La exfoliación corporal forma parte de toda rutina de belleza completa. Y es que es un paso muy importante para mejorar el estado de la piel. Si tu piel luce sin vitalidad, apagada o presenta algunos defectos, tal vez debas prestar más atención a este paso previo a la hidratación. Te contamos todo lo que tienes que saber sobre los exfoliantes corporales. ¡Presta atención!

¿Por qué es importante exfoliar el cuerpo?

Cuando hay células muertas en la piel, ésta puede verse irritada, apagada, manchada, reseca, desvitalizada… Por ello, para mantenerla sana, es muy importante colaborar en el proceso de eliminar las células muertas. De este modo, contribuimos a que la piel esté sana, fina, con un color único y luminoso. Exfoliarla una vez por semana, o cada 15 días en función del tipo de piel, es muy importante.

Manteniendo saludable el estado de la dermis, ayudamos a que ésta quede tersa y pueda respirar. Además, contribuimos a estimular la regeneración celular y ésta es capaz de absorber los nutrientes y principios activos de los productos que utilizamos, con más eficacia.

¿Cómo elegir un buen exfoliante corporal?

Es importante que utilices un exfoliante con componentes hidratantes y que no irrite tu piel. Al mismo tiempo, conviene que no sea un producto excesivamente graso y que tenga propiedades hipoalergénicas. En función de tu tipo de piel, escoge aquel más específico. De este modo, si tienes la piel sensible puedes optar por algún exfoliante suave y realizar el procedimiento cada 15 días.

Pautas para utilizar correctamente los exfoliantes corporales

Lo primero que debes tener en cuenta es que los exfoliantes específicos para el cuerpo, son únicamente para el cuerpo. Es conveniente que dispongas de otro concreto para la piel del rostro, ya que ésta es más sensible y podría resultar agresivo. Es recomendable efectuar  la exfoliación en la ducha, aprovechando el vapor del agua caliente para abrir los poros. Lo ideal es aplicar el producto realizando suaves masajes circulares y ascendentes. Posteriormente, conviene hidratar la piel con algún aceite vegetal o crema nutritiva. Una vez a la semana, o cada dos, es lo conveniente.

Si incluyes este hábito en tus momentos de cuidados, observarás cómo mejora el estado de tu piel de una forma muy evidente. Especialmente en verano, nos gusta lucir una piel bonita, hidratada, nutrida y vital. Además, si prefieres utilizar exfoliantes 100% naturales, te damos algunas ideas para fabricarlos con ingredientes caseros.