Todas conocemos el peinado por excelencia cuando estamos en casa y lo único que nos importa, es la comodidad. Ya sabes a qué nos estamos refiriendo, ¿verdad? ¡Claro! Un moño despeluchado, bien alto y, ¡a funcionar! Sin embargo, más allá de la comodidad del hogar, a menudo nos preguntamos si dormir con el pelo recogido favorece, o no, a nuestra salud capilar.

Dormir con el pelo recogido, ¿perjudica a nuestra salud?

Muchas veces solemos recoger el pelo en un moño, o trenza, antes de meternos en la cama. Ya sea por comodidad a la hora de conciliar el sueño; porque tenemos una melena muy larga y nos agobia; o porque pensamos que, de esta manera, evitamos que se nos descontrole al día siguiente, debemos tener en cuenta algunos factores.

Caída del cabello

Dormir con el pelo recogido, puede ocasionar un freno en el crecimiento natural de nuestro pelo. Además, éste resulta perjudicado llegando a producirse una caída excesiva. Por eso, es recomendable que dejemos la melena suelta, sin ataduras.

Perjudica la circulación

Cuando dormidos con el pelo cogido con una goma elástica, la presión que ésta ejerce, puede limitar el proceso de circulación normal y perjudicar a nuestro cuero cabelludo. De esta manera podemos llegar a experimentar una falta de brillo y una sequedad mayor.

Daña tu pelo

Cuando nuestro cabello permanece recogido durante un tiempo largo, se debilitan los folículos capilares y los nutrientes no son capaces de llegar desde la raíz a las puntas. Así, paralizamos su crecimiento y lo despojamos de vitalidad y brillo.

pelo trenzado

Recomendaciones para cuidar tu pelo mientras duermes

Si ya conoces las consecuencias de dormir con el pelo recogido, pero te resulta realmente incómodo hacerlo con la melena suelta, hay algunos consejos que tal vez puedas utilizar. Si necesitas recogerlo para poder descansar bien, sin que éste te invada y te agobie demasiado, hazlo, pero no de cualquier manera.

1. Trenza

Puedes hacerte una trenza, pero recuerda que no sea muy tirante en la raíz, ni con en entrelazado demasiado ajustado. Trenza el pelo de manera natural en su caída, suave. Así evitaras que tu melena se descontrole, manteniéndola unida, pero sin ejercer presión sobre ella.

2. Coleta baja

Olvídate del todo, de las colas de caballo para dormir. Además de que no resultan cómodas, son perjudiciales tanto por la tirantez que se ejerce sobre la raíz, como la presión de la coleta en tu melena. Decántate por una cola baja y sueltecita, que no esté pegada al cuero cabelludo. Además, no te pases de vueltas con la goma elástica hasta que ésta quede inamovible. Deja a tu cabello respirar, átalo con suavidad, lo justo para que no te estorbe al dormir.

3. Mejor con cinta que con coleta

Es mejor utilizar una cinta y hacerte un lacito, o tiras de algodón, en lugar de gomas elásticas. De todos modos, siempre es preferible dejarlo respirar a su aire, sin sujeción. Así que ya sabes, si llevas a cabo estos truquitos, notarás en poco tiempo cómo tu melena te lo agradece.