Método curly, todo lo que tienes que saber para cuidar tus rizos

Seguro que muchas veces hemos oído hablar del método curly. Tanto para quienes sepan lo que es, como para los que no, vamos a explicar en qué consiste este método de cuidado capilar especialmente indicado para pelo rizado o muy ondulado. El pelo rizado, tipo afro o con caracolitos, como se suele decir, es muy especial, y la salud de ese tipo de pelo es muy importante, ya que cuanto más cuidado esté más bonito y definidos serán los rizos, así que es conveniente que echemos mano de este pequeño tutorial para saber cómo cuidar nuestra melena con el método curly.

El cuidado capilar es más importante de lo que muchos creemos, el aspecto de nuestro pelo dice mucho de nosotros. Un cabello cuidado, limpio, suave y brillante da mejor imagen que uno con puntas estropeadas, encrespado, sucio, etc. En el caso concreto del pelo rizado, la limpieza, suavidad e hidratación son muy importantes, ya que cuanto más seco y encrespado esté la melena, menos flexibilidad y definición tendrá cada mechón de pelo.

El método curly lleva ya varios años entre nosotros y quizás no hemos visto el momento de lanzarnos a él para darle a nuestro cabezo muy ondulado o rizado, la vida y el aspecto que merece. Como en toda historia, siempre hay un inicio, así que para saber de dónde viene el método curly, vamos a contar quien lo inventó, cuando y en qué consiste. En los siguientes apartados hablaremos del método curly paso a paso, ya que es una nueva forma de lavarnos el pelo, no es obligatorio, pero si tenemos el pelo muy ondulado o rizado, recomendamos seguir este método.

¿Cómo surge el método curly?

Para quien no lo sepa curly significa rizado, así que realmente su propio nombre ya indica que es para pelo rizado o muy ondulado. Esto no surge de la nada, sino que hubo una persona, con el cabello rizado obviamente, que decidió investigar y crear un método de sanación de este tipo de cabellos para hacerlos florecer y que todas y todos tuviéramos unas melenas espectaculares.

Lorraine Massey fue quien creó el Curly Method, es decir el método curly o para pelo rizado. Esta señora es estilista profesional y Co-fundadora de los salones Devachan de Nueva York, además, se le considera un gurú dentro del sector, sobre todo del pelo rizado. Lorraine es también la creadora de numerosos cortes de pelo que han sido un éxito durante años en todo el mundo y que se estudian y se practican en casi todas las peluquerías.

Lorraine escribió un libro en 2001 titulado Curly Girl The Handbook. Hace ya más de 20 años de aquello y sigue siendo como el santo grial de las melenas rizadas, aunque no a todo el mundo le sienta bien y ya explicaremos en el paso a paso por qué no sirve para todos.

Productos y paso a paso del método curly

Antes de entrar al grueso del tema, queremos dejar claro que no sirve cualquier producto para el cabello, ni tampoco es adecuado saltarnos los pasos ni las indicaciones. Si queremos que salga bien, hay que seguir todo a rajatabla. Además, el cambio será visible a partir de los 3 o 4 lavados, no es algo inmediato. Sí puede serlo en algunos casos donde venimos de una base fuerte, es decir, con buen cuidado, un cuero cabelludo sano, un pelo cuidado, sin abuso de calor (plancha y secador), etc.

Lo más importante es elegir productos especiales para curly o cabello rizado, y no escatimar en calidad. También es cierto que no siempre lo más caro es lo mejor, ni lo más barato es lo peor. Los pasos son los siguientes:

Une mujer con el pelo rizado

Usar champú con sulfatos y sin siliconas

En este primer paso lo que se busca al usar un champú especial para curly CON sulfatos y SIN siliconas es eliminar toda la suciedad y los residuos del pelo para dejarlo limpio. Debemos lavarnos el pelo con este champú durante 1 o 2 semanas, hasta que hayamos eliminado todos los residuos. Este método planea dejar nuestro cabello libre y sin residuos para que el resto de productos hagan efecto de verdad, y no sea solo una sensación.

Decimos esto porque los champús con siliconas, realmente no cuidan el pelo, solo dan apariencia, como si fuera una máscara, ya que las siliconas evitan que el pelo absorba los nutrientes. Tal y como ya hemos dicho, los cabellos rizados necesitan buenos producto, mucho mimo y mucha hidratación.

Champú sin sulfatos y sin siliconas

Tras lavarnos con el champú anterior durante varios días y enjugar con abundante agua (nunca usar agua caliente, más bien fresquita), tenemos que empezar a usar el segundo champú ya como si fuera el primer paso.

En esta ocasión será un champú especial para pelo rizado sin sulfatos ni siliconas. Este tipo de champú es muy especial, puesto que solo se aplica en el cuero cabelludo masajeando con las yemas de los dedos sin llegar a las puntas, de forma que cuando nos enjuaguemos con agua tibia o fresca, el champú se deslice al resto del pelo y este se limpie de forma delicada.

Elegir el acondicionador perfecto

¡Ojo! Este paso es muy importante. El acondicionador ha de ser de muy buena calidad y, por supuesto, especial para pelo rizado. El acondicionador de aplica de media melena hasta las puntas, y justo después de aclarar con el champú y escurrir un poco el pelo (pero sin estrujar, ni refregar, ni dar tirones).

Existen champús acondicionadores, pero nosotros recomendamos ir paso a paso para obtener mejores resultados.

Con el tema acondicionador y método curly hay cierta controversia. Este método puede variar el orden, ya que se ofrece la posibilidad de empezar con el acondicionador y a esa técnica se le conoce como Co.-Wash. Lo que pasa es que hay muchas chicas y chicos que sienten que su pelo no queda suelto y limpio, sino apelmazado y sin movimiento.

El truco del secador

Sí, no sirve ni cualquier secador, ni a cualquier temperatura ni a cualquier distancia. Si queremos lucir unos rizos de ensueño, hay que cumplir este paso casi tan bien como los anteriores. A este proceso se le llama Stylling y son claves para que todo lo anterior quede bien reflejado. Aquí podemos usar geles, cremas, espumas, aceites, etc. pero todo enfocado a rizos, todo natural y nada de parabenos ni siliconas.

Antes de nada, al salir de la dicha, usamos una toalla super absorbente de microfibra y nada de estrujar el cabello ni retorcerlo, solo recoger el exceso de agua, sin restregar la toalla. Lo más recomendable, después de la toalla, es dejar que el pelo se seque de forma natural, pero si debemos usar un secador, entonces esto nos interesa. De todas formas, el secador con difusor se recomienda usar, aunque nuestra melena se seque de forma natural, para perfeccionar el resultado.

Volviendo al secador, este ha de usarse con difusor, siempre con temperatura baja, a cierta distancia, sin hacer movimientos bruscos. Hay quienes lo hacen con la cabeza hacia abajo, nosotros nos ha dado el mismo resultado, solo ha cambiado que al hacerlo boca abajo hemos tenido más volumen.

¡Sé el primero en comentar!