En los últimos tiempos, la mascarilla negra se ha puesto muy de moda por todo el mundo. Se trata de un producto cosmético capaz de eliminar las antiestéticas espinillas y puntos negros. Hoy te contamos cómo fabricarla en casa, para que puedas realizar tu propia rutina beauty con la mayor comodidad al mejor precio. ¿Te atreves?

La famosa mascarilla negra, se utiliza para eliminar la grasa y las impurezas de la piel. La acumulación de suciedad y grasa en el rostro, produce obstrucción en los poros y, como consecuencia, tienen lugar los antiestéticos puntos negros. Aunque generalmente suelen aparecer en la zona “T”( frente, nariz y barbilla), pueden estar presentes en la totalidad del rostro. Utilizar periódicamente la mascarilla negra, ayuda a mantener una piel más limpia, saludable y libre de impurezas.

Si quieres darle a tu cutis un aspecto impecable, prueba fabricar tu propia mascarilla negra. Es muy sencillo y, de esta manera, podrás obtenerla con ingredientes 100% naturales, libre de componentes químicos que podrían resultar muy perjudiciales para tu salud.

¿Cómo hacer tu propia mascarilla negra casera?

Para hacer tu propia mascarilla negra casera, no necesitas más que gelatina en polvo, cápsulas de carbón activado, y leche. Con estos 3 ingredientes podrás obtener una pasta negra que te dejará el cutis limpio y sin restos de puntos negros e impurezas. ¿Te atreves a probar?

  • Hazte con un pequeño recipiente de cristal y añade un sobre de gelatina en polvo a 3 cucharadas de leche. Mezcla bien hasta obtener una pasta homogénea.
  • A continuación, introduce el recipiente en el microondas unos segundos, alrededor de 10- 15 segundos. De esta forma evitarás que queden grumos y la pasta quedará más homogénea.
  • Vierte el polvo de 3 cápsulas de carbón activado, y sigue removiendo hasta que no queden grumos. Para lograrlo, es importante que lo añadas poco a poco mientras vas removiendo.
  • Introduce de nuevo unos segundos en el microondas. Deja que se enfríe ligeramente, y aplícalo sobre el rostro, utilizando un pincel.

Antes de aplicar la mezcla, limpia bien la piel del rostro para que no haya restos de grasa ni suciedad. Deja la mezcla en torno a 25 minutos, aproximadamente, hasta que se seque. A continuación coge de un extremo y retira la mascarilla con suavidad, para no dañar la piel. Aplica agua templada para eliminar los restos, ¡y listo!