Lucir una melena saludable y bonita es el deseo de muchas. Sin embargo, factores propios del verano como la exposición prolongada a los rayos del sol, el agua del mar o la piscina, pueden ocasionar algunos daños. Es probable que, según tu tipo de pelo, notes que se reseca y se enreda con una mayor facilidad. Si te sientes identificada, no te pierdas este post y descubre algunos trucos para un cabello sin enredos este verano.

Algunos productos que se añaden al agua de la piscina para su mantenimiento, o la propia sal del mar junto con los rayos solares, pueden resecar tu cabello. Por este motivo, es más fácil que se enrede y pierda brillo y vitalidad. Existen una serie de trucos que te pueden ayudar a suavizar tu melena, evitando así el encrespamiento, la sequedad y los enredos.

Muchas veces, cuando intentamos desenredar nuestro cabello, lo rompemos y favorecemos su caída. Por ello, llevar a cabo una serie de hábitos para cuidarlo y mantener una buena salud capilar es imprescindible.

Trucos para un cabello sin enredos este verano

Siempre que tengas la oportunidad, deja secar el pelo al aire libre y no lo sometas a las altas temperaturas del secador o de la planchas. De esta manera, evitas la formación de nuevos nudos en el pelo.

Utiliza un peine de púas anchas en lugar de un cepillo. Así contribuyes a la protección del cabello, evitando que se rompa o que queden unos enredos más difíciles de eliminar.

Cuando vayas a la playa, de la misma manera en que proteges tu piel, utiliza productos de protección solar para el pelo. Éste también sufre cuando lo exponemos de una forma prolongada a los rayos solares.

Es aconsejable, en la medida de lo posible, que, tras un baño en el mar, o en la piscina, lo enjuagues inmediatamente con agua dulce. Así eliminas los restos de sal que pueden resecar en exceso tu melena y tu cuero cabelludo, con la posterior exposición al sol.

Utiliza mascarillas nutritivas e hidratantes en la ducha y, antes de enjuagarlas, pasa los dedos para facilitar el posterior desenredado. En función de tu tipo de cabello, es aconsejable que no lo peines cuando está mojado e intentes desenredarlo en seco. Sin embargo, esta pauta no le funciona a todo el mundo. No obstante, debes saber que cuando está mojado es más frágil y puede romperse o caerse con más facilidad.

Por último, no seques el pelo frotando con fuerza la toalla, sino con pequeños y suaves golpecitos. Así evitas la formación de nudos y evitas su caída.