Dormir con el pelo recogido, ¿es malo?

Irene Torres

Todas conocemos el peinado por excelencia cuando estamos en casa y lo único que nos importa, es la comodidad. Ya sabes a qué nos estamos refiriendo, ¿verdad? ¡Claro! Un moño despeluchado, bien alto y, ¡a funcionar! Sin embargo, más allá de la comodidad del hogar, a menudo nos preguntamos si dormir con el pelo recogido favorece, o no, a nuestra salud capilar.

Mantener el cabello largo protegido mientras dormimos puede convertirse en una situación un poco peliaguda. Si alguna vez hemos despertado con el cabello largo rizado enredado o enmarañado, es importante intentar cuidarlo. Tener el pelo largo y dormir sin sujetarlo correctamente puede provocar algo más que un mal peinado. Con el tiempo, los hábitos de sueño pueden provocar la rotura del cabello y otros daños.

Efectos

Muchas veces solemos recoger el pelo en un moño, o trenza, antes de meternos en la cama. Ya sea por comodidad a la hora de conciliar el sueño; porque tenemos una melena muy larga y nos agobia; o porque pensamos que, de esta manera, evitamos que se nos descontrole al día siguiente, debemos tener en cuenta algunos factores.

Caída del cabello

Dormir con el pelo recogido, puede ocasionar un freno en el crecimiento natural de nuestro pelo. Además, este resulta perjudicado llegando a producirse una caída excesiva. Por eso, es recomendable que dejemos la melena suelta, sin ataduras.
Si sueles amanecer con la almohada llena de pelos, recogértelo no es la solución. Seguramente, al quitarte la gomilla, verás que se quedan en ella bastantes cabellos sueltos. Mantener el pelo recogido puede favorecer a la caída del mismo.

Perjudica la circulación

Cuando dormidos con el pelo cogido con una goma elástica, la presión que esta ejerce, puede limitar el proceso de circulación normal y perjudicar a nuestro cuero cabelludo. De esta manera podemos llegar a experimentar una falta de brillo y una sequedad mayor. No olvides que tu pelo también es una parte viva hasta que se cae, así que cuídalo tanto como a una extremidad tuya.
¿Verdad que no dormirías con una gomilla presionando tu brazo?

Daña tu pelo

Cuando nuestro cabello permanece recogido durante un tiempo largo, se debilitan los folículos capilares y los nutrientes no son capaces de llegar desde la raíz a las puntas. Así, paralizamos su crecimiento y lo despojamos de vitalidad y brillo. Si notas que en recientemente tu cabello está más seco, tiene las puntas abiertas y su textura es áspera, quizá la causa está en la manera en la que te recoges el pelo y en dormir así.

pelo trenzado

Beneficios de recoger el pelo en la cama

Mientras que algunos estamos tan acostumbrados a atarnos la melena antes de irnos a dormir que ni siquiera podemos imaginarnos no hacerlo; otras personas prefieren dormir con sin ataduras. Todos sabemos que es bueno hidratarse con una crema y un sérum antes de acostarte para que tu piel se regenere durante el sueño, pero ¿qué se supone que debemos hacer con nuestro cabello?

Todo dependerá de tu tipo de cabello y del efecto que busques.

Protección

La fricción entre las fibras capilares y una almohada acaba por dañarlo. La causa está en que durante toda la noche, tu cabello se aplana debajo de tu cabeza y se mueve mientras tú también lo haces cuando duermes. A esto se le llama agresión mecánica. Este principio se observa con mayor frecuencia en cabellos finos, rizados y decolorados, que son frágiles por naturaleza.

La solución es atar tu pelo con delicadeza. Intenta no hacerlo con una banda de goma rígida. Te recomendamos que uses una pinza grande o plana para sostener tu cabello en la parte superior de la cabeza. La forma en que te atas el cabello es igualmente importante. Es mejor girarlo sobre sí mismo que tenerlo en un moño desordenado.

Para una protección óptima del cabello, también puedes invertir en una funda de almohada de satén. Este material natural permite que tu cabello se deslice, evitando la fricción.

Evitar que se enrede

Cuando te mueves mientras duermes, tu cabello, especialmente si es largo, tiende a enredarse. Para evitar eso, intenta desenredarlo antes de acostarte con un cepillo de cerdas naturales o un cepillo de enredos. Luego, trenza tu cabello hasta las puntas. ¡Pero asegúrate de que la trenza no esté demasiado apretada! Es mejor tener una trenza suelta para que tu cabello no se vuelva demasiado sensible. Además de proteger tu cabello, lo tendrás ondulado al despertar.

No es buena idea dormir sobre nuestro propio cabello, especialmente si es largo o muy rizado. Hacer esto aumenta la tensión y el estrés que se aplica a las raíces de los mechones, lo que hace que sea más probable que se caigan durante el sueño. Las personas con cabello rizado deben evitar dormir con el cabello pesado sobre un lado.

Puede ser menos cómodo dormir con el cabello envuelto en una bufanda, pero reducirá el riesgo de rotura y otros daños.

Aumentar volumen

Antes de acostarse, ciertos peinados son geniales para darle más volumen a tu cabello. Ya sean trenzas, rulos o moños, hay peinados que te ayudan a dar más volumen u ondas a tu cabello al día siguiente. También existen algunos accesorios especiales para dormir con ellos y amanecer peinada. Te dejamos algunos por aquí.

El secreto es no tirar del cabello con tanta fuerza contra tu cabeza que ejerza presión sobre el cuero cabelludo mientras dormimos. El cabello debe estar lo suficientemente seguro como para que no se enrede, pero no debe estar peinado de una manera que fomente la fricción o la rotura.

mujer con pelo cuidado

Trucos para cuidar el pelo

Si ya conoces las consecuencias de dormir con el pelo recogido, pero te resulta realmente incómodo hacerlo con la melena suelta, hay algunos consejos que tal vez puedas utilizar. Si necesitas recogerlo para poder descansar bien, sin que éste te invada y te agobie demasiado, hazlo, pero no de cualquier manera.

Trenza

Puedes hacerte una trenza, pero recuerda que no sea muy tirante en la raíz, ni con en entrelazado demasiado ajustado. Trenza el pelo de manera natural en su caída, suave. Así evitarás que tu melena se descontrole, manteniéndola unida, pero sin ejercer presión sobre ella. También puedes hacerte varias, sin ser del todo pequeñas, ni de raíz.

Si queremos despertar con mechones ondulados en lugar de enredados, deberíamos intentar trenzar el cabello largo antes de dormir. Cualquier tipo de trenza servirá, ya sea una sola trenza, varias trenzas más pequeñas o incluso una francesa. Asegura la trenza en la parte inferior con un pequeño lazo en lugar de un elástico. Si preferimos darle al cabello una protección adicional, podemos colocar la trenza como un nudo superior en la cabeza o simplemente envolver la trenza y asegurarla a la cabeza, lejos de la nuca. Esto mantendrá el cabello libre de sudor, humedad y fricción.

Coleta baja

Olvídate del todo, de las colas de caballo para dormir. Además de que no resultan cómodas, son perjudiciales tanto por la tirantez que se ejerce sobre la raíz, como la presión de la coleta en tu melena. Decántate por una cola baja y sueltecita, que no esté pegada al cuero cabelludo. Además, no te pases de vueltas con la goma elástica hasta que ésta quede inamovible. Deja a tu cabello respirar, átalo con suavidad, lo justo para que no te estorbe al dormir.

Dormir con el cabello recogido hacia atrás puede causar daños graves. Evita ponerlo en trenzas tirantes también, porque estos estilos aumentarán la tensión en las raíces de tu cabello, lo que hará que sea más probable que se caiga.

Usar una cinta

Es mejor utilizar una cinta y hacerte un lacito, o tiras de algodón, en lugar de gomas elásticas. De todos modos, siempre es preferible dejarlo respirar a su aire, sin sujeción. Así que ya sabes, si llevas a cabo estos truquitos, notarás en poco tiempo cómo tu melena te lo agradece.
Aplícate un aceite especial, como el de jojoba o argán y deja que se recupere durante la noche.

Protege las puntas con un aceite esencial

Las puntas de tu cabello pueden soportar la peor parte del daño que ocurre mientras dormimos. Incluso si dormimos boca arriba, podemos terminar aplastándolo sin siquiera saberlo.

Podemos ayudar a proteger las puntas usando aceites esenciales antes de ir a la cama. El aceite de argán, el de almendras, el de jojoba o incluso el aceite de coco son buenos para comenzar. Asegura el cabello en una trenza o con una goma para el pelo, luego caliente unas gotas del aceite entre las palmas frotando las manos. Aplica el aceite en el cabello, concentrándote especialmente en las puntas. Esto puede ayudar a sellar el cabello contra la fricción y evitar que comiencen las puntas abiertas.

Hidratar antes de dormir

Otra práctica común es aplicar un producto humectante en el cabello antes de ir a dormir. Puede ser un aceite o una crema que actúe como sellador, reteniendo la humedad durante la noche.

Hay muchas cremas disponibles que funcionan, pero hay que revisar la lista de ingredientes para asegurarnos de obtener algo liviano y no grasoso. También hay ciertos aceites que actúan como selladores cuando se aplican al cabello antes de dormir. El más popular de estos es el aceite de coco porque tiene varios otros beneficios por sí solo.

Otros aceites que actúan como selladores son el aceite de argán o el aceite de oliva, que se pueden utilizar en lugar del aceite de coco si se prefiere este último.

También es posible que desee acondicionar profundamente su cabello antes de acostarse. Mencionamos anteriormente que esto puede provocar roturas, pero si usa el producto correcto y lo aplica correctamente, estará bien. Solo necesitamos algo ligero con mucho deslizamiento que no se apelmace ni se acumule en los mechones.

Usar un gorro

Es mejor no atar el cabello mojado por la noche porque solo causará enredos y roturas. En su lugar, optaremos por un gorro para dormir y reducir los enredos.

Una bufanda de seda puede ayudar a proteger contra el frizz antes de dormir y al mismo tiempo proporciona una barrera entre los mechones y la funda de la almohada. Solo nos aseguraremos de que no esté demasiado apretado alrededor de la cabeza porque esto provocará tensión en el cabello, lo que puede causar que se rompa.

Los gorros para dormir son otra opción. Los gorros elásticos se ajustan cómodamente a la cabeza sin apretar demasiado, por lo que es probable que no dañen el cabello mientras dormimos. Podemos agregar un aceite o crema al cabello antes de ponerlo, lo que puede ayudar a reducir aún más el frizz.

¡Sé el primero en comentar!