¿Cómo tratar el herpes labial de forma natural?

En algún momento de la vida, tanto niños como adultos pueden manifestar la aparición de un herpes labial. Suele aparecer en episodios de fiebre y defensas bajas, pero es difícil controlar su manifestación.

El herpes labial son ampollas rojas llenas de líquido que se forman cerca de la boca o en otras zonas de la cara. En algunos casos más raros, pueden aparecer en los dedos, la nariz o el interior de la boca. Normalmente, están agrupados en parches y pueden durar dos semanas o más.

El virus común llamado herpes simple causa herpes labial. Es posible que se transmita de una persona a otra a través del contacto cercano, como los besos. Las llagas son contagiosas incluso cuando no son visibles. Hasta ahora no se le conoce cura y es posible que vuelva a aparecer sin previo aviso.

¿Qué causa el herpes labial?

El herpes labial está causado por el virus del herpes simple. Hay dos tipos de virus: tipo 1 (HSV-1), que generalmente causa herpes labial, y el simple tipo 2 (HSV-2), que normalmente causa herpes genital. Las llagas reales son similares en apariencia en ambos casos del virus. También es posible que el VHS-1 cause llagas en los genitales y que el VHS-2 cause llagas en la boca.

El herpes labial visible es contagioso, pero se puede propagar incluso cuando no es visible. Puedes contraer el virus del herpes simple al entrar en contacto con personas que tengan el virus. Esto puede suceder al dar besos, compartir cosméticos o comida. El sexo oral puede propagar tanto el herpes labial como el herpes genital.

Una vez que contrae el virus, no se puede curar, pero se puede controlar. Cuando las llagan hayan sanado, el virus permanece inactivo en tu cuerpo. Esto significa que pueden aparecer nuevas en cualquier momento cuando el virus se reactive. Algunas personas con el virus informan brotes más frecuentes cuando su sistema inmunológico está débil, como durante una enfermedad o momentos de estrés.

Síntomas más habituales

Lo más normal es notar una sensación de hormigueo o ardor en los labios o la cara varios días antes de que se desarrolle un herpes labial. Este es el mejor momento para comenzar el tratamiento. Una vez que se forma la llaga, verás una ampolla roja elevada llena de líquido. Por lo general, será doloroso y sensible al tacto, e incluso puede haber más de una llaga presente.

Su duración puede ser de hasta dos semanas y será contagioso hasta que forme una costra. Es posible que en los casos del primer herpes labial no aparezca hasta 20 días después de contraer el virus. También puedes experimentar otros síntomas durante un brote, como pueden ser fiebre, dolores musculares o ganglios linfáticos inflamados.

Es necesario llamar a un médico de inmediato si presenta algún síntoma en los ojos durante un brote de herpes labial. El virus puede provocar una pérdida permanente de la visión si no se trata con prontitud.

Este tipo de afección labial tiene diferentes etapas. Es importante prestar atención a cada una de ellas para saber en qué punto de encuentra el herpes. Lo habitual es que se pase por cinco etapas:

  • Etapa 1. El hormigueo y la picazón ocurren aproximadamente 24 horas antes de que salgan las ampollas.
  • Etapa 2. Aparecen ampollas llenas de líquido.
  • Etapa 3. Las ampollas revientan, supuran y forman llagas dolorosas.
  • Etapa 4. Las llagas se secan y forman costras causando picazón y grietas.
  • Etapa 5. La costra se cae y el herpes labial se cura.

niña con herpes labial

Factores de riesgo que influyen en el herpes labial

Según los expertos, el 90 por ciento de los adultos en todo el mundo dan positivo en la prueba del virus del herpes simple tipo 1. Una vez que tiene el virus, ciertos factores de riesgo pueden reactivarlo, como:

  • Infección, fiebre o un resfriado
  • Exposición al sol
  • Estrés
  • VIH / SIDA o un sistema inmunológico debilitado
  • Menstruación
  • Quemaduras severas
  • Eccema
  • Quimioterapia
  • Trabajo dental

Todos corremos el riesgo de contraer un herpes labial si entramos en contacto con el líquido de un herpes labial al besar, compartir alimentos o bebidas o compartir artículos de cuidado personal, como cepillos de dientes y maquinillas de afeitar. Al entrar en contacto con la saliva de alguien que tiene el virus, podemos contraer el virus, incluso si no hay ampollas visibles.

La primera vez que se contrae el herpes simple puede causar síntomas y complicaciones más graves, ya que el cuerpo aún no ha desarrollado una defensa contra el virus. Las complicaciones son raras, pero pueden ocurrir, sobre todo en niños pequeños. Es importante que se acuda al médico inmediatamente si experimentamos fiebre alta o persistente, dificultad para respirar o tragar, y ojos enrojecidos e irritados con o sin secreción.

Es más probable que aparezcan complicaciones en personas que tienen eccema o una afección que debilita el sistema inmunológico, como el cáncer o el SIDA. También, los trabajadores de la salud, como dentistas, higienistas dentales y terapeutas respiratorios, corren el riesgo de desarrollar panadizo herpético debido al contacto con la boca de las personas.

mujer con herpes labial

¿Cómo tratar el herpes labial?

Hasta ahora no se ha descubierto una cura para este tipo de herpes, pero algunas personas con el virus del herpes simple rara vez tienen brotes. En el caso de desarrollarlo, hay varias formas de tratarlo.

Ungüentos y cremas

Cuando el herpes de los labios se vuelve molesto, es posible que puedas controlar el dolor y promover la curación con ungüentos antivirales. Los ungüentos tienden a ser más efectivos si se aplican tan pronto como aparecen los primeros signos de una llaga. Deberán aplicarse de cuatro a cinco veces al día durante cuatro a cinco días.

A pesar de ser tratamientos de venta libre, es necesario que un experto en la salud analice tus síntomas para determinar que realmente padeces un herpes de este tipo. Pueden existir otras afecciones similares que provoquen síntomas parecidos.

Medicamentos

El herpes labial también se puede tratar con medicamentos antivirales orales, como aciclovir, valaciclovir y famciclovir. Estos medicamentos están disponibles solo con receta médica, por lo que es necesario acudir a la consulta y que un especialista los recete.

El médico puede indicar que tomes medicamentos antivirales con regularidad si experimentas complicaciones con el herpes labial o si tus brotes son frecuentes.

Remedios caseros para el herpes labial

Los síntomas pueden aliviarse aplicando hielo o paños empapados en agua fría sobre las llagas. Los tratamientos alternativos para el herpes incluyen el uso de bálsamo labial que contenga extracto de limón. La ingesta regular de suplementos de lisina se asocia con brotes menos frecuentes para algunas personas.

El aloe vera, el gel refrescante que se encuentra dentro de las hojas de la planta de aloe, puede aliviar el herpes labial. Se recomienda aplicar el gel o bálsamo labial de aloe vera en un herpes labial tres veces al día. En el caso de la vaselina, no curará necesariamente un herpes, pero puede aliviar el malestar. Además, también sirve como barrera protectora contra irritantes externos.

Recuerda aplicar siempre remedios caseros, cremas, geles o ungüentos sobre el herpes labial con un hisopo de algodón limpio o una bola de algodón.

¿Cómo evitar la propagación del herpes?

Para evitar contagiar el herpes labial a otras personas, debes lavar las manos con frecuencia y evitar el contacto de la piel con otras personas. Asegúrate de no compartir artículos que toquen la boca, como bálsamo labial y utensilios de comida, con otras personas durante un brote.

Puedes ayudar a prevenir la reactivación del virus del herpes conociendo cuáles son los desencadenantes y tomando medidas para prevenirlos. Algunos consejos de prevención son:

  • Si tienes herpes labial cuando estás bajo el sol, aplica un bálsamo labial de óxido de zinc antes de absorber algunos rayos.
  • Si aparece un herpes cada vez que estás estresado, practica técnicas de control del estrés como la meditación y el diario.
  • Evita besar a cualquier persona que tenga un herpes labial y no practiques sexo oral con alguien que tenga herpes genital activo.
  • Evita cualquier golpe en la boca o zona afectada.