¿Es malo dormir con maquillaje?

¿Es malo dormir con maquillaje?

Carol Álvarez

Al despertar después de una noche larga o de fiesta, es posible darnos cuenta de las ojeras oscuras y borrosas, piel de color desigual y tal vez un poco de lápiz labial corrido por los labios. Es muy habitual dormir con maquillaje, pero sabemos que no es lo mejor para la piel.

Quedarnos dormidas de vez en cuando sin lavar la cara no arruinará el cutis. Sin embargo, es posible notar los efectos si se convierte en un hábito regular.

Principales riesgos

Está claro que dormir con maquillaje en la cara o en los ojos no es lo más recomendable para la piel. No desmaquillar la cara puede tener graves consecuencias.

Envejecimiento prematuro

Ser perezosas con la eliminación del maquillaje puede provocar el envejecimiento prematuro y la degradación del colágeno. Dormir con maquillaje no es una buena idea. El maquillaje puede atrapar la suciedad y los contaminantes ambientales dentro de la piel, y este tipo de estrés ambiental puede provocar un aumento de los radicales libres que pueden causar mutaciones en el ADN, degradación del colágeno y, con el tiempo, puede provocar un envejecimiento prematuro.

Además, obstruye los poros causando brotes, reseca la piel causando enrojecimiento y sensibilidad, y acelera el proceso de envejecimiento que conduce a la aparición de arrugas prematuras.

No quitarnos el maquillaje antes de ir a la cama significa que se pega a la cara. A pesar de lo maravilloso que es el maquillaje, si no se elimina correctamente antes de dormir, puede provocar una descomposición del colágeno. Si el colágeno no se puede producir correctamente, significa que la piel envejece más rápido de lo que se supone que debe hacerlo; al secarse, se crean más arrugas.

Brotes de acné

Probablemente nos hayamos despertado con uno o dos brotes (o varios) después de dormir con la cara llena de maquillaje, y no es coincidencia. El uso prolongado de maquillaje durante el sueño también puede obstruir los poros y provocar acné.

Nuestra piel nunca deja de funcionar. La piel está compuesta de agua, proteínas, lípidos y diferentes minerales y sustancias químicas. También está cubierta de poros, lo que nos permite sudar y secretar sebo, un lubricante natural que hidrata la piel y elimina las células muertas de la piel y otros irritantes de nuestros poros. Cuando aplicamos maquillaje, bloqueamos los poros para que no liberen sebo, lo que puede conducir a poros visiblemente más grandes y acné con el tiempo.

Además, la presión de la cara sobre una almohada puede moler el maquillaje en los folículos pilosos, lo que provoca que los poros se obstruyan con acné.

Tez Seca

Dormir a largo plazo con maquillaje también puede interferir con el proceso natural de desprendimiento o exfoliación de la piel. Esto puede resultar en una tez más opaca, seca y áspera.

La piel húmeda, brillante, suave y tersa suele ser un rasgo deseado. Nuestra piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y realiza funciones vitales para nuestro cuerpo, como secretar sudor, excretar lípidos, curar heridas y regular el calor.

Por lo tanto, es imperativo que lo limpiemos y lo exfoliemos regularmente y ¡no nos durmamos con nuestro maquillaje! Los poros obstruidos y los puntos negros, también conocidos como comedones, se forman cuando las células muertas de la piel, el aceite y el maquillaje quedan atrapados en los poros y sofocan la piel. Estos poros obstruidos son el precursor de brotes similares al acné y hacen que la piel se vea opaca y sin vida.

Ojos inflamados y piel irritada

Limpiar suavemente la piel ha sido un factor clave para reducir la propagación de bacterias, virus y hongos dañinos. El maquillaje de ojos, especialmente la máscara de pestañas, puede albergar patógenos dañinos que pueden provocar inflamación e infecciones tanto dentro como alrededor de los ojos. Una rutina de limpieza diaria también puede ayudar a reducir la contaminación del propio maquillaje.

El maquillaje de ojos puede obstruir las glándulas sebáceas de las pestañas y hacer que se inflamen. Los ojos hinchados e irritados también pueden ser el resultado de dormir con maquillaje. El maquillaje de ojos, como las sombras, los delineadores de kohl y el rímel, deben lavarse todas las noches antes de acostarse. De lo contrario, el área de los ojos responderá hinchada y enrojecida.

Pestañas rotas y orzuelos

Otro resultado negativo de dormir sobre el maquillaje de los ojos, como el rímel y el delineador, es que el producto puede rozar las pestañas y provocar que se quiebren. Por eso es importante quitárselo todo. Si no nos quitamos correctamente el maquillaje de los ojos, las pestañas se rompen. Usaremos un desmaquillante suave. Las pestañas lo agradecerán.

Dormir con rímel puesto no solo puede hacer que las hermosas pestañas se vuelvan quebradizas y se rompan, sino que también puede obstruir los folículos de las pestañas y crear orzuelos.

mujer que va a dormir con maquillaje

Qué hacer si te quedas dormido con maquillaje

Si nos acostamos sin lavar la cara, debemos tener como prioridad quitar el maquillaje tan pronto como podamos a la mañana siguiente. Ayuda a deshacerse de cualquier acumulación, aceite o residuo del día anterior. Además, comenzar el día con la cara limpia y el maquillaje fresco se siente mejor.

Es recomendable seguir los siguientes pasos para deshacernos de toda la suciedad y controlar cualquier irritación ocular:

  1. Quitar las lentillas. Si también dormimos con las lentillas, las sacaremos antes de comenzar a quitar el maquillaje. Nos aseguraremos de lavarse las manos primero, para evitar que las bacterias de los dedos entren en contacto con los ojos.
  2. Desmaquillar con bálsamo limpiador o agua micelar. Un desmaquillador específico ayudará a deshacer suavemente los cosméticos a base de aceite, lo que facilitará el lavado completo sin irritar aún más la piel. Es importante ser suave y evitar exfoliaciones fuertes o frotar la piel con fuerza, ya que esto puede causar irritación y alterar la barrera de la piel. Las toallitas desmaquillantes está bien usarlas de vez en cuando si no tenemos otras opciones, pero intentaremos de no utilizarlas con regularidad.
  3. Lavar la cara. Tras una primera pasada con el desmaquillador, lavaremos el rostro con un limpiador suave a base de agua para eliminar cualquier residuo sobrante. Después de enjuagar, daremos palmaditas, sin frotar, con una toalla limpia. Una toalla ya usada puede devolver los residuos a la cara.
  4. Calmar los ojos. Dormir con maquillaje puede dejar los ojos rojos, rosados ​​o irritados. Si ese es nuestro caso, enjuagaremos los residuos persistentes en el ojo con un colirio de solución salina estéril. Usar lágrimas artificiales a lo largo del día debería ayudar a aliviar el enrojecimiento. Si los ojos están hinchados o pican, aplicaremos una compresa fría para ayudar a reducir la inflamación.
  5. Lavar la funda de almohada. Existe una buena posibilidad de que los restos de aceite y maquillaje de tu rostro se transfirieran a las fundas de tus almohadas mientras dormimos. Para evitar que la suciedad regrese a la piel, cambiaremos las fundas de las almohadas.
¡Sé el primero en comentar!