Así es como tienes que limpiar los ojos a diario

Para limpiar los ojos debemos tener en cuenta una serie de pautas y no vale usar cualquier producto. Los ojos son una zona muy sensible del cuerpo donde no debemos ejercer presión, ni frotar, ni exponer la zona a calor ni frío. A lo largo de este texto vamos a señalar unas recomendaciones básicas y muy importantes para lavarnos los ojos adecuadamente.

La higiene de los ojos es clave para evitar infecciones y males mayores, ya que algunos pueden causar hasta pérdida de visión, y por supuesto hay que adaptar nuestras costumbres o reeducarnos y evitar frotarnos los ojos, alejar el flequillo de nuestros ojos, no tocarnos la cara con las manos sucias y aprender de una vez por todas que las mangas de las sudaderas no son una servilleta.

Limpiar los ojos es importantísimo, ya que nos mantiene alejados de las odiosas conjuntivitis (que son contagiosas, por cierto), de picores y dolores, así como de las legañas. Vamos a contar algunas recomendaciones para lavar los ojos de forma correcta.

¿Cuándo se recomienda limpiar los ojos?

No debemos esperar a que haya una infección, sino que debemos mantener una rutina más o menos estable en lo que se refiere a la higiene de los ojos. Por normal general, lavarnos la cara a diario y la zona de alrededor de los ojos (incluido los párpados) es suficiente, pero se recomienda ir un poco más allá, al menos una vez a la semana, y usar suero fisiológico para hidratar y limpiar el interior del globo ocular.

En las cremas de la cara normalmente pone que hay que evitar el contorno de los ojos, y no es por manía, sino porque esa piel y ese contorno son tan sensibles que requieren de una crema diferente adaptada a esa zona. Asimismo, los componentes de las cremas hidratantes y anti edad a veces irritan los ojos, aunque solo sea el perfume de la crema o el contacto mínimo con el ojo.

Toda precaución es poca cuando se trata de limpiar los ojos y cuidarlos de la forma correcta. Aunque las cejas tienen la función de protección al igual que las pestañas, eso no impiden que se cuelen dentro del ojo, polvo, pelos, insectos, arena, pieles secas, etc. En esos momentos también sería adecuado limpiar los ojos con agua fresca y usar suero fisiológico.

Si la molestia va a más, cuando es el caso de una pestaña o arena, recomendamos repetir la dosis de suero fisiológico o usar lágrimas artificiales para forzar al ojo a expulsar los cuerpos extraños. Para potenciar la acción de limpieza, podemos colocar una gasa a modo de parche y mantener el ojo cerrado hasta que notemos alivio.

Una mujer lavándose la cara con agua

¿Cómo se lavan los ojos?

Podríamos responder a esta pregunta diciendo simplemente: con delicadeza. Pero hay muchos detalles a tener en cuenta a la hora de lavarnos los ojos y es lo que vamos a explicar en los apartados siguientes:

Se pueden lavar con agua

Hace unos meses, una conocida «influencer» digo que el agua no hidrataba, bromas y burlas aparte, el agua hidrata el ojo, pero hay otras opciones más válidas. Aun así, el agua es el recurso más rápido cuando nos entra algo en el ojo, ya sea un insecto, un pelo, una pestaña, etc.

No podemos usar agua caliente, ni agua muy fría, mucho menos usar hielo en las zonas de las ojeras o los párpados. El agua debe estar a temperatura ambiente, ser agua potable, para lavar los ojos y la cara, las manos han de estar lo más limpias posibles, no usar jabón para limpiar los ojos, ni ningún tipo de gel, crema, perfume, ni gotas de limón mezcladas con agua. Solo agua sin más.

Suero fisiológico es la mejor opción

Este suero es la mar de barato y se venden en monodosis que siempre recomendamos tener algunos botecitos en el molso, la maleta, la guantera del coche u otros sitios al alcance de la mano para situaciones de polvo en los ojos, polen, pelos de animal, etc.

El suero fisiológico es una solución estéril de cloruro de sodio al 0,9% en agua que se introduce en el interior del ojo en forma de gotas. Lo curioso es que su concentración de sal es igual a la de nuestra sangre y es un recurso muy utilizado en la medicina.

Este suero es un producto inocuo, es decir, que no les produce daño a nuestros ojos, y es por esto por lo que recomendamos su uso para lavar los ojos siempre que lo necesitemos. Si tenemos alergias o conjuntivitis, es el aliado perfecto para nuestro día a día, ya que lo podemos usar tantas veces como necesitemos.

Si tenemos conjuntivitis u ojos irritados o malos, es común levantarse con legañas y con los ojos pegados. En ese caso, empapamos una gasa estéril en suero y masajeamos muy delicadamente el párpado para ir deshaciendo la costra e ir abriendo el ojo. Después, limpiamos con otra gasa toda la zona, hacemos algo de presión cerca del lagrimal y extraemos el extra de pus o infección y volvemos a limpiar con una gasa empapada en suero y, por último, unas gotas dentro del ojo.

Lavar los ojos con lágrimas artificiales

Lagrimas artificiales y colirios para hidratar

Si notamos que nuestros ojos están secos debemos hidratarlos rápidamente, y para ello lo mejor es usar lágrimas artificiales. De esta forma favorecemos la limpieza automática del ojo que este hace de forma natural constantemente.

Si nuestros ojos tienden a estar secos, no debemos usar suero fisiológico, ya que al, tener una concentración salina, resecan aún más el ojo. Por eso hay que usar las lágrimas artificiales. Si vemos que nuestros ojos se secan con bastante frecuencia, es hora de hacer una visita al oftalmólogo.

Un ojo seco es más propenso a infecciones, ya que no puede hidratarse y realizar su proceso de limpieza natural, por eso es tan buena idea cuidar nuestros ojos y adaptar el proceso a cada necesidad.

Toallitas especiales

Existen unas toallitas estériles que ya viene humedecidas y son perfectas para limpiar los ojos y el alrededor del ojo. Esto viene muy bien para las personas que tienen la piel grasa ya que se crean escamas y estas a veces entran en el ojo y pueden acumularse en el extremo del parpado obstruyendo así las glándulas sebáceas del ojo y, por ende, el globo ocular no puede hidratarse y limpiarse bien.

Debemos aclarar que estas toallitas son única y exclusivamente para uso externo, no deberíamos introducirla dentro del ojo, ya que podría provocar irritación.

Maquillaje y uso de desmaquillantes

Si tenemos ojos sensibles, debemos evitar, en la medida de los posible el uso de maquillajes, o al menos en lo que respecta a la zona del contorno de los ojos. También podríamos optar por usar productos especiales que sean de líneas de maquillaje naturales como, por ejemplo, rímel a base de agua de coco y productos similares que no dañan (tanto) los ojos.

Limpiar los ojos después del maquillaje requiere de productos especiales, no hacer excesiva presión en el globo ocular, no usar cosméticos irritantes, etc. SIEMPRE, y lo ponemos en mayúsculas, debemos desmaquillarnos, nada de dejarlo para mañana por pereza.

El maquillaje es de las principales causas de irritación, infecciones y conjuntivitis en ojos. La limpieza del parpado se debe hacer en dirección hacia la nariz, sin frotar ni ejercer presión y con la gasa, toallita o algodón muy empapado para facilitar la tarea.