Una sonrisa es la mejor carta de presentación. Por ello conviene cuidarla y lograr que ésta resulte bonita y agradable. Además, la falta de seguridad en nuestra boca y dientes, puede hacer que sonriamos menos. Nada debería hacer desaparecer esa curva de felicidad en nuestro rostro.

Consejos para mejorar tu sonrisa

Cuidado con ciertos hábitos

Hay algunos hábitos que resultan muy nocivos para la apariencia de nuestra sonrisa. Fumar, por ejemplo, ensucia mucho la dentadura. Los pigmentos del tabaco se quedan adheridos a la superficie de los dientes y ennegrece su color. Los mismo ocurre con el café y, si unimos ambos, la mezcla es explosiva. Otros alimentos o sustancias que pueden ensuciar tus dientes son el té, el vino, algunas salsas o las bebidas azucaradas.

La tensión también se manifiesta en la dentadura

Muchas personas padecen bruxismo y algunas ni lo saben. Se trata de ese rechinar los dientes, sobre todo mientras dormimos. Esto se debe a la tensión y el estrés generalmente. El bruxismo desgasta el esmalte y debilita los dientes. Si sospechas que puede ser tu caso, acude al dentista para que pueda aconsejarte.

Lava los dientes correctamente

Hay que cepillar los dientes a diario para evitar la acumulación de placa y sarro. Lo ideal es utilizar un cepillo de cerdas suaves. Al contrario de lo que pensamos, cepillar con más fuerza dañará el diente en lugar de dejarlo más limpio. Por ello, cepilla con suavidad. Cambia tu cepillo de dientes con frecuencia. Presta atención a tu dentífrico. Intenta que no sea demasiado agresivo ni con textura arenosa.

¿Masticar chicle es efectivo?

El chicle no sustituye, bajo ningún concepto, el cepillado y la correcta limpieza bucal. Si recurres a ello por su aroma fresco en momentos puntuales, no lo conviertas en un hábito. Elige siempre chicles sin azúcar.

Haz de tu dentista tu “amigo”

Visita al dentista cada 6 meses aproximadamente. Una revisión a tiempo puede evitar muchos males posteriores. Para mantener tu sonrisa impecable, además de las revisiónes con relativa frecuencia, hazte una o dos limpiezas al año.

¡Sonríe!

Este es el consejo más importante. Para mostrar una sonrisa bonita debes sonreír. Y si no estás satisfecho con su apariencia ponle remedio a través de una buena higiene. Unos dientes blancos y limpios, un aliento fresco y una salud bucal óptima son los tres pilares de una bonita sonrisa. Si tu complejo viene por una mala colocación de la dentadura, piensa que tiene remedio. Seguramente tú notes más tus “defectillos” que el resto. Así que, ¡a sonreír!