Estos son los peligros del microblading de cejas

Puede que haya algún despistado en la sala y es que el microblading es una técnica de belleza que se está poniendo muy de moda, aunque realmente lleva ya bastante tiempo entre nosotros. A lo largo de este texto vamos a aprender en profundidad que es el microblading, qué peligros esconde este inofensivo tratamiento de belleza y quién no debería hacérselo nunca.

Es bastante probable, sobre todo en chicas jóvenes, que hayan oído hablar del microblading, y aunque a priori parece una técnica no invasiva, indolora e inofensiva, quizás hay una letra pequeña que casi nunca se cuenta y que conviene informar bien a las personas que se lo van a hacer.

Es por esto por lo que aquí queremos hablar largo y a fondo sobre el microblading, desde la definición de este tratamiento de belleza, hasta contar sus numerosos peligros y sin olvidarnos de contar qué perfiles de chicos y chicas no pueden, o no deberían, hacerse un microblanding.

¿Qué es el microblading de cejas?

Se trata de un tratamiento semipermanente que se hace en las cejas. Nadie nace con las cejas perfectas, hay quienes se las pintan y maquillan a diario, hay quienes usan aceites para que les crezca el pelo en esas zonas y también hay quienes se arriesgan más y deciden hacerse un tratamiento de esté tica que consiste en colorearse las cejas de forma casi permanente, pero realmente tiene fecha de caducidad, no es como un tatuaje.

El microblading es lo último en maquillaje para cejas y lo pueden usar tanto hombre como mujeres, independientemente de la edad, el color de piel, la raza, la etnia, etc. Eso sí, en el caso de menores de edad no está permitido, o al menos, si es una empresa con principio, no debería permitir menores de edad.

Esta técnica nos permitirá lucir unas cejas pobladas justo como queremos o como mejor le queda a nuestra cara, con más color, más grandes, etc. En otras palabras, se trata de una especie de reconstrucción de cejas, donde se usa anestesia local mediante cremas, ya que se realizan diversos cortes en la epidermis para introducir el pigmento para «tatuar» pequeños pelos.

Se trata de un proceso rápido que dura una hora y tiene una vida útil de entre 6 y 24 meses, dependiendo del tratamiento, el tipo de piel, el cuidado que hagamos, el tipo de material utilizado, la técnica usada, etc. A veces se necesita una sesión de repaso que suele realizarse al mes o dos meses desde la primera sesión y suele durar una hora también.

Además, hay un dato importante y que nosotros recomendamos realizar antes de haber pagado el tratamiento, y es un test de nuestra piel. Primero para saber si somos alérgicos a los materiales, a la crema anestésica y también para ver si nuestra piel está sana o tiene algún tipo de daño o infección incompatible con este tratamiento de belleza.

Una mujer preparándose para un microblading

¿Por qué es peligroso?

Para empezar, es peligroso si elegimos un centro no autorizado por Sanidad, con pigmentos metálicos en lugar de vegetales. Es que el día de mañana si tenemos que realizarnos una prueba médica, como una resonancia magnética, la zona de las cejas se inflamará y sentiremos muchísimo ardor y dolor al interferir con el campo magnético del aparato de resonancia.

Además, en muchos centros se usa anestesia, y esto solo ha de ser manipulado por un doctor, no por un personal sin la titulación y la experiencia necesaria. En muchos centros se usan cremas anestésicas, y, aun así, se sienten los cortes y a las pocas horas todo estará inflamado, al igual que los siguientes días. El problema llega cuando hay pus e infección.

También es peligrosos, si tenemos algún problema en la piel, como, por ejemplo, dermatitis o dermatitis seborreica. Aunque no lo tengamos directamente en las cejas, es algo que afecta a nuestra piel y que si lo tenemos en la parte de la barba o del cuero cabelludo se puede extender y aparecer también en las cejas.

Al realizar cortes en la primera capa de la piel, estos pueden infectarse y provocar heridas, dolores, abscesos, dermatitis irritativa, etc. De ahí que nos aseguremos de que ese centro médico cuenta con controles sanitarios y todo el material está perfectamente esterilizado y desinfectado.

Si tenemos las cejas poco pobladas, recomendamos realizarnos un tratamiento de microblading, pero hay que asegurarse antes de que todo está en regla. Decimos esto porque hay mucho intrusismo laboral y en numerosas peluquerías se están realizando estos tratamientos. Al final lo barato sale caro, y nuestra salud está en juego.

¿Quién no debe hacerse microblading?

Existen una serie de contraindicaciones del microblading que sirven de filtro para saber si nosotros somos aptos o no para someternos a este tratamiento de belleza. Recomendamos informarnos bien sobre cada clínica o centro donde se realice esta técnica, consultar todo, desde los materiales, el tiempo de duración, los cuidados, el precio, etc. Y antes de decantarnos por una, visitar a un dermatólogo y hablar con él de todos los pros y contras y que examine nuestra piel.

Si estamos dentro de la siguiente lista, lo sentimos mucho, pero no recomendamos continuar con el tratamiento de microblading. Es más, si esta información la ponemos en conocimiento del centro y aun así quieren realizarnos el tratamiento, estamos tardando en irnos, ya que podríamos perder todo el pelo de las cejas.

  • Hepatitis.
  • Enfermedades autoinmunes como el VIH.
  • Embarazo, en cualquier momento de este proceso. Tampoco durante la lactancia.
  • Diabetes.
  • Cicatrices, queloides o capilares rotos.
  • Si tomamos medicamentos coagulantes.
  • Hemofilia.
  • Dermatitis seborreica.
  • Piel sensible.
  • Dermografismo.

En resumen, comprobar que nuestra piel está sana, que no somos alérgicos a los materiales, que el centro está certificado por Sanidad, que se trata de un tinte vegetal, que estamos en un centro de confianza con personal médico y con experiencia, que nos expliquen bien todo el proceso (los pros y los contras), que sea el propio profesional quien decida si realizar el tratamiento o mejor optar por una micropigmentación, que los materiales estén esterilizados y que nos realicen pruebas antes de iniciar el tratamiento.

¡Sé el primero en comentar!