Champú de huevo, ¿es tan bueno como dicen?

Las modas siempre vuelven y es lo que pasa con el champú de huevo, parece que se fue, pero ahora ha vuelto. Internet, y las redes sociales, ponen de moda cosas que a veces no se entienden como, por ejemplo, hacer creer que beber agua tibia con limón nos hará perder peso. Sin embargo, el champú de huevo, siempre que sea de calidad y no lleno de siliconas, parabenos, agentes químicos y demás, puede traer beneficios a nuestro cabello.

El champú de huevo es una historia que viene desde hace varios años, así como bañar nuestro pelo en agua de coco, en leche fresca, en aceite de oliva, etc. Unas cosas, de forma esporádica, sí pueden traer beneficios, y otras no. Nunca.

Vamos a conocer a fondo los pros y los contras del champú de huevo, así como aprender a hacerlo en casa, que siempre será mejor que comprar uno con parabenos, siliconas y similares. Debemos avisar de un detalle, y es que nosotros estamos acostumbrados a que nuestro cabello quede sedoso, y eso es cosa de los parabenos y siliconas, es un falso efecto. Por eso, cuando cambiamos a un champú casero no notamos ese efecto hasta que no llevamos varios lavados.

¿Es saludable usarlo?

Nuestro pelo es mucho más que eso, es lo que nos completa, nos aporta belleza, es nuestro sello de identidad, lo que marca nuestra imagen y nuestro estilo. Es por esto que cuidarlo y tratarlo bien es muy importante para miles de hombres y mujeres en todo el mundo.

Todos conocemos las bondades del huevo para nuestro organismo, pero quizás no se nos ocurriría restregarnos varios huevos por la cabeza, de hecho, da un poco de grima. Para eso están los champús de huevo, que rescatan lo bueno que este alimento y lo transforman en un producto apto para nosotros.

Entre los beneficios del huevo para el pelo tenemos el fortalecimiento, es decir, tendremos un pelo más fuerte, así al peinarnos no se romperá con tanta facilidad. Nuestro pelo estará más brillante y sedoso, que es el sueño de todos.

Lo mejor del huevo es que es ceboregulador, así que conseguiremos reducir la producción de grasas gracias a la biotina que regula las glándulas sebáceas.

Un huevo en una taza

¿Cuántas veces a la semana se puede usar?

Según los expertos, este tipo de champú, no se debería usar más de 2 veces a la semana. Recordemos que no es buena idea lavarse el pelo muy a menudo, de hecho, más de 3 veces a la semana es más que suficiente, y siempre con agua fresquita para no general grasa y no romper la capa protectora de nuestro cuero cabelludo.

Sin embargo, si se trata de un champú de huevo casero como el que vamos a aprender a hacerlo aquí, los ingredientes son más puros, por lo que sus beneficios se potencian. Los expertos recomiendan en ese caso solo preparar la cantidad justa para un lavado y solo una vez a la semana.

Beneficios

Ya hemos dado algunas pistas sobre los beneficios de usar un champú de huevo para nuestro cabello. Vamos a ver más a fondo esos beneficios que tanta fama le dan a este tratamiento capilar para pelo seco y dañado.

Mayor hidratación sin engrasar

Este champú es perfecto para cabellos secos y dañados, por ejemplo, después del verano nuestro pelo necesita hidratarse. El verano afecta negativamente a nuestro pelo en la mayoría de personas, ya sea por el cloro de la piscina, la sal del mar, la arena, lavarlo tan a menudo, el sudor, la exposición solar, ir siempre con el pelo recogido, etc.

El huevo es perfecto para devolverle la vitalidad a nuestro cabello dañado por el día a día y los descuidos. Pero recordemos que no es lo mismo hacerlo nosotros que comprarlo ya preparado.

Ricos en vitaminas y minerales

El huevo es de los alimentos más nutritivos que tenemos a nuestro alcance, de hecho, tiene casi 30 nutrientes importantes. Es evidente que esos 30 no actúan igual en nuestro pelo y cuero cabelludo que en nuestro organismo tras la ingesta, pero las vitaminas y minerales, así como los ácidos grasos, harán que nuestro pelo mejore su salud en cuestión de pocos usos.

No irrita y es apto para toda la familia

Al no irritar la piel, lo pueden usar tanto grandes como pequeños, así que ya sabemos que es apto para toda la familia. Eso sí, si tenemos algún tipo de anomalía en el cuero cabelludo, lo mejor es seguir las recomendaciones de un especialista, ya sea dermatitis seborreica, granitos, herida tras un accidente, o algo similar donde la piel esté sensible e incluso pueda haber riesgo de infección.

Volumen y brillo

Quienes usan champú de huevo comentan que ayuda a ganar volumen con varios usos y cuando nuestro cabello se acostumbra al tratamiento. El brillo es algo que se nota más rápido, ya que este tipo de champús aportan multitud de vitaminas y minerales que mejoran drásticamente la salud de nuestro pelo. Recomendamos comprarlo sin parabenos ni siliconas, para un efecto más natural y no asfixiar a nuestro pelo ni a nuestro cuero cabelludo.

Un huevo roto

¿Cómo hacer en casa?

Cabe decir que, dependiendo del resultado que busquemos, debemos agregar unos ingredientes u otros. Por ejemplo, si queremos hidratar y reparar el pelo, usaremos huevo y aceite de oliva virgen extra o aceite de coco, ambos lo más puro posibles.

Elegimos un champú neutro sin fragancia, 1 huevo grande, 1 cucharadita de aceite de oliva o de aceite de coco, 1 cucharadita de zumo de limón (para dar buen olor y aportar más vitamina C) y media taza de agua. Removemos todo eso hasta lograra una mezcla homogénea y lo aplicamos por todo el pelo, masajeando con delicadeza el cuero cabelludo y hasta las puntas.

Lo dejamos actuar unos 3 minutos y después enjuagamos con abundante agua fresquita. Después usamos nuestra mascarilla o acondicionador habitual y terminamos el lavado de nuestro cabello.

Efectos adversos

Ya hemos adelantado que este champú es mejor no usarlo si padecemos dermatitis seborreica, tenemos alguna zona irritada, alergia o algo similar. Aun así, hay una serie de inconvenientes por el uso del champú de huevo y vamos a verlos a continuación.

No, no hay efectos adversos. Es totalmente seguro probar este champú, solo que no cura la caída del pelo, ni sirve para los piojos, ni circunstancias extremas. Hay que aplicarlo en un cuero cabelludo sano y sin heridas. Podemos usarlo si tenemos caspa, o si nuestra dermatitis seborreica nos ha dado una tregua, pero no cuando tenemos costra y heridas.

¡Sé el primero en comentar!