¿Cómo evitar la caída del pelo?
Sofía Pacheco

La caída del pelo es algo que nos atormenta desde la adolescencia, ya que nos hacemos conscientes de nuestro alrededor y empezamos a percibirnos en el futuro. Ver a nuestro progenitor o a nuestros abuelos y tíos con calvas es algo relativamente normal, pero no deja de darnos miedo como si fuera el fin del mundo. La caída del pelo tiene varias causas, y es lo que venimos a descifrar en este texto.

La calvicie es más habitual en hombres que en mujeres, pero las causas son las mismas y las soluciones, desde ya, decimos que son pocas y que cuanto antes actuemos, mejores resultados se obtendrán. Es cierto que, cuando a una mujer se le cae mucho el pelo, el folículo puede volver a generar pelo, sin embargo, en los hombres cuando se cae, rara vez hay vuelta atrás. De ahí la importancia de actuar rápido con los primeros síntomas de caída del pelo.

Principales causas de la caída del pelo

Vamos a hacer un resumen de las principales causas de la caída del pelo, no vamos a hacer distinción entre sexos, ya que como decimos, la caída del pelo afecta a ambos sexos, solo que en los hombres termina siendo más evidente.

Un hombre con entradas en la frente

Genética y antecedentes

La genética a veces es muy caprichosa, puede darnos todo lo bueno, solo lo malo o hacer un equilibrio casi perfecto. La caída del pelo depende en gran medida de la herencia genética y es la causa más común que se acentúa en el envejecimiento.

A este trastorno se le llama alopecia androgénica y existe tanto en un patrón de calvicie masculina como un patrón femenino. Lo mejor es estos casos es que si vemos que tenemos altas probabilidades, actuar cuanto antes y normalmente los tratamientos anticaída, y las revisiones con el dermatólogo suele ser a los 18 o 20 años.

En este caso, la caída del pelo es progresiva, por lo que nos da tiempo a actuar y ponerle remedio. Los primeros síntomas son las entradas en los hombres, es decir que la línea de inicio del pelo se va alejando cada vez más de la línea de fin de la frente. En las mujeres, el pelo se vuelve más fino y débil en la zona de la coronilla, además disminuye la densidad.

Efectos secundarios de medicamentos y tratamientos

Muchas veces tomamos medicamentos sin leer los efectos secundarios o su acumulación en el organismo. Uno de los medicamentos más abrasivos y que más provocan la caída del pelo son los antidepresivos, los somníferos, las pastillas para los problemas de corazón, la medicación para la gota, las pastillas para la presión arterial alta, tratamientos de cáncer o medicación paliativa o medicina para la artritis y artrosis.

Son pastillas y tratamientos que a veces tomamos sin darle importancia y si encima tenemos una genética propensa a la caída del pelo, entonces estamos echando la lotería con todos los números ganadores.

Una mujer embarazada tocándose el pelo

Los cambios hormonales

Esto sí que es verdaderamente común y habitual en mujeres. De hecho, el cambio de tiempo, sobre todo en otoño, la caída del pelo se intensifica mucho hasta el punto de triplicarse las búsquedas en Google sobre ¿Por qué se me cae el pelo?, ¿Qué hago para que el pelo no se caiga?, Consejos para evitar la caída del cabello, etc.

Además, los cambios hormonales como el embarazo, el postparto, el ciclo menstrual, la menopausia, los problemas de tiroides, etc. suelen aumentar la caída del cabello en mujeres de todas las edades. Esto se conoce como alopecia areata y está relacionada con el sistema inmunológico que al debilitarse causa caída de pelo de forma desigual.

Problemas médicos

Las afecciones médicas también son algunas de las causas de la caída del cabello. Algunos de los problemas más comunes que tiene como resultado la pérdida capilar son: la caspa excesiva, falta de higiene, infecciones en el cuero cabelludo, estrés y ansiedad, problemas de circulación, dermatitis seborreica, heridas, alergias, etc.

Si tenemos algunos de estos problemas u otras afecciones médicas deberíamos ponernos en manos de nuestro dermatólogo para solucionar el problema lo antes posible y así reducir los problemas de alopecia temprana.

Una mujer en la peluquería peinándose con plancha

Exceso de peluquería o tratamientos capilares

Esto también es muy propio de mujeres, pero los chicos tampoco os escapáis. Ir mucho a la peluquería es bueno, no que no es tan bueno es realizarse tratamientos abrasivos en el cuero cabelludo como los tintes con amoniaco, hacernos peinados donde el pelo está muy tirante como las trenzas africanas, usar muchos productos cargados de químicos, realizarnos alisado japonés, abusar del uso de la plancha todos los días, cambiarnos de color el pelo cada pocas semanas, hacer decolorados, etc.

Los tratamientos abrasivos y decoloraciones no están muy recomendados para cueros cabelludos sensibles, con tendencia a la caída o con problemas médicos, ya que suelen acelerar la caída y multiplicar la velocidad de la misma.

Estrés físico o emocional

El estrés al que estamos sometidos en nuestro día a día no hace ningún bien a nuestro organismo. Pero tenemos que diferenciar estrés puntual por un examen, un cambio de trabajo o de residencia, por ejemplo, que una situación de estrés y una ansiedad continuada en el tiempo por una situación familiar, económica, personal o de salud.

El estrés físico y emocional puede hacer que el pelo se caiga en más de la mitad de la cabeza. Este tipo de caída del pelo se le conoce como efluvio telógeno y se presenta cuando el pelo cae a mechones ya sea peinándonos, acariciándonos el pelo, lavándonoslo, etc.

Tratamiento para la caída del pelo

Aunque muchas personas piensen que la caída del pelo no tiene solución, es posible encontrar un tratamiento adecuado. A veces, los medicamentos no son suficientes para detener la caída del cabello. También existen otras terapias y procedimientos quirúrgicos para tratar la calvicie.

Medicamento

Es probable que los medicamentos sean el primer curso de tratamiento para la caída del cabello. Los de venta libre (OTC) generalmente consisten en cremas y geles tópicos que se aplican directamente en el cuero cabelludo. Los productos más comunes contienen un ingrediente llamado minoxidil.

Un médico puede recomendar minoxidil junto con otros tratamientos para la caída del cabello. Los efectos secundarios del minoxidil incluyen irritación del cuero cabelludo y crecimiento del cabello en áreas adyacentes, como la frente o la cara. Los medicamentos recetados también pueden tratar la caída del cabello. Los médicos recetan finasterida para la calvicie de patrón masculino.

El médico también puede prescribir corticosteroides como prednisona. Las personas con alopecia areata pueden usar esto para reducir la inflamación y suprimir el sistema inmunológico. Los corticosteroides imitan las hormonas producidas por las glándulas suprarrenales. No obstante hay que vigilar cuidadosamente los efectos secundarios de estos medicamentos.

Cirugía de trasplante de cabello

La cirugía de trasplante de pelo consiste en mover pequeños tapones de piel, cada uno con algunos pelos, a las partes calvas del cuero cabelludo.

Esto funciona bien para las personas con calvicie hereditaria, ya que normalmente pierden cabello en la parte superior de la cabeza. Debido a que este tipo de pérdida de cabello es progresiva, se necesitarían múltiples cirugías a lo largo del tiempo.

Reducción del cuero cabelludo

En una reducción del cuero cabelludo, un cirujano extirpa parte del cuero cabelludo que carece de cabello. Luego, cierra el área con una parte del cuero cabelludo que tiene cabello. Otra opción es un colgajo, en el que su cirujano dobla el cuero cabelludo que tiene cabello sobre un parche de calvicie. Este es un tipo de reducción del cuero cabelludo.

La expansión del tejido también puede cubrir las zonas calvas. Requiere dos cirugías. En la primera cirugía, un cirujano coloca un expansor de tejido debajo de una parte del cuero cabelludo que tiene cabello y está al lado de la calvicie. Después de varias semanas, el expansor estira la parte del cuero cabelludo que tiene cabello. En la segunda cirugía, el cirujano retira el expansor y tira del área expandida del cuero cabelludo con cabello sobre la calvicie.

¿Cómo prevenir la caída del pelo?

Hay cosas que se pueden hacer para prevenir una mayor caída del cabello. Por ejemplo, se recomienda no usar peinados ajustados como trenzas, coletas o moños que ejerzan demasiada presión sobre el cabello. Con el tiempo, esos estilos dañan permanentemente los folículos pilosos.

Debemos asegurarnos de llevar una dieta equilibrada que incluya cantidades adecuadas de hierro y proteínas. Además, si actualmente estamos perdiendo cabello, se aconseja usar un champú suave para bebés para lavarse el cabello. A menos que tengamos el cabello extremadamente graso, deberíamos lavar el cabello solo cada dos días. Y secar siempre el cabello con palmaditas, sin frotarlo.

Los productos y herramientas de peinado también son culpables habituales de la caída del cabello. Algunos de ellos son los secadores de pelo, peines calentados, planchas para el pelo, productos colorantes, agentes blanqueadores y permanentes. Si decides peinarte el cabello con herramientas calientes, solo hazlo cuando tu cabello esté seco.

¡Sé el primero en comentar!