¿Por qué no se debe explotar una espinilla?

Hay sensaciones encontradas en cuanto a explotar espinillas. Algunos piensan que es extremadamente satisfactorio eliminar granitos, mientras que a otros les provoca repulsión. Sí, hacer estallar una espinilla o un gran punto negro es tentador, pero cualquier dermatólogo nos dirá que apretar la piel es una mala idea.

El problema es que hacer estallar no eliminará el problema de las espinillas. De hecho, pellizcar la cara puede empeorar las cosas. El acné es un trastorno inflamatorio de la piel que ocurre cuando las glándulas sebáceas se obstruyen con exceso de grasa y células muertas de la piel, atrapando bacterias en los poros. Este proceso produce una respuesta inflamatoria, que resulta en el desarrollo de granos que contienen pus.

Olores de las espinillas al explotar

Es posible que no nos hayamos dado cuenta si tan solo tenemos algunas espinillas de forma ocasional. Pero lo cierto es que cuando se exprime un grano y liberamos el pus (mezcla de bacterias, sangre y restos), a veces se puede emitir un olor desagradable o extraño. Este olor es simplemente el subproducto de las bacterias que se alimentan del aceite de la piel.

Y aunque una mancha apestosa ocasional no es infrecuente ni es motivo de alarma, algunos aromas, como los que comentamos a continuación, pueden indicar problemas cutáneos más graves si ocurren con frecuencia.

Olor a queso

Si tenemos acné con olor a queso, probablemente se deba a un quiste epidermoide, una protuberancia no cancerosa debajo de la piel. La piel está formada por una capa delgada de células que el cuerpo arroja. Un quiste epidermoide se forma cuando estas células se mueven más profundamente en la piel y se multiplican en lugar de desprenderse. Los quistes epidermoides también pueden desarrollarse debido a una lesión o irritación.

Estos quistes suelen tener una sustancia amarilla espesa compuesta de la proteína queratina, que es secretada por las células epidérmicas. Y, a veces, este líquido sale del quiste y dará un olor a queso.

Mientas que los quistes epidermoides son generalmente inofensivos y sin dolor, pueden inflamarse o infectarse, y en casos raros, pueden provocar cáncer de piel. Si el quiste se enrojece, se hincha o se vuelve sensible, debemos preguntar a un dermatólogo, quien puede optar por tratarlo con inyecciones antiinflamatorias, drenar el quiste o extirparlo por completo.

Olor a huevo podrido

El pus con olor sulfuroso puede ser un signo de acné conglobata, una forma rara de acné noduloquístico que ocurre cuando los quistes grandes y dolorosos se conectan profundamente debajo de la piel. El acné conglobata es una afección cutánea grave, que también puede causar cicatrices visibles y desfigurantes.

El primer signo de acné conglobata son múltiples nódulos inflamados, que están llenos de pus que pueden tener un olor fétido, como huevos podridos. Para tratar este tipo de acné severo, debemos consultar a un dermatólogo. Un médico puede recetar retinoides, esteroides o antibióticos para ayudar a controlar los síntomas.

Olor a cebolla o ajo

Si una espinilla emana un aroma a cebolla o ajo, podemos culpar a las bacterias. Los granos están llenos de pus, que son esencialmente glóbulos blancos muertos que brindan un festín a las bacterias infestantes. Estas bacterias son en su mayoría anaeróbicas (lo que significa que no necesitan oxígeno para sobrevivir) y generan sus propios compuestos de azufre a medida que crecen.

Es por eso que cuando explotamos un granito infestado con este tipo de bacterias anaeróbicas, podemos notar un olor a ajo o cebolla, cuya característica esencia (y sabor) proviene de la presencia de compuestos que contienen azufre.

Aunque no es poco común, si persiste el olor de los poros, podríamos ir al dermatólogo para discutir los tratamientos del acné.

formas de explotar espinillas

Consecuencias de reventarlas

Cualquier dermatólogo recomienda que no se revienten los granos. No solamente aumentaremos las probabilidades de dejar marcas en la piel, sino que también suponen un peligro para las infecciones cutáneas.

Enrojecimiento e hinchazón

Hacer estallar, pellizcar y manipular un grano puede irritarlo y hacer que se rompa debajo de la piel Esto suele desencadenar una respuesta inflamatoria y produce más enrojecimiento e hinchazón.

En otras palabras, romper la imperfección puede agrandarla y puede alargar el tiempo que tarda la lesión en aclararse. Es decir, lo contrario de lo que queremos. Y, aunque nos moleste ver la cabeza del grano blanquecina, suele ser mejor que tener la piel roja e inflamada.

Contraer una infección

Hacer estallar un grano puede causar un trauma en la piel, lo que puede crear una entrada para las bacterias malas. Una vez que las bacterias atraviesan el portal de la piel rota, pueden empeorar la inflamación o iniciar una infección. Aunque es menos común, en casos severos, esto puede incluso conducir a un absceso (una bolsa dolorosa de pus) o celulitis (una infección bacteriana de la piel que causa una erupción roja e hinchada que está caliente al tacto).

De hecho, si no se trata, una infección de celulitis puede viajar a los ganglios linfáticos y al torrente sanguíneo, lo que puede poner en peligro la vida y requerir asistencia médica inmediata. No obstante, al hablar de las comunes espinillas de la cara, no deberíamos alarmarnos en este tipo de infecciones.

Causar cicatrices

Toda la premisa detrás de hacer estallar una espinilla es hacer que desaparezca más rápido. Pero, irónicamente, pellizcarse la pústula puede dejar una marca duradera. Hacer estallar un grano empeora la inflamación y aumenta la probabilidad de que el acné deje cicatrices.

La inflamación puede descomponer el colágeno y provocar una mayor producción de pigmento en la piel. Este proceso produce cicatrices de acné atróficas e hiperpigmentación posinflamatoria (parches o manchas oscurecidas en la piel). Además, si tomamos el sol con espinillas reventadas, es habitual que se queden manchas.

Alternativas para no explotarlas

Hay ciertos tipos de imperfecciones que nunca debemos intentar hacer estallar. Incluyen forúnculos, acné quístico y granos que se encuentran debajo de la superficie de la piel. Si no podemos ver una espinilla o un punto negro visible en un grano, es probable que no podamos reventarlo de todos modos.

En el intento de reventar una espinilla que no está lista para abrirse, corremos el riesgo de exponer las capas internas de la piel a bacterias y otros irritantes. Esto puede hacer que la espinilla tarde más en sanar, lo que da como resultado otras espinillas e incluso cicatrices permanentes en la cara.

Probar los tópicos

Para evitar los efectos secundarios no deseados, lo más recomendable es eliminar la aparición de granos. Podemos pensar en probar medicamentos para el acné y tópicos que ayudarán a prevenir y tratar el problema con los granos. Los tópicos que contienen peróxido de benzoilo y ácido salicílico pueden ayudar a calmar la inflamación y reducir las lesiones del acné.

Y si resulta difícil resistirnos a tocar una pústula, podemos usar un parche para espinillas en vez de tocarlas con las manos. Se recomienda comenzar con un producto que tenga una baja concentración de peróxido de benzoilo como ingrediente activo.

Ir a un dermatólogo

Si las espinillas son un problema persistente, deberíamos consultar a un dermatólogo certificado para que pueda evaluar la situación de la piel. Además de recetar medicamentos para combatir el acné, los dermatólogos también pueden emplear algunas estrategias para reventar un grano de manera segura, como las siguientes técnicas:

  • Extracción: El médico utiliza instrumentos estériles para eliminar puntos negros y blancos.
  • Los corticosteroides: El médico inyecta una un grano con un corticosteroide, lo que acelera el proceso de curación del acné, quistes o nódulos dolorosos profundos y reduce el riesgo de cicatrices.
  • Incisión y drenaje: Un médico utiliza una aguja estéril o cuchilla quirúrgica para cortar abierto un grano, quiste o nódulo y vaciar el contenido.

Pero si insistimos en hacer estallar las espinillas en casa, los dermatólogos desaconsejan hacerlo ya que existe una forma más segura de hacerlo si simplemente no podemos resistir el impulso.

explotar granos con olor

¿Cómo estallar una espinilla?

La forma más segura de deshacernos de un grano es esperar a que pase. Las espinillas rodean a las bacterias que quedan atrapadas en las capas de la piel. Hacer estallar un grano libera esas bacterias en la cara. La piel sabe cómo curar un grano mejor que nosotros. Si vamos a reventar un grano, se recomienda seguir algunas pautas que serán más seguras para la piel.

  1. Lavar las manos. Siempre hay que higienizarse con agua y jabón antes de tocar la piel. Esto reducirá las posibilidades de que la suciedad, los desechos o las bacterias entren en la piel y causen una infección. Si estamos utilizando un extractor de comedones, una herramienta de mano con un círculo hueco en el extremo que está diseñada específicamente para eliminar puntos negros y puntos blancos, debemos asegurarnos de esterilizar también el instrumento.
  2. Aplicar una compresa tibia (o tomar una ducha caliente) antes. Esto ayuda a suavizar y preparar la piel para la extracción.
  3. El uso de un pañuelo de papel limpio es importante para presionar suavemente la piel alrededor de la espinilla. Nunca debemos usar las uñas para apretar. Esto puede rayar inadvertidamente la superficie de la piel, creando una entrada conveniente para las bacterias que causan infecciones.
  4. No aplicar demasiada presión. Si estamos tratando de hacer estallar una espinilla, pero lo hacemos con una ligera presión, lo más probable es que vayamos demasiado profundo y no sea agresivo. La presión fuerte contribuirá a aumentar la inflamación y el enrojecimiento.
  5. Aplicar una gota de una crema antibiótica tópica. Esto ayudará a evitar infecciones en la zona.
¡Sé el primero en comentar!