Problemas de usar pestañas postizas todos los días

Las pestañas postizas son un tipo de producto cosmético que puede ayudar a transformar tu apariencia por completo al elevar tu juego de pestañas a un nivel nuevo. Básicamente son pequeños manojos de fibras capilares naturales o sintéticas pegadas entre sí para formar una tira de pestañas.

¿Para qué sirven las pestañas?

Como las pestañas mantienen el polvo y la suciedad fuera de tu ojo, podríamos suponer que la longitud más larga gracias a las extensiones de pestañas sería aún mejor para mantener la suciedad alejada. Lo cierto es que hacen un peor trabajo protegiendo a tus ojos. Resulta que las pestañas de longitud intermedia funcionan mejor para desviar el aire del ojo, manteniendo las partículas fuera y la humedad dentro.

No solo es probable que las extensiones de pestañas hagan un peor trabajo para proteger los ojos, sino que también pueden presentar otros problemas.

Con los ojos abiertos, estos pequeños pelos de los ojos atrapan algunos desechos en el aire, pero cuando se cierran, las pestañas forman una barrera casi impenetrable contra los irritantes extraños en el ojo. Además, son muy sensibles a cualquier toque. Tocarse las pestañas también desencadena el reflejo de parpadeo, que se produce para evitar que la suciedad se acerque más al ojo. El reflejo de parpadeo es la razón por la que puede ser un desafío mantener los ojos bien abiertos mientras te introduces una lentilla o te aplicas maquillaje.

Además, cada vez que colocas un material extraño (rímel, pestañas postizas, otros cosméticos) cerca del ojo, corres el riesgo de sufrir una infección ocular y reacciones alérgicas. Si debes usarlos, hazlo con moderación y realiza el más alto nivel de buena higiene con cosméticos y otros accesorios para los ojos.

Tipos de pestañas postizas

Las extensiones de pestañas están hechas de seda, visón o materiales sintéticos. La extensión adecuada para ti depende del estilo que busques, desde natural hasta tipo Kardashian.

Extensiones de pestañas profesionales

Los profesionales de pestañas, que requieren una licencia, recomiendan la extensión que mejor funcionará mejor para ti, equilibrando el aspecto deseado con la capacidad de tus pestañas naturales. También aconsejan sobre la longitud, el ancho y el grado de rizo.

Por lo general, un técnico de pestañas pega una extensión de pestañas a cada una de tus pestañas naturales. Pero si optas por la técnica de pestañas avanzada conocida como «volumen ruso», el especialista aplicará un abanico de extensiones de pestañas en cada pestaña natural.

Aunque es posible que te sientas decidido a usar unas grandes, es posible que tus pestañas naturales no sean lo suficientemente resistentes para sostener las extensiones de tus sueños. Cuanto más largas y anchas sean las extensiones, más estrés pondrás en tus propias pestañas. Y demasiada tensión en la pestaña hará que se caiga, llevándose la extensión con ella. Pero también podría dañar el folículo, la pequeña cavidad de la que crece la pestaña.

Pestañas postizas con aplicado en casa

Antes de que se pusieran de moda las extensiones, cualquiera podía comprar pestañas falsas en pack o sueltas. Estas se aplican delicadamente sobre las pestañas naturales, y son perfectas para realzar la apariencia tanto en longitud como en plenitud. No obstante, los expertos de la salud aseguran que este producto glamoroso causa contaminación ocular y otras complicaciones.

La primera vez puede parecer incómoda y, como tal, se recomienda usar una herramienta de aplicación de pestañas. El uso de un aplicador de pestañas puede eliminar gran parte de la frustración de la primera aplicación y también puede ser beneficioso para los expertos en pestañas a quienes les gusta que la aplicación sea rápida y sin complicaciones.

Al igual que la aplicación, la eliminación de las pestañas postizas también puede resultar difícil si no se sigue la técnica adecuada. El método más sencillo es el «método solvente», en el que se utiliza un removedor de pegamento de buena calidad con la ayuda de un hisopo de algodón. De lo contrario, opte por el método de vapor y aceite de oliva, en el que al vapor facial le sigue la aplicación de aceite de oliva para quitar las pestañas postizas. Nunca tires de ellas para despegarlas del párpado.

mujer con pestañas postizas

Peligros de usar pestañas postizas permanentes

Sin importar demasiado el tipo que nos apliquemos, el uso de pestañas falsas de manera diaria tiene un impacto negativo en la salud de nuestros ojos.

Reacciones alérgicas

Muchos de los pegamentos utilizados para aplicar extensiones de pestañas contienen el conservante formaldehído. Es un compuesto químico que puede causar una reacción alérgica en el ojo y también en la piel alrededor del ojo.

Aunque podríamos pensar que una prueba de parche podría ayudar a detectar tal alergia, la mayoría de las alergias se manifiestan entre 24 y 48 horas después de la aplicación del pegamento. Además, una alergia puede surgir en cualquier momento, incluso si has estado usando el mismo pegamento durante meses o años.

Los químicos que se usan para retirar el pegamento de las pestañas también pueden causar reacciones alérgicas y no están regulados. Para identificar una reacción alérgica, controla si experimentas dolor, picazón, enrojecimiento, ardor o hinchazón alrededor del área de los ojos. Acude a un oftalmólogo de inmediato.

Ojo seco, orzuelo e infección

Al ponernos extensiones de pestañas, se nos indicará que se traten con cuidado, con instrucciones para evitar que se mojen con agua, limpiadores, cremas o cualquier otro producto durante las primeras 24 horas. Una vez que ha pasado ese tiempo, debemos mantener los productos con base de aceite lejos de tus ojos (porque el aceite podría disolver el adhesivo de las pestañas). Se supone que tampoco debemos restregarlas o tirar de ellas.

El problema está en que al esforzarnos por protegerlas, es posible que no se haga la limpieza natural que normalmente haríamos. Esto significa que es posible que la suciedad o las bacterias que quedan atrapadas en las extensiones de pestañas no se eliminen como de costumbre, lo que les permite acceder fácilmente al ojo.

Incluso, se pueden bloquear las glándulas sebáceas en la base de la pestaña. El aceite producido por esas glándulas es parte de la película lagrimal que ayuda a proteger el ojo. Una de las funciones del aceite es evitar la evaporación de las lágrimas. Cuando la producción de aceite está desequilibrada, las lágrimas pueden evaporarse con demasiada rapidez y provocar sequedad ocular.

Así que sí, el ojo seco es incómodo. Los síntomas incluyen irritación, ardor, picazón, enrojecimiento, lagrimeo y, a veces, una sensación de cuerpo extraño, como si tuviera algo en el ojo. Los folículos bloqueados también podrían formar un orzuelo, que puede convertirse en una infección bacteriana. Si el ojo está infectado, se pueden experimentar síntomas similares a los del ojo seco, además de fotosensibilidad, párpados hinchados y secreción de pus.

Daño a las pestañas naturales

Las pestañas postizas pueden causar daños permanentes o temporales en tus pestañas naturales. Son mucho más pesadas que las pestañas reales y ejercen presión sobre los folículos.

Por lo tanto, usarlas con frecuencia puede hacer que tus pestañas se caigan y detengan su crecimiento de manera temporal o incluso permanente. Manipular las pestañas postizas sin ningún tipo de cuidado también puede dañar las pestañas originales, ya que pueden romperse o arrancarse durante el proceso. Además, la irritación de los ojos o los párpados causada por pestañas postizas puede adelgazar las pestañas reales y eventualmente conducir a una condición conocida como madarosis (pérdida de pestañas).

Fibras en el ojo

Las pestañas naturales normalmente se caen todo el tiempo y, a veces, se meten dentro del rabillo del ojo. Cuando se cae una pestaña, esa extensión de pestañas pegada a ella se cae junto con ella. Y aunque no es común, es posible que la extensión de pestañas se incruste en la membrana transparente que cubre el globo ocular.

Si tienes la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo que no sale con agua, debes consultar a un oftalmólogo. No pidas a alguien que sople dentro de tu ojo para intentar expulsarla, ya que esto podría introducir más patógenos en la zona dañada.