Llevar a cabo una limpieza diaria de la piel, es imprescindible para que ésta luzca saludable y vital. Es un hábito diario que cuesta llevar a cabo a muchas personas. Sin embargo, tiene más importancia de la que crees. Te contamos por qué deberías limpiar tu rostro cada día.

¿Por qué es importante limpiar el rostro a diario?

Estamos cansados de escuchar que tenemos que limpiar la piel del cutis todos los días. No obstante, hay a quienes les supone un paso innecesario dentro de su rutina. Muchas mujeres creen que, el hecho de no maquillarse, las abstiene de tener que eliminar suciedad de la cara. Sin embargo, no es solo el maquillaje lo que hay que eliminar, sino partículas de suciedad ocasionadas por la polución, el tabaco, el polen, productos cosméticos… Es probable que, al mirarte al espejo, observes que tu piel está libre de impurezas, sin embargo, hay más de lo que tus ojos son capaces de percibir.

Después de un largo y ajetreado día de trabajo, y/o estudio, y entrenamiento, es normal que te dé pereza realizar ciertos cuidados, pero debes concienciarte de la importancia de llevarlos a cabo. Y es que la higiene fácil es imprescindible para la salud de la piel. Si no eliminamos la suciedad, imperceptible para la vista, ésta se va acumulando en los poros y acaban tapándose. Esto ocasiona una piel deshidratada, apagada, sin brillo, con falta de nutrición e, incluso, más arrugada. Así, podemos acelerar le proceso de oxidación del rostro y su posterior envejecimiento.

Algunos consejos para una piel limpia

Intenta no tocarte la cara durante el día. Muchas veces sin darnos cuenta pasamos nuestras manos por la piel del rostro y, si éstas no están bien limpias, estaremos llevando suciedad; lo cual puede provocar un aumento de la cantidad de bacterias y ocasionar la aparición de manchas, puntos negro y granitos.

Intenta encontrar los productos adecuados, cuyos componentes no resulten demasiado agresivos para tu rostro. Debes prestar especial atención a este punto, en caso de tener la piel sensible.

Es recomendable limpiarlo dos veces al día, mañana y noche, especialmente si tienes la piel grasa. De esta manera, evitarás su acumulación en el rostro. Si tu piel presenta acné, debes asegurarte de limpiarla correctamente. Si tu piel es seca, profundiza más en la limpieza nocturna y, por la mañana, ponte agua termal en spray.