En ocasiones, se acumula suciedad e impurezas en el cuero cabelludo, causando algunos daños en la salud de nuestro cabello. Si notas que éste está frágil o quebradizo, tal vez debas prestar atención a la condición de tu cuero cabelludo. Si no sabes cómo hacerlo, nosotros te lo contamos.

Muchas personas creen cuidar su cabello, sin embargo, no miman como deberían la base de éste. Y es que un elevado porcentaje de la población, hombre y mujeres, presentan afecciones en el cuero cabelludo. Éstas pueden ser sequedad, irritación o picores entre otras. Los síntomas del cuero cabelludo irritado son muy molestos y, en ocasiones, puede llegar a descamarse. Si es tu caso, atento a los siguientes consejos. Seguro que te sirven de mucha ayuda y empiezas a sentirte más cómodo con la salud de tu pelo.

Consejos para la salud del cuero cabelludo

La frecuencia del lavado

El cuero cabelludo debe estar impecable para evitar que se acumule suciedad y permitir que la zona pueda estar nutrida. Pero esto no quiere decir que tengas que abusar de los lavados, ya que sería contraproducente. Una vez cada tres días sería lo ideal.

El producto

Utiliza champús suaves con un alto porcentaje de ingredientes naturales. De lo contrario, podrían resultar agresivos, dañando así la piel y provocando problemas como irritación y descamación. Si te ves obligado a lavar el pelo a diario, utiliza productos de lavado frecuente, ya que son más suaves y menos agresivos. En farmacias, puedes encontrar champús especiales para cueros cabelludos sensibles o dañados.

Masajea

Durante el lavado, masajea bien con las yemas de los dedos ejerciendo una ligera presión. Pero no frotes con fuerza ni utilices las uñas. Los masajes activan la circulación sanguínea y mejoran la oxigenación del cuero cabelludo. Con esta práctica ayudas a prevenir la caída del cabello.

Contrastes

Termina el lavado con un chorro de agua fría. Esto aportará más brillo a tu melena y le darás más fuerza.

Otros aspectos a tener en cuenta, es la alimentación y la hidratación. Como ya sabes, el aspecto de nuestro cuerpo tiene una relación directa con la manera en que nos alimentamos. Lleva a cabo una dieta natural y variada y practica ejercicio físico a diario. Intenta calmarte en épocas de estrés y llevar unos hábitos saludables. Mejorará tu salud interna y externa.