Durante siglos, el ajo se ha utilizado por sus propiedades medicinales. Adam Lonitzer, un médico alemán, recomendó el uso externo de jugo de ajo para matar piojos y liendres. Fue utilizado en la Segunda Guerra Mundial para desinfectar heridas debido a sus propiedades antibióticas. Y se ha utilizado más recientemente en champús, proporcionando numerosos beneficios para el cabello y el cuero cabelludo. Para aquellos preocupados por el olor de su cabello a un restaurante francés, el extracto de ajo envejecido utilizado en los champús se desodoriza, por lo que solo se conservan las propiedades medicinales y de salud.

Cabello y cuero cabelludo saludables

El champú de ajo agrega brillo y cuerpo al cabello que puede haber sido dañado por la coloración o decoloración. Este tipo de champú también ayudará a aquellos que sufren de cabello seco y un cuero cabelludo con picazón al reducir o, incluso, eliminar estos síntomas con el uso repetido. Cuando se masajea el cuero cabelludo, el champú con ajo ayuda a mantener el cabello fuerte y saludable.

Trata la densidad del cabello

Aquellos con cabello fino disfrutarán de la estimulación del crecimiento de cabello nuevo con el uso de este champú. Los nativos americanos usaron el ajo para estimular el crecimiento del cabello masajeándolo en el cuero cabelludo. Louis Pasteur observó las propiedades antibióticas del ajo en el siglo XIX. Si la pérdida de cabello es causada por bacterias, los efectos antibióticos del champú de ajo pueden eliminar el problema y restaurar el grosor del cabello.

Alivia el cabello dañado

El champú de ajo ayudará a restaurar el cabello sano cuando el cabello ha sido dañado después de la aplicación de una permanente química (tintes, mechas, alisados). Las propiedades inherentes del ajo devolverán el cabello a su estado saludable, eliminando la rotura que a menudo resulta de estas permanentes químicas o el uso repetido de secadores de cabello. Su uso estimula el flujo sanguíneo y ayuda a eliminar las toxinas del folículo piloso eliminando el problema de las puntas abiertas.

Beneficios adicionales

Según los fabricantes del producto, el champú con ajo es más efectivo cuando se usa tibio. Masajear el champú en el cuero cabelludo hasta que esté espumoso y dejarlo en el cabello durante unos minutos asegura la absorción de los muchos nutrientes contenidos en el ajo. Estos nutrientes alcanzan mucho más allá de restaurar un cabello sano.

Algunos ensayos mostraron que varias preparaciones de ajo condujeron a pequeñas reducciones estadísticamente significativas en los niveles de colesterol total en tan solo un mes y mostraron efectos prometedores sobre la agregación plaquetaria. Algunos estudios incluso insinúan que el alto consumo de ajo en la dieta disminuye el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Los estudios también demostraron que aquellos que padecen la enfermedad aterosclerótica de las extremidades inferiores aumentan su distancia de caminata sin dolor con la ingestión de ciertas preparaciones de ajo.