La aparición de acné o espinillas en distintas etapas de la vida, puede ser un tema angustiante para quien la sufre. Y es que más allá de la apariencia, resulta muy incómodo y, en ocasiones, un problema para la autoestima y el normal desarrollo personal. Aunque cada caso debe ser tratado correctamente por un profesional, existen algunos remedios naturales que podrían ayudarte.

Las personas que sufren la presencia de acné en el rostro, a menudo ven crecer su frustración a causa de la dificultad por hacerlo desaparecer. Y es que existen muchos productos cosméticos que aseguran eliminarlo y, sin embargo, no funcionan de forma definitiva. Muchos de ellos, además, son muy agresivos pudiendo ocasionar efectos secundarios que supongan un agravante a dicho problema. Los recursos naturales no siempre funcionan como si de un milagro se tratara. Sin embargo, hay algunos realmente eficaces que, llevados a cabo de forma prolongada en el tiempo, pueden suponer un verdadero milagro. Lo bueno es que puedes probar diferentes opciones, ya que no resultan agresivos y los efectos secundarios son prácticamente improbables.

4 Remedios naturales para acabar con el acné

Aloe vera

Aplicando aloe vera sobre la piel, la cuidas ya que sus beneficios se adaptan a tus circunstancias personales. Es capaz de eliminar la grasa sobrante, reduciendo la aparición de acné, granitos o espinillas. Además, ayuda a matizar las marcas resultantes de acné, unificando el tono y eliminando las manchitas paulatinamente.

Ajo

El ajo es un alimento con un gran poder, presente en la mayoría de las cocinas. Éste contiene azufre que le permite actuar como un potente antibacteriano. Frota un diente de ajo por el rostro 3 o 4 veces al día, y notarás cómo las áreas afectadas se van desinflamando poco a poco y mejorando la salud de tu piel.

Limón

Exprime un limón y baña un algodón en su jugo. A continuación, aplícalo con suaves toquecitos sobre la totalidad del rostro. En caso de presentar acné en la zona de cuello, hombros o espalda, también puedes aplicarlo. Déjalo actuar toda la noche y lávalo a la mañana siguiente. El limón ayuda a secar los granitos eliminando el exceso de grasa, y deshaciéndose de las impurezas. Tiene propiedades astringentes y antibacterianas que mejorarán progresivamente el aspecto de tu piel.

Clara de huevo

Aplicar una mascarilla de claras de huevo, supone un aporte importante de vitaminas para el rostro, al mismo tiempo que lo hidrata sin dejar exceso de grasa. Aporta frescor a la piel y ejerce de limpiador, eliminando impurezas, puntos negros y reduciendo la inflamación ocasionada por el acné.

¿Crees que el deporte puede favorecer la aparición de acné?