¿Cómo saber si tengo piojos?
Carol Álvarez

Escuchar que alguien en el colegio de nuestro hijo tiene piojos, o descubrir que nuestro propio hijo los tiene, no es agradable. Sin embargo, es más común de lo que pensamos. Los expertos estiman que cada año, entre 6 y 12 millones de niños de entre 3 y 12 años contraen estos insectos.

Por suerte, los piojos se pueden tratar mediante una variedad de métodos y es fácil deshacernos de ellos. Su aparición no está relacionada con no ser personas limpias, así que cualquiera puede padecerlos. Además, no transmiten enfermedades, más allá de un molesto picor continuo en la cabeza.

¿Qué son los piojos?

Los piojos son pequeños insectos llamados parásitos que se transmiten por contacto personal, así como por compartir objetos personales. Los niños son particularmente propensos a contraer y propagar estos bichos que albergan en el pelo.

Hay tres tipos principales y, aunque todos provienen de la misma familia de parásitos, cada uno es una especie diferente:

  • Puede encontrar piojos en el cuero cabelludo, el cuello y las orejas.
  • Los piojos del cuerpo comienzan en la ropa o en las camas, pero se mueven desde esos lugares hasta la piel de las personas.
  • Los piojos púbicos también se llaman «ladillas». Pueden encontrarse en el vello púbico y la piel.

El ciclo de vida de un piojo comienza como un huevo, también llamado liendre. La liendre es una mancha de color amarillo blanquecino de aproximadamente 1 milímetro de largo. Se adhiere firmemente a un mechón de cabello individual cerca del cuero cabelludo. Después de 7 a 10 días, la liendre eclosiona y se convierte en lo que se conoce como ninfa o piojo joven. Las ninfas suelen medir entre 1,1 y 1,3 milímetros, y son de color tostado o blanco. Las ninfas maduran y se convierten en piojos adultos en aproximadamente 9 a 12 días.

Los piojos maduros no tienden a crecer más de 2 milímetros y las hembras son más grandes que los machos. Ambos viven entre tres y cuatro semanas. Siempre que haya una fuente de alimento disponible, un piojo adulto puede vivir hasta 30 días en un ser humano. Sin embargo, los piojos pueden seguir multiplicándose. Las hembras ponen hasta seis huevos cada día.

Principales síntomas

Algunas señales de tener piojos pueden notarse de inmediato, sobre todo si nuestro hijo (o nosotros mismos) normalmente no tiene estos problemas:

  • Picazón excesiva o anormal en el cuero cabelludo
  • Rascar la cabeza
  • Sensaciones de cosquilleo en el cuero cabelludo
  • Protuberancias o irritación en el cuero cabelludo por rascarse
  • Problemas para dormir, ya que los piojos son nocturnos y pueden ser más molestos por la noche
  • Pequeños puntos amarillos o tostados en el tallo de las hebras de cabello, que pueden ser huevos de piojos (o liendres)

Es posible que no notemos los síntomas de los piojos de la cabeza de inmediato. No es raro que los niños se rasquen la cabeza y otros síntomas pueden tardar semanas en aparecer.

Rascarse la cabeza y tener pequeñas motas blancas en el cabello también pueden ser síntomas de caspa. La caspa es una afección en la que las células muertas de la piel se desprenden del cuero cabelludo. Pero si sentimos la necesidad de frotar el cabello y las motas no se caen del cabello, es posible que sean liendres.

Tan pronto como notemos estos síntomas, es aconsejable cepillar el cabello de con un peine, una lupa y una luz brillante para encontrar e identificar cualquier liendre o piojo adulto. Mientras que las liendres parecen puntos diminutos, los piojos adultos son del tamaño de una semilla pequeña y generalmente son de color tostado o gris.

¿Cómo se contagian?

Los piojos no tienen alas, por lo que solo se arrastran. Sin embargo, pueden ser sorprendentemente rápidos. Estos se transmiten por contacto directo con el cabello de una persona afectada. Es habitual que los niños se abracen y junten sus cabezas. No se puede evitar por completo esto, pero hay que tener cuidado con cualquier niño que se rasque la cabeza constantemente o que se queje de picazón en la cabeza.

Los piojos también se pueden transmitir por contacto indirecto con artículos personales que usó la persona afectada. Por ejemplo, al compartir sombreros, bufandas, cascos o gorras. Incluso loss percheros compartidos pueden albergar piojos. Es importante también que cada niño tenga su propio peine o cepillo, así como gomillas y horquillas para el pelo.

Si nuestro hijo participa en un deporte, es importante asegurarnos de que tenga su propio material y mantenerlo higienizado. En la piscina o el gimnasio, asegúrate de que tenga sus propias toallas y otros artículos personales.

hombre con picor en la cabeza por piojos

Tratamientos efectivos para piojos

Si nos preocupa la seguridad de un tratamiento contra los piojos, también se pueden usar tratamientos naturales. Algunas investigaciones muestran que pueden ser eficaces para tratar infestaciones. Los piojos no viven mucho tiempo sin un huésped humano, pero pueden transferirse de una persona a otra fácilmente a través del contacto personal cercano. Es importante tratar los piojos de forma inmediata y exhaustiva para evitar una infestación.

Los champús medicinales están diseñados para matar piojos y liendres adultos, y pueden contener ingredientes como piretrinas y piretroides. Desafortunadamente, es posible que los champús que contienen piretroides ya no sean efectivos para tratar los piojos. Y, hay que tener en cuenta que no debemos usar tratamientos medicinales contra los piojos en niños menores de 2 meses.

Tratamientos de venta libre

Si la infestación es leve, puede tratarla en casa con un tratamiento de venta libre haciendo lo siguiente:

  • Trata el cabello seco con un medicamento líquido especial para piojos llamado pediculicida. Está disponible como champú o loción. Algunas opciones incluyen piretrina, piretrina sintética o permetrina. Asegúrate de leer atentamente las instrucciones sobre la edad y los requisitos de uso.
  • Debemos ponernos ropa limpia una vez finalizado el tratamiento.
  • Esperaremos de 8 a 12 horas para ver si han matado los piojos y las liendres.
  • Usaremos un peine para liendres (como un peine para pulgas para perros y gatos) para quitar todos los huevos muertos y los piojos del cabello.

Tratamientos recetados

Si aún vemos piojos que se mueven, intentaremos el tratamiento de nuevo y esperaremos para ver si el segundo tratamiento es efectivo. Si aún vemos piojos vivos, consulta al médico, sobre todo si ya hemos probado varios tratamientos de venta libre.

Pueden informarnos sobre tratamientos recetados como el alcohol bencílico o el malatión. Los niños que tienen al menos 6 años de edad pueden tratarse con malatión y los niños de al menos 6 meses pueden tratarse con alcohol bencílico.

Aceites esenciales para piojos

También podemos usar aceites esenciales en el cabello, como aceite de árbol de té o nerolidol, para ayudar a matar piojos y liendres. Incluso, se puede probar agentes sofocantes como el aceite de oliva y la mantequilla. Estos pueden aplicarse en el cuero cabelludo y mantenerse en la cabeza durante la noche debajo de un gorro de ducha para matar los piojos sofocándolos.

Es importante tener en cuenta que algunos expertos creen que en realidad es el peinado el que hace el trabajo: los tratamientos «sofocantes» simplemente aturden a los piojos y hacen que sean más lentos y fáciles de atrapar con el peine.

aceite para los piojos

¿Cómo saber si han desaparecido?

Estos insectos pueden causar picazón en el cuero cabelludo, pero también lo pueden hacer otras afecciones de la piel, como caspa, eccema o incluso alergias al champú. Por lo tanto, es importante saber cómo detectarlos, especialmente en los niños.

Se recomienda mojar primero el cabello. Esto ralentiza los piojos y los hace más fáciles de detectar. Usar un peine de dientes finos para separar el cabello e iluminar con una luz brillante es la mejor opción para encontrar piojos. Si tenemos piojos, notaremos pequeños insectos marrones del tamaño de semillas de sésamo moviéndose o liendres que parecen estar pegadas a pelos individuales.

Tratar los piojos puede ser estresante. Idealmente, dos semanas después de los tratamientos iniciales estaremos libres de insectos en el pelo. Sin embargo, se recomienda revisar el cabello con frecuencia para ver si siguen los piojos y las liendres. Si después de dos semanas aún tenemos piojos o el cuero cabelludo parece inflamado o infectado, se recomienda acudir al médico. Es posible que necesitemos un tratamiento recetado.

Trucos para prevenir su propagación

No es necesario rociar la casa y las pertenencias con insecticidas potencialmente peligrosos. Los piojos son «parásitos obligados», lo que significa que no sobreviven mucho tiempo sin un huésped humano. Mueren en las 24 a 48 horas posteriores a su extracción.

Después de tratar la cabeza y eliminar todas las liendres, hay varios pasos de seguimiento recomendados:

  • Todos deben cambiar de ropa y ropa de cama. Estos artículos, así como los sombreros, bufandas, abrigos y guantes, deben lavarse con agua caliente (al menos 60º C) y secarse con calor durante al menos 20 minutos.
  • Si algo no se puede lavar a máquina, llévalo a la tintorería. Pero primero, advierte al personal de la tintorería sobre la exposición del artículo a los piojos.
  • Aspire todas las sillas, sofás, cabeceros y cualquier cosa que pueda haber estado en contacto con la cabeza de alguien.
  • Remoja peines, cepillos y gomillas para el cabello en una solución de lejía al 10 por ciento durante una hora. También podemos calentarlos en agua lo más cerca posible de la ebullición. Incluso, podemos comprar peines, cepillos y gomas para el cabello nuevos, para que sean una opción más segura.

Como los niños pequeños son los que suelen transmitir piojos, puede ser difícil tomar medidas preventivas. Es posible que no comprendan la importancia de prevenir el contacto cara a cara con otros niños. Sin embargo, hay algunos trucos que podemos seguir:

  • Enseñarle a evitar el contacto de cabeza a cabeza con otras personas y a abstenerse de jugar o arreglar el cabello de otros niños.
  • Evitar compartir artículos de cuidado personal como cepillos, peines, sombreros, bufandas y chaquetas.
  • Examinar el cabello cada tres o cuatro días si se han anunciado piojos en la guardería o escuela.
¡Sé el primero en comentar!