

Obtener la proteína adecuada en la dieta favorece a la producción de proteína que componen las uñas. Consumir la cantidad adecuada de proteínas es vital para impulsar la producción de queratina y mantener unas uñas fuertes. No importa si es de origen animal o vegetal, aunque se debe tener en cuenta la ingesta de los aminoácidos esenciales.

Consumir alimentos ricos en hierro también es importante si eres una persona que tiene deficiencia de hierro o anemia. Es importante tomar alimentos con alto contenido en este mineral, tanto de origen animal como vegetal. También puedes considerar tomar suplementos de hierro, pero primero debes consultar a un médico, ya que estos pueden interactuar con ciertos medicamentos.