¿Tienes una funda dental? Te decimos cómo limpiarla

Las fundas dentales, también conocidas como retenedores, férulas y post ortodoncia, tienen que limpiarse de cierta forma para que no transmitan bacterias a nuestra boca y duren lo máximo posible sin dañarse ni deformarse. Es por esto, que vamos a explicar cómo limpiarlas en menos de 1 minutos y dejarlas como nuevas.

La boca es el principio de nuestro sistema digestivo, todas las bacterias e infecciones pueden pasar al flujo sanguíneo y alojarse en el corazón provocando problemas graves de salud e incluso la muerte en los peores casos. Es algo que poca gente sabe, y nosotros queremos refrescar la memoria y volverlo a recordar.

La higiene bucodental es muy importante, de hecho, de media, deberíamos lavarnos los dientes tras cada comida, mínimo 3 veces al día, con una pasta rica en flúor, un enjuague bucal adecuado, usar hilo dental y también limpiar nuestra lengua.

Muchas veces nos han dicho que el agua hirviendo es la mejor solución para matar bacterias y es cierto, pero lo es para la comida o para instrumentos de cocina. También es bueno para desinfectar biberones, tetinas, chupetes, y demás, pero no para este tipo de fundas o férulas dentales. Normalmente es un plástico resistente, pero no apto para altas temperaturas, ya que puede deformarse y ya no nos encajaría en la boca y tendríamos que volver a pagar una nueva, y baratas no son.

Cepillo de dientes

El cepillo de dientes es nuestro mejor aliado. Lo usaremos en todos los consejos de limpieza para nuestro retenedor dental o férula. Lo que haremos será usar un cepillo de dientes nuevo, no el mismo que usamos para nuestra boca, y con pasta de dientes limpiamos el interior y exterior de la funda dental.

Después la enjuagamos en agua tibia y la guardamos en la caja que también debe ser limpiada una vez al día. Sin embargo, la funda transparente debemos limpiarla mínimo dos veces al día y siempre hay que lavarse los dientes antes de colocarla.

Podemos hacer excepciones, como los días que comemos fuera de casa, pero que sean pocas excepciones, ya que esas bacterias podrán crear mal olor de aliento, caries y otros daños en la boca.

Jabón neutro sin olor

Muchos pensaremos que mejor el olor, pero es que el jabón de por sí tiene sabor y los hay perfumados. Si nos ponemos eso perfumado en nuestra boca, puede crearse una mezcla de olores y sensaciones algo desagradable. Por eso siempre mejor jabón neutro y sin olor, para ir sobre seguro.

Para limpiar con jabón podemos usar nuestros dedos o un cepillo de dientes que previamente haya sido lavado. No recomendamos usar nuestro cepillo de dientes, ya que sería un extra de bacterias no recomendadas.

Humedecemos el cepillo dental y ponemos jabón en la funda transparente, frotamos con delicadeza y después enjuagamos con agua tibia hasta retirar todos los restos de jabón y espuma. Lavamos el cepillo y nos colocamos la férula o la ponemos dentro de su estuche, el cual siempre debe estar limpio y seco.

Férula dental

Cloro diluido en agua

Algunos profesionales dan la idea de diluir cloro en el doble de agua y rociarlo por la funda y restregar suavemente con un cepillo dental o con nuestros propios dedos. Hay que tener cuidado, ya que, si la férula no es de buen material, con el tiempo, y el uso del cloro, podría verse afectada.

Lo mejor es preguntar a nuestro dentista qué método nos recomienda él para que nuestra funda transparente nos dure unos cuantos años en las mejores condiciones y posibles. Él tiene experiencia y seguro que muchos de sus pacientes han cometido errores que nosotros nos podemos ahorrar.

Otro inconveniente de este método para limpiar nuestra funda dental, es que no es apta para que lo haga un niño, o alguna persona con piel sensible o alguna afección atípica que, al entrar en contacto con el cloro, pueda emporar como heridas, dermatitis, alergias, ronchas, granitos, etc.

Limpiador de dentaduras

En el mercado existen infinidad de limpiadores de dentaduras postizas. Damos esta opción, porque hay muchas personas a las que les da un poco de tirria coger con sus manos una dentadura o una funda dental.

Es cierto que siempre va a quedar más limpio si frotamos con un cepillo de dientes y con pasta dentífrica o jabón, que si dejamos la funda transparente sumergida en líquido limpiador. Mejor eso, a no limpiarla también es cierto. Otra opción es pedir a una tercera persona que la limpie por nosotros.

Por eso nosotros abogamos más por los otros consejos de limpieza anteriores. Aun así, ponemos la pastilla efervescente en el agua e introducimos la férula entre 5 y 10 minutos. Después la sacamos, escurrimos y secamos y la colocamos o guardamos en su estuche correspondiente.

Otros consejos

Para mantener nuestra férula dental el máximo tiempo posible y en las mejores condiciones posibles, hay que tener en cuenta una serie de consejos y por supuesto, manipularla lo mínimo posible para extender su vida útil.

  • No usarlo para comer o beber, salvo beber agua.
  • Guardarlo siempre en su caja.
  • Lavar la caja a diario y secarla para que no crie bacterias por la humedad.
  • No usar productos corrosivos.
  • Si está rota cambiarla por una nueva.
  • Si se amarillea hay que cambiarla.
  • No usar agua hirviendo.
  • No ejercer mucha fuerza al limpiar.
  • Vigilar que los niños cumplen con la limpieza, y si son muy pequeños que lo realice un adulto.
  • Hay que manipular la férula con delicadeza.
  • Debemos guardarla siempre bien seca, para que no proliferen las bacterias. Si al abrir el estuche huele mal, es que hay bacterias y tenemos que limpiar todo a conciencia.
  • No compartir la férula con nadie.
  • No usar papel higiénico o servilletas para secarlas porque deja restos de celulosa.
  • Evitar limpiarla con ropa usada, toallas usadas, toallitas húmedas, etc.

Hay métodos caseros que suelen usar muchas personas, pero nosotros no los recomendamos al 100%, como, por ejemplo, usar vinagre, agua oxigenada, lejía diluida en agua, zumo puro de limón, detergente de lavavajillas, etc.

¡Sé el primero en comentar!