El ardor de nariz después del ejercicio puede ser causado por varias cosas, incluyendo una nariz seca, rinitis alérgica o rinitis inducida por el ejercicio. Existen varias opciones de tratamiento que te permiten hacer ejercicio sin molestias, como la modificación de la actividad, la medicación y los aerosoles de solución salina.

¿Por qué el ejercicio provoca ardor de nariz?

Se producen varios cambios en la nariz a medida que haces ejercicio. Conforme aumenta tu ritmo cardíaco, causa vasoconstricción (estrechamiento de los vasos sanguíneos). Esto aumenta el volumen nasal, lo que permite una mayor ventilación en la nariz y el cuerpo, según una revisión de septiembre de 2019 en el European Medical Journal.

El entorno en el que haces ejercicio puede causar ardor en la nariz. Aquellos que hacen ejercicio en un ambiente frío, como los jugadores de hockey o los practicantes de snowboard, o aquellos que corren afuera en el frío, tienen más probabilidades de enfrentar síntomas, que incluyen ardor o secreción nasal, debido a la hipersecreción glandular.

Los deportistas que hacen ejercicio al aire libre en una zona con polen y otros alérgenos pueden experimentar ardor nasal por rinitis alérgica. Si haces ejercicio donde hay contaminación del aire, como polvo, moho, humo de segunda mano o perfumes fuertes, puede provocarte rinitis «no alérgica».

Los cambios hormonales durante la menstruación, ciertos medicamentos e incluso infecciones virales también pueden causar estos síntomas, por lo que es importante hablar con tu médico y determinar la causa.

mujer corriendo con ardor de nariz

Rinitis provocada por el entrenamiento

Si sientes ardor en la nariz después del ejercicio, junto con otros síntomas, como ojos llorosos o secreción nasal, podrías estar experimentando rinitis alérgica. Esto suele ser estacional y tu médico puede hacerte pruebas para averiguar qué alérgenos te afectan. Los medicamentos para la alergia pueden proporcionar un alivio significativo.

Si es alérgico al polen en ciertas épocas del año, evita hacer ejercicio al aire libre. Cambia tu rutina a lugares cubiertos durante esos períodos.

La rinitis inducida por el ejercicio se considera no alérgica porque sus síntomas no son causados ​​por alérgenos en el medio ambiente. En cambio, se desencadenan por el ejercicio, según un estudio de caso de noviembre de 2018 en la revista Annals of Asthma, Allergy & Immunology. La inflamación en las fosas nasales puede provocar ardor en la nariz o estornudos, secreción nasal, picazón nasal y congestión, todo provocado por el ejercicio.

El tratamiento para la rinitis inducida por el ejercicio puede incluir corticosteroides intranasales, descongestionantes y antihistamínicos. Si sueles nadar, usar una pinza nasal también podría ayudar a mejorar tus síntomas. Como señalan los investigadores, estos tratamientos medicinales pueden tener efectos secundarios, como somnolencia, que pueden interferir con tu rutina de ejercicios.

Alivio de nariz seca

Las alergias, los problemas sinusales o un cambio en el clima pueden causar ardor y sequedad nasal después del ejercicio. Asegúrate de beber mucha agua antes y después de hacer ejercicio para mantenerte hidratado. Evita las bebidas con demasiada azúcar, ya que esto puede deshidratarte más.

Considera usar un humidificador en tu habitación por la noche durante los fríos meses de invierno para mantener la humedad en el aire. Asegúrate de limpiar el humidificador dos veces por semana para evitar el crecimiento de moho y bacterias.

Un aerosol nasal de solución salina de venta libre a menudo puede aliviar la sequedad y ardor de la nariz. Evita el uso prolongado de aerosoles descongestionantes, que pueden contribuir al problema. Los aerosoles salinos son generalmente seguros. También puedes aplicar una pequeña cantidad de humectante a base de agua en la nariz para alivio.

Evita el uso de vaselina en la nariz, ya que puede causar problemas pulmonares si llega a los pulmones. Si aún deseas usarla, aplica una pequeña cantidad con un bastoncillo de algodón.