Limpia tu lengua con los mejores limpiadores linguales

Limpiar la lengua es clave para la salud, y no solo nos referimos a la salud bucodental o el mal aliento, sino que mantener una correcta higiene en la zona de la lengua puede prevenirnos hasta de tener neumonía, enfermedades cardiovasculares, complicaciones en pacientes diabéticos, osteoporosis en la mandíbula, problemas de infertilidad o en el pesó del bebé, etc.

La lengua es un músculo esencial dentro de la boca y tiene funciones tan importantes como mantener la hidratación de la boca, humedecer la boca a partir de la segregación de saliva, percibir el sabor y la temperatura de los alimentos, permitir la vocalización en el lenguaje, etc.

A su vez, es un músculo en el que se acumulan miles de millones de bacterias tras cada comida, beso con lengua, agarrar algo con la boca, lamer alguna superficie o alimento, etc. La acumulación de todas esas bacterias pone en riesgo nuestra salud.

¿Cómo tiene que ser el cepillo para limpiar la lengua?

La lengua debe lavarse una vez al día, justo después del cepillado de dientes y, a ser posible, no usar el cepillo de dientes, ya que se trata de eliminar bacterias, no añadirnos más. Es por esto por lo que hemos querido mostrar los mejores cepillos linguales del mercado.

El cepillo perfecto existe y es aquel que tenga cada lateral del cabezal enfocado a un tiempo de limpieza, por ejemplo, por un lado, cerdas de goma y por el otro un raspador. El propio cabezal no hace falta que sea muy ancho y alargado, ya que eso producirá sensación de agobio y posteriores arcadas.

Siguiendo con el cabezal del cepillo para limpiar la lengua, no debe haber nada de vibración, ni pinchos, ni zonas afiladas y cortantes. La lengua es un órgano extremadamente sensible, a la vez de poderoso e imprescindible, lo mejor será que no lo dañemos. El mango debe ser grueso, de goma, ergonómico y antideslizante.

Lo correcto es no abusar de la limpieza, ya que podríamos dañar la capa protectora de la lengua. Tampoco debemos ejercer mucha presión, ni usar productos irritantes. Si vemos que nuestra legua está muy blanca, o tiene manchas, está sensible, hay heridas, es señal de que algo no está bien en nuestro organismo, ya que el aspecto de la lengua es un buen chivato sobre nuestro estado de salud.

Mejores opciones para limpiar la lengua

El mercado de los cepillos linguales ha crecido en los últimos meses por lo que decidir entre uno y otro se ha convertido en toda una aventura, y más si somos indecisos o no nos fiamos demasiado, ya que limpiar la lengua puede dar arcadas por falta de costumbre.

Arista Ayurveda

Una mujer con un raspador de lengua

Se trata de un limpiador de lengua con una zona metalizada para raspar. El cepillo entero es de cobre, seguro y libre de BPA, no daña al limpiar la lengua, el raspador no tiene huecos donde se puedan almacenar los restos, etc.

Además, al ser de cobre, este material tiene propiedades antibacterianas y una larga durabilidad. Es muy sencillo de usar ya que tiene dos mangos desde los que tenemos que tirar con suavidad para arrastrar toda la suciedad desde el fondo de la lengua a la punta.

Set de 3 limpiadores linguales

Set de 3 piezas para limpiar la lengua

A falta de uno, mejor son 3 cepillos de acero inoxidable para limpiar la lengua. Los 3 cepillos son en realidad, raspadores y cada uno de ellos sirve para un caso diferente.

El limpiador en forma de U es para limpiar desde el final de la lengua a la punta, el raspador Spoon tiene un cabezal grueso y un ángulo de 30º y facilita la limpieza interior de la lengua (parte central y donde se acumulan más restos) y, por último, el cepillo Hueco, con doble cara y es multiusos por lo que es el complemento ideal para nuestra higiene bucal fuera de casa.

Cepillo para la lengua

Un cepillo para limpiar la lengua

Este modelo en concreto es el que usamos nosotros, ya que el tema metal, cobre y acero inoxidable no nos daba mucha confianza, así que decidimos este de plástico que vienen 3 unidades, cada una de un color, y que tiene un tamaño perfecto que no da arcadas, la lengua la deja bien limita y son muy fáciles de limpiar.

Eso sí, recomendamos guardarlo bien y cambiarlo cada 2 meses o menos si lo usamos todos los días tal y como recomiendan los expertos. Tienen un solo cabezal, pero con dos funciones diferentes. Ambos son raspadores, solo que uno es más sutil que el otro.

Raspador de lengua

Raspadores ovalados para limpiar la lengua

Este raspador, o al menos es esa forma ovalada, es de los más comunes, de hecho, al inicio de esta revolución por la limpieza de la lengua eran los que más se vendían porque fueron de los primeros diseños, son muy cómodos y versátiles porque aprovechan sus dos caras para incluir dos raspadores diferentes.

Este tipo de limpiadores son muy eficientes (por eso están en este listado), pero tienen algo negativo y es el motivo por el que nosotros no lo elegimos, y es que obligan a abrir mucho la boca y al ser tan ancho pueden dar sensación de agobio y posteriores arcadas.

Orabrush

Un cepillo de cilicona para limpiar la lenguaUn cepillo de silicona para limpiar la lengua con delicadeza y, a su vez, incluye un accesorio en la parte superior que hace las veces de raspador. Nosotros recomendamos empezar la limpieza con in cepillo lingual de silicona y cuando ya hayamos cogido el hábito y ya no nos de fatiga pasar al raspador.

Podemos intercalar ambos, es decir, unos días uno y otros días otro, o, para una limpieza más profunda, empezar con el cepillo lingual de silicona y terminar de limpiar la lengua con el raspador.

El raspador lo bueno que tiene es que con un simple movimiento nos traemos hacia fuera toda la suciedad, sin embargo, con el cepillo debemos frotar un poco y tener más paciencia, ya que la limpieza se ralentiza y no es tan eficaz.

Cepillo lingual 2 en 1

Un cepillo con doble cabezal para limpiar la lengua

Cuando se trata de un cepillo para limpiar la lengua es muy común ver que se aprovechan los dos lados del mismo cabezal. En esta ocasión tenemos un lateral que hace la función de raspador de lengua y en la otra cara, tenemos cerdas de plástico para cepillar y limpiar la lengua.

Nos gusta el concepto, y creemos que puede ser muy útil, además para limpiar los laterales de la lengua, pero puede que ese cepillo con cerdas de plástico nos haga más cosquillas que otra cosa…

Raspador de lengua de acero inoxidable

Un raspador para limpiar la lengua de acero inoxidable

Un pack que trae dos unidades de raspadores de acero inoxidable perfectos para limpiar la lengua a diario. Tienen un mango ancho por lo que facilita el agarre. Además, la zona de limpieza también en amplia y algo ovalada y gracias a su forma, se consigue abarcar todo el ancho de nuestra lengua, por lo que solo bastará unas 3 pasadas para dejar la lengua bien limpia.

Recordemos que cada vez que arrastremos el limpiador por la lengua debemos enjugarlo bajo el grifo. Hay quienes usan un gel específico para limpiar la lengua, pero si es nuestra primera vez, debemos empezar solo con cepillo de silicona y después pasar al raspador, y, por último, pasar al raspador con pasta específica.

Los productos de este artículo llevan un enlace afiliado que aporta a LifeStyle una pequeña comisión. Estos productos no guardan ninguna relación comercial con las marcas ni con Amazon, han sido seleccionados por los redactores por pertenecer a la temática.