¿Es malo dormir con el pelo mojado?
Carol Álvarez

Seguro que en numerosas ocasiones hemos sido advertidos de los inconvenientes de tener el pelo mojado: que si resfriados, que si se nos rompe el cabello… ¿Es cierto o son creencias populares? ¿Es realmente malo dormir sin habernos secado el pelo? 

Aunque es poco probable que el cabello mojado nos haga enfermar, los expertos recomiendan dormir con el cabello seco para evitar que crezcan bacterias u hongos. Para evitar dormir sobre el cabello mojado, se aconseja usar toallas absorbentes, pensar estratégicamente el lavado del pelo y cambiar la funda de su almohada por una de seda para disminuir la fricción. También podemos utilizar un secador de pelo para acelerar el proceso.

Riesgos

Tener nuestro cabello húmedo hasta que se seque por la temperatura ambiente no siempre es bueno. Si estamos hablando de épocas estivales, podríamos permitírnoslo; pero en invierno o zonas donde nuestro pelo tarda mucho en secar, lo más aconsejable es utilizar el secador.

Mantener el pelo mojado hace que esté mucho más sensible y puede acarrearnos problemas de salud. El cabello contiene una propiedad llamada higroscópica, la cual se dedica a la absorción de la humedad o el agua que esté presente en el ambiente. Por lo cual, el agua entra dentro de la cutícula del pelo y provoca que se aumente el diámetro, consiguiendo que las proteínas que componen el cabello no se compacten y puedan perderse.

Pero tener el pelo húmedo no solo afecta al cuero cabelludo o al propio pelo, sino a todo el cuerpo. Pueden aparecer problemas respiratorios o de articulaciones, ya que la humedad se puede transmitir al resto de nuestro organismo.

Crecimiento bacteriano

Cuando dormimos con el cabello mojado, el calor de tu cabeza y el agua crean humedad. Desafortunadamente, esto puede servir como caldo de cultivo para los microorganismos y puede conducir a un entorno que favorece el crecimiento de bacterias y hongos en las almohadas.

Esto también se aplica al cabello húmedo, que puede aportar humedad a la almohada, creando el mismo ambiente que el cabello mojado.

Infecciones por hongos

Los hongos, como Malassezia, pueden provocar afecciones como la caspa o la dermatitis. Por lo que se recomienda irse a dormir con el cabello seco cuando sea posible.

Junto con los hongos presentes de forma natural en el cuero cabelludo, las almohadas también son un semillero de hongos. Prospera en un ambiente cálido y una funda de almohada y una almohada mojadas proporcionan el caldo de cultivo ideal.

La flora fúngica que se encuentra en la ropa de cama se descubrió entre 4 y 16 especies por almohada probada. Esto incluyó Aspergillus fumigatus, una especie común de hongo responsable de causar infecciones graves en personas con sistemas inmunitarios debilitados. También puede empeorar los síntomas del asma.

Rotura del cabello

El cabello mojado es más frágil, lo que lo hace más susceptible a las puntas abiertas. Dar vueltas y vueltas mientras dormimos también puede crear fricción, lo que hace que el cabello mojado sea más propenso a romperse. Dormir con el cabello mojado afecta el cabello en sí. Junto con la inevitabilidad de despertarse con la cabeza muy torcida, también puede dañar el cabello.

El cabello es más débil cuando está mojado. El principal riesgo (aparte de los cosméticos) es la rotura del cabello al dar vueltas mientras duerme. Esto es particularmente un problema si el cabello está trenzado o recogido, lo que agrega más tensión al tallo del cabello. Si no podemos evitar dormir con el cabello mojado, lo mejor es dejarlo suelto.

Caspa

Cuando la caspa aparece en nuestro pelo es debido al mal funcionamiento de un hongo (malassezia) que vive en nosotros. La principal función de este hongo es alimentarse (durante un mes) de los aceites grasos de los folículos para renovar las células del cuero cabelludo.

La humedad altera la vida de los hongos y en este caso, hace que se reproduzcan con mayor rapidez propiciando un recambio de células acelerado y descontrolado. De ahí que las nuevas células se mezclen con el aceite graso y formen una especie de escamas (caspa).

Aumento de resfriado

Sí, no es un mito. El frío de la humedad cala a través de los poros, y además se transfiere a las sábanas y a almohada con las que dormimos. Como los tejidos están en contacto con nuestro cuerpo, nos enfriamos y podemos tener problemas de garganta.

Cuando dormimos nuestro cuerpo sube de temperatura, así que al unirlo con la humedad, se produce una especie de evaporación. La consecuencia es una gradual inflamación que acaba en un intenso dolor de cabeza. Si sueles dormir con el pelo mojado es posible que acabes sufriendo jaquecas crónicas.

dormir con pelo mojado

¿Cómo dormir con el pelo mojado?

Como comentábamos antes, el cabello mojado está mucho más sensible que cuando está seco; por ello, es más propenso a que se nos caiga más o que aparezcan las famosas puntas abiertas. Además, la humedad favorece la inflamación de la musculatura. Te empezará a doler más a menudo la espalda, tendrás tiranteces en el cuello e incluso, notarás crujidos.

Usa una toalla

Si no tenemos tiempo para secar el pelo entre el enjuague y el sueño, se recomienda usar una toalla absorbente para absorber la mayor cantidad de agua posible.

Envolveremos el cabello mojado en una toalla hasta cerca de la hora de dormir y luego pasaremos un secador de pelo para eliminar la humedad restante.

Aplicar un producto sin enjuague

Para evitar la rotura del cabello, podemos usar un acondicionador o humectante para el cabello sin enjuague. Hay evidencia de que el aceite de coco protege el cabello mojado de la rotura. La cutícula del cabello está formada por aletas similares a las tejas de un techo. Cuando está mojado, el cabello absorbe agua y se hincha, lo que hace que estas aletas se levanten, lo que hace que el cabello sea vulnerable al daño.

El aceite reduce la cantidad de agua absorbida por lo que es menos propenso a sufrir daños. Sin embargo, esto no se recomienda si tiene eccema seborreico, ya que el aceite de coco podría empeorarlo.

El acondicionador ayuda a sellar la cutícula del cabello, reduce la fricción y facilita el desenredado del cabello. El cabello decolorado o tratado químicamente puede beneficiarse aún más del acondicionamiento regular.

Cambiar la funda de almohada por seda

Dar vueltas y vueltas puede crear una fricción innecesaria entre el cabello y la funda de la almohada. La buena noticia es que puedes cambiar la funda de tu almohada. En lugar de algodón, que puede causar fricción entre el cabello y la almohada, opta por uno de seda. Las fundas de almohada de seda tienden a ser más suaves y disminuirán la fricción contra el cabello y la piel.

Existe alguna evidencia de que dormir sobre una funda de almohada de seda es mejor para la piel porque se seca menos y proporciona una superficie sin fricción. Aunque no hay ninguna evidencia de sus beneficios para el cabello, la superficie más suave también puede ayudar a disminuir el daño si te acuestas con el cabello mojado o seco.

¡Sé el primero en comentar!