Trucos para evitar tener las uñas amarillas

Las uñas pueden decir mucho sobre nuestra salud en general. Cuando se decoloran puede ser un síntoma de haber contraído una infección u hongos. Sin embargo, tener las uñas amarillas puede tener diversos orígenes.

En ocasiones, las uñas pueden volverse amarillas como síntoma de algo más grave, como afecciones pulmonares crónicas, neoplasias malignas internas, obstrucciones linfáticas e incluso artritis reumatoide. Pero para salir de dudas es mejor conocer las posibles causas de esta decoloración.

Factores que ayudan a tener las uñas amarillas

Si las uñas han sido dañadas por tintes o productos agresivos, el crecimiento de nuevas tenderán a tener un color claro y saludable. El uso excesivo de esmalte de uñas puede hacer que las uñas de los pies se decoloren. En concreto, el uso de esmalte de uñas rojo, amarillo o naranja puede hacer que las uñas de los pies se vean amarillas.

Sin embargo, si las uñas continúan siendo amarillas, es posible que haya algo más en el cuerpo. A veces, tener las uñas amarillas puede ser un indicio de algo más grave. Las deficiencias de vitaminas o minerales pueden hacer que las uñas se vean amarillas, por lo que el uso de un suplemento multivitamínico podría parar a tiempo el problema.

Un cambio en el color de las uñas también puede ser un signo de algo más grave. Las enfermedades de la tiroides, el hígado y los pulmones, entre otras afecciones como la diabetes, pueden provocar que las uñas se pongan amarillentas. Las uñas que permanecen amarillas a pesar de realizar tratamientos pueden ser un síntoma de estas afecciones. En casos más raros, ese color de uñas puede indicar la presencia de cáncer de piel.

Como si fumar no tuviera una lista suficientemente grande de efectos negativos para la salud, también influye en tener unas uñas amarillas. El alquitrán y la nicotina de los cigarrillos son los culpables, por lo que la mejor opción es deja de fumar o nunca empezar con este mal hábito.

persona con uñas amarillas

¿Se pueden prevenir las uñas amarillentas?

Lo cierto es que sí. Se puede prevenir la decoloración de las uñas teniendo cuidado con la higiene de las mismas. Hay que tener en cuenta que los salones de manicura y los spas que pueden transmitir infecciones y enfermedades fúngicas a los clientes. Un buen profesional utilizará un kit de manicura nuevo o limpio en cada persona.

No uses quitaesmalte en las uñas más de una vez a la semana y usa un quitaesmalte que sea menos áspero eligiendo uno que no contenga acetona. También es importante que cortemos las uñas con frecuencia y quitemos la suciedad de debajo con un cepillo especial una o dos veces a la semana. Recuerda usar siempre calcetines nuevos y exponer los pies al aire fresco con habitualmente para evitar infecciones en las uñas de los pies, como el pie de atleta.

Después de intentar tratar las uñas amarillas en casa, su estado debería comenzar a mejorar. Si no mejora en el transcurso de menos de quince días, se recomienda pedir una cita con un médico. El especialista podrá realizar pruebas que determinarán si las uñas amarillas son causadas por hongos, levaduras, bacterias o algo más serio.

Si aparecen nuevas rayas de color oscuro en la uña, es importante consultar a un médico de inmediato. Incluso, es posible que debamos ser derivados a un dermatólogo.

Remedios para las uñas amarillas

El tratamiento de las uñas amarillas dependerá de la causa. Lo más probable es que las uñas se hayan decolorado debido a una infección, al uso del tabaco o un producto que hayamos usado. Estos remedios caseros se basan en las causas de la decoloración en sí. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos trucos caseros no siempre son efectivos. Lo más recomendable es acudir a un médico si los remedios caseros no son útiles para eliminar la manchas amarillentas.

Aceite de árbol de té

Si las uñas se decoloran por culpa de una infección bacteriana u hongos, el aceite de árbol de té es un tratamiento fácil que se puede probar en casa.

Tan solo se necesita mezclar una o dos gotas de aceite de árbol de té con un aceite portador como aceite de oliva, aceite de coco o aceite de jojoba. Luego tendremos que frotar la mezcla en la uña afectada para que con el paso de los días haya una mejoría en el color. Hay estudios que han demostrado que el aceite de árbol de té puede detener eficazmente el crecimiento de cepas comunes de hongos en las uñas.

Bicarbonato de sodio

Los hongos solo pueden crecer en un ambiente donde el nivel de pH es ácido. Remojar los pies o los dedos de los pies en agua caliente mezclada con bicarbonato de sodio puede evitar que el hongo se propague.

El bicarbonato de sodio crea un ambiente alcalino y, con el uso en algunos baños, puede dejar las uñas mucho más claras. No obstante, también es posible que se reseque la piel considerablemente, por lo que es importante no abusar de este remedio casero.

Aceite de orégano

Aceite de orégano ha sido bendecido por tener propiedades antimicrobianas. Es eficaz contra bacterias y hongos, lo que lo convierte en un gran tratamiento si no estamos seguros de cuál es el origen de que las uñas se pongan amarillas.

Es muy parecido al uso del aceite de árbol de té como tratamiento. En este caso, el aceite de orégano debe mezclarse con un aceite portador antes de aplicarse tópicamente en la uña o uñas afectadas. Tan solo se recomienda no ingerirlo por sus posibles efectos secundarios. Una vez echado en las uñas, mantén las manos lejos de la boca.

Peróxido de hidrógeno

El peróxido de hidrógeno es conocido por ayudar a blanquear los dientes de manera eficaz cuando se combina con bicarbonato de sodio. De hecho, es habitual encontrarlo como un ingrediente en las pastas de dientes blanqueadoras.

Este químico tiene capacidades «oxidantes», lo que lo convierte en un quitamanchas. Es decir, es un gran tratamiento para las uñas manchadas por el uso de esmaltes. El tinte del esmalte de uñas oscuro puede filtrarse en el propio esmalte de uñas, dejándolas manchadas permanentemente. El peróxido de hidrógeno penetra profundamente en la uña y aclara la coloración, de manera similar a la forma en que el blanqueador quita el color del pelo.

Se recomienda mezclar peróxido de hidrógeno en agua tibia y remojar las uñas para mejorar la apariencia de las manchas. Además, si agregamos bicarbonato de sodio se hará aún más efectivo.

Vitamina E para las uñas amarillas

Se sabe que la vitamina E ayuda a las células a retener la humedad y lucir más saludables. La piel, cabello y uñas adquieren una apariencia de vitalidad cuando tiene mucha vitamina E.

Esta vitamina también ha sido estudiada clínicamente como un tratamiento que funciona en casos de uñas amarillas. El síndrome de las uñas amarillas es exactamente lo que estamos pensando: una afección que hace que las uñas se decoloren, se arruguen y se vuelvan gruesas. Como la vitamina E estimula el crecimiento saludable de las uñas, se puede aplicar por vía tópica o por vía oral para ayudar a que las uñas crezcan rápidamente.

¡Sé el primero en comentar!