Hay muchos hábitos que pueden estar ocasionando daños a tu melena. Si, en ocasiones, ves que tu pelo luce estropeado a pesar de tu interés por cuidarlo, tal vez estés cometiendo algunos errores. La buena noticia es que estás a tiempo de cambiarlos y de recuperar la vitalidad y la belleza de tu cabello. ¿Eres de las que siempre recoge su pelo con una coleta?

Muchas veces, en busca de la comodidad, nos peinamos de manera muy agresiva. Esto ocurre, por ejemplo, cuando nos hacemos una coleta o cola de caballo. Ya sea para disimular en esos días en que nuestro pelo está rebelde, para combatir el calor o por comodidad, la coleta no siempre es una buena elección.

En ocasiones, es complicado prescindir de este peinado, especialmente en mujeres deportistas o en momentos de elevadas temperaturas. Por ello, es aconsejable que sigas una serie de consejos para evitar que éste acabe estropeando por completo tu melena.

Cómo evitar que la coleta dañe tu melena

1. Opta por coletas menos tirantes

Sabemos que puedes llegar a verte más favorecida con una cola de caballo muy tirante, pero no sabes lo dañino que resulta para tu cabello. Opta por peinados sueltos, como una trenza baja, o una cola suela alejada de la raíz. Asimismo, no presiones la goma del pelo hasta que sea imposible seguir dando vueltas. Deja que tu melena respire.

2. Mejor cintas que coletas

Sería ideal que optases por lazos de tela o cintas en lugar de gomas elásticas. De esta manera no estarás ejerciendo tanta presión sobre el cabello y evitarás que se rompa y se favorezca su caída. Además, los lazos o cintas sujetando trenzas o coletas bajas, puede resultar muy favorecedores. Prueba nuevas opciones y cuida tu melena. Cuando empieces a ver los cambios entenderás el daño que le estabas haciendo a tu pelo. Si a pesar del consejo, prefieres seguir utilizando gomas elásticas, evita las que tienen trocitos metálicos. Éstos arrancan y rompen el pelo de una forma muy agresiva.

3. Las coletas tirantes sobre el cabello seco

Si sigues en tus trece y sabes que te costará prescindir de las colas de caballo, es muy importante que no las recojas cuando el pelo aún está mojado. De esta manera ejerces más tirantez desde el cuero cabelludo y, al secarse, sentirás demasiada presión. Si quieres secar tu pelo al salir de la ducha retirado de la cara, utiliza horquillas, una cinta del pelo o cualquier otra opción, antes que una coleta.

Si te interesa, lee nuestro post sobre los riesgos de dormir con el pelo recogido.