¿Cómo aliviar el mordisco en la boca?

El mordisco en la boca es una lesión común en cualquier edad. Dependiendo de la gravedad de la mordedura, puede causar dolor, sangrado e hinchazón. Por lo general, se puede tratar este problema en casa. Tan solo habrá que enjuagar la zona con agua fría y aplicar presión con una gasa limpia para detener el sangrado. También puedes chupar un cubito de hielo para reducir la hinchazón.

En el caso de que el mordisco no pare de sangrar, busca ayuda médica. Es posible que sea profundo y necesite puntos de sutura o pueda generar una infección. No obstante, la mayoría de los casos se curará en pocos días con la propia saliva.

¿Qué sucede cuando te muerdes el interior del labio?

Morderse el interior del labio puede ser doloroso. Lo normal es que ocurra de forma accidental y es bastante común en los niños. Este mordisco en la boca puede suceder mientras comes o hablas, durante una caída, mientras practica deportes, durante una convulsión o debido al estrés.

Aunque la lesión puede doler, normalmente no necesita atención médica. Puedes tratar un mordisco menor en casa con medidas de cuidado personal. No obstante, es interesante conocer lo que ocurre cuando te muerdes el interior de la boca.

Un mordisco en la boca está ocasionado porque tus dientes presionan la piel. Esto puede doler porque los labios y mejillas tienen muchas terminaciones nerviosas, lo que los hace muy sensibles al dolor. Además, si la mordedura perfora la piel, es posible que tengas mucho sangrado. Los síntomas más habituales al mordernos la boca es hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad.

Las lesiones menores en la boca, como una mordedura, generalmente no necesitan puntos de sutura ni atención médica. Pero si tú o tu hijo tienen alguno de los siguientes síntomas, asegúrate de llamar a un médico de urgencia:

  • Herida profunda o grande
  • Corte que pasa por el labio
  • Restos atascados en la herida
  • Sangrado que no se detiene
  • Dolor severo o que empeora
  • Dificultad para abrir o cerrar la boca
  • Signos de infección

Es importante buscar ayuda médica si la herida se debe a una lesión grave, como un accidente automovilístico o una caída importante.

Lesiones después del mordisco en la boca

Si alguna vez has sufrido este problema bucal, sabrás que luego vienen unos días de curación que pueden derivar en otros problemas. A continuación te enseñamos algunas de las lesiones bucales más comunes y los pasos que puede seguir para tratarlas.

Mejilla o lengua mordida

Un mordisco en la mejilla o la lengua son lesiones bucales comunes que pueden ocurrir al comer, hacer deporte o tener una caída o colisión. La mejilla o lengua mordida también puede ser causada por dientes desalineados. Normalmente, tus dientes superiores te impiden morderte las mejillas y los dientes inferiores protegen tu lengua. Pero la desalineación puede provocar mordeduras accidentales. A todo esto se añade el comer demasiado rápido o con ansia, y acabar mordiendo la parte interna del cachete de la cara sin distinguir si es alimento o tu propia piel.

Los síntomas aparecen en la zona del mordisco e incluyen dolor, enrojecimiento, hinchazón y sangrado. Si hay trozos de piel suelta, es importante que no termines de arrancarla. Con la ayuda del hielo y la propia saliva se volverá a cicatrizar sola. En el caso de que sea demasiado grande el trozo de carne, acude a un médico de inmediato para que analice si necesitas puntos de sutura.

Aftas

Una afta o úlcera aftosa es una pequeña llaga roja con un centro blanco. Suele tener forma ovalada o redonda y pueden aparecer en los labios internos y mejillas, lengua y paladar. Estas llagas pueden tener muchas causas posibles, entre las que destacan las lesiones en la boca, como morderse el interior del labio, una infección viral, el estrés, la deficiencia de vitaminas o minerales, alergia a la comida o cambios hormonales.

Si después de un mordisco en la boca aparece una afta, tendremos que esperar y vigilar para que no se infecte. Normalmente se forma una película blanca encima que puede resultar bastante molesta al tacto.

mujer con dolor por mordisco en la boca

Consejos para aliviar el mordisco en la boca

Si tu médico te recetó antibióticos, tómalos según las indicaciones. No dejes de tomarlos solo porque te sientas mejor, ya que debes tomar el curso completo de antibióticos. En el caso de tener dolor y no estar infectado, toma un analgésico de venta libre, como acetaminofén, ibuprofeno o naproxeno.

No obstante, los remedios caseros siempre pueden aliviar rápidamente el dolor. Puede ser útil enfriar el interior de la boca con un trozo de hielo o un polo helado con sabor. En el caso de que el corte esté dentro de tu boca:

  • Enjuágate la boca con agua tibia y sal inmediatamente después de las comidas. Los enjuagues con agua salada pueden ayudar a curar. Para preparar una solución de agua salada para enjuagar la boca, mezcla 1 cucharadita de sal en 1 taza de agua tibia.
  • Consume alimentos blandos que sean fáciles de tragar.
  • Evita los alimentos que puedan picar. También se incluyen alimentos salados o picantes, frutas o jugos cítricos y tomates.
  • Intenta usar un medicamento tópico para reducir el dolor de boca. Si el mordisco en la boca ha ocurrido en un menor de 2 años, pregúntale al médico si puedes usar este medicamento.

En el caso de tener un mordisco en una mejilla o lengua, debes enjuagarte la boca con agua salada inmediatamente. Luego coloca un cubito de hielo sobre la mordedura o chupa un cubito de hielo si el bocado ha sido en la lengua. También puedes tomar AINE para aliviar el dolor y aplicar un gel antiséptico oral para prevenir una infección.

Si el mordisco en la boca ha propiciado la aparición de aftas, los expertos recomiendan enjuagarse la boca con agua salada, usar un enjuague bucal antiséptico, aplicar un cubito de hielo en la llaga, tomar AINE para aliviar el dolor y aplicar un analgésico oral tópico en la llaga. En pocos días bajará la inflamación y desaparecerá la molestia.