Hay muchas causas que pueden provocar dolores musculares. Estos resultan muy molestos y pueden llegar a impedir el normal rendimiento en nuestros días. Presta atención a algunos remedios caseros para aliviar el dolor muscular y sentirte mejor. Una vez pasado, retomar la rutina y darlo todo, ¡es un gusto!

Cuando sentimos una molestia o dolor articular o muscular, lo primero que debemos hacer, si observamos que no se pasa, es acudir a un especialista que pueda valorar nuestro caso. Los remedios caseros pueden ser muy eficaces pero no sustituyen un tratamiento médico.

Los dolores musculares pueden estar provocados por una acumulación de tensión, estrés, ejercicio intenso, un mal movimiento o por una mala postura, entre otros. No tiene gravedad, sin embargo, si es demasiado intenso, puede perjudicarnos, y mucho, a la hora de llevar a cabo nuestras tareas y actividades deportivas. Tener que parar cuando estamos muy motivados con nuestro entrenamiento, resulta complicado y a nadie le gusta. En este caso sanar la dolencia y recuperar el bienestar es fundamental. Por ello, integrar algunos remedios caseros para acelerar el proceso de recuperación, puede ser una excelente idea.

Remedios caseros para aliviar el dolor muscular

Calor

Utiliza una bolsa de semillas o de agua caliente y ponla durante unos minutos sobre la zona afectada. Relájate unos minutos y deja que tu musculatura se relaje. Una ducha de agua caliente también puede resultar muy relajante y te puede ayudar a liberar la tensión acumulada.

Romero, alcohol o infusión

Las propiedades antiinflamatorias del romero resultan muy efectivas para aliviar las molestias musculares. Hazte con un bote de alcohol de romero y úntalo en la zona afectada con frecuencia. Notarás cómo progresivamente se va calmando la molestia. También puedes preparar una infusión y tomarla a lo largo del día.

Potasio

El elevado aporte de potasio del plátano, puede ayudarte a aliviar el dolor que sientes. Puedes tomarlo entero o hacer tus propio batido de frutas para que sea aún más completo, nutricionalmente, y sabroso.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es uno de los remedios más extendidos popularmente para aliviar los dolores y molestias musculares. Además de efectivo, es muy sencillo de preparar. Simplemente tienes que bañar una toalla o compresa con abundante vinagre de manzana y posarlo sobre la zona afectada durante media hora, aproximadamente. Si el dolor se encuentra en una mano o pie, puedes sumergirlo en un cuenco con vinagre y dejarlo actuar.