A menudo, creemos que los hombres no están tan preocupados por la apariencia de su cabello, como las mujeres. Es cierto que las mujeres suelen requerir unos cuidados específicos, ya que por lo general la longitud de su melena es bastante superior. Sin embargo, cada vez más hombres quieren empezar a incluir una rutina de belleza que les ayude a mantener una buena salud capilar.

¿Qué deben saber los hombres sobre su cuidado capilar?

Factores como la caída del cabello, la caspa o el pelo graso, hacen que, a veces, los hombres no se sientan seguros consigo mismos. Muchos temen, sobre todo, a la caída, pero no practican unos hábitos que les permitan prevenir este problema.

Caída del cabello

Esto puede suceder por varios factores. Uno de ellos es el hereditario. Otro, es el factor reaccional o estacional. Dentro de éste se encuentran los cambios de estación, el estrés, una dieta pobre en nutrientes esenciales, o el tratamiento con algunos medicamentos.

Si tu pelo está debilitado y cae a causa de un factor hereditario, deberás acudir a un profesional, quien te indicará qué tratamiento debes seguir en función de tu caso. Si, por el contrario, tu problema es estacional, puedes aplicarte champús especialmente indicados para reforzar tu raíz. Además, hay tratamientos con ampollas que te pueden venir muy bien para disminuir la caída. Si sufres de estrés es imprescindible que busques la manera de relajarte. Asegúrate de que tu alimentación es completa y, si estas tomando medicamentos, consulta con tu médico este posible efecto adverso.

Caspa

La caspa tiene origen en una descamación del cuero cabelludo. Del mismo modo que en el caso anterior, puede deberse a casos de estrés, problemas hormonales o una alimentación incompleta. Para tratar los problemas de caspa existen champús específicos que mejoran esta condición. Lava tu cabello cada dos días y observa los resultados. Si notas que no mejora, acude a un dermatólogo que pueda determinar qué está causando la descamación de tu cuero cabelludo.

Cabello graso

El cabello graso suele derivar de unas glándulas sebáceas hiperactivas. El estrés, el cansancio o una dieta hipocalórica también puede influir en este problema. Lava tu cabello cada dos días aproximadamente, alternando un champú para pelo graso, con uno neutro. Si tu pelo se ensucia o engrasa a menudo y te ves obligado a lavarlo a diario, utiliza productos de lavado frecuente. Es recomendable que enjuagues siempre con agua fría.

Debes saber que aplicar productos como geles de fijación, espumas o ceras, no benefician en ninguna de las situaciones anteriores.