6 trucos para evitar tener talones agrietados

6 trucos para evitar tener talones agrietados

Carol Álvarez

Con la llegada del calor, la mayoría de nosotros comenzamos a lucir los pies en chanclas o sandalias. Esto deja al descubierto el estado de nuestros dedos, uñas y plantas de los pies. Aunque lo más catastrófico es desvelar los talones agrietados.

A pesar de que puede ser el quebradero de cabeza de muchos, es interesante conocer el origen de los talones agrietados para minimizar los daños.

Causas

El primer signo de talones agrietados es tener áreas de piel seca y engrosada, conocidas como callos, alrededor del borde del talón. Conforme caminamos, la almohadilla de grasa debajo del talón se expande. Esto hace que los callos se agrieten.

Otros factores que pueden causar talones agrietados pueden ser:

  • Estar de pie durante largas horas
  • Caminar descalzo o con sandalias abiertas
  • Tomar duchas largas y calientes
  • Usar jabones fuertes que pueden despojar a la piel de los aceites naturales
  • Zapatos que no se ajustan correctamente o no soportan los talones
  • Piel seca debido al clima, como temperaturas frías o poca humedad
  • Si no humectamos los pies con regularidad, es posible que se sequen aún más rápido.

Causas médicas

El nivel alto de azúcar en la sangre y la mala circulación como resultado de la diabetes son causas comunes de la piel seca. El daño a los nervios puede impedir que sepamos que los pies están secos, agrietados y doloridos.

Otras condiciones que pueden causar piel seca y talones agrietados incluyen:

  • Deficiencia de vitaminas
  • Infección micótica
  • Hipotiroidismo
  • Dermatitis atópica
  • Psoriasis
  • Queratodermia palmoplantar
  • Obesidad
  • Embarazo
  • Envejecimiento

talones agrietados

Remedios caseros

Existen varias soluciones caseras y naturales para mejorar la apariencia de los talones agrietados en verano.

Bálsamos para talones o cremas hidratantes espesas

La primera opción de tratamiento para los talones agrietados es usar un bálsamo para talones Estos bálsamos contienen ingredientes para hidratar, suavizar y exfoliar la piel muerta. Se recomienda encontrar productos con urea, ácido salicílico, alfa-hidroxiácidos o isomerato de sacárido.

Es aconsejable aplicar el bálsamo en el talón por la mañana para aumentar la elasticidad de la piel antes de comenzar el día. Y, si es posible, hidratar el talón entre dos y tres veces al día. Algunos bálsamos para el talón pueden causar escozor o irritación menores. Esto es normal. Consultaremos a un médico si la crema sigue molestando o nos provoca reacciones graves. Los casos graves de talones agrietados pueden requerir un bálsamo con receta o una crema con esteroides para ayudar a reducir la inflamación y aliviar la picazón.

Remoja y exfolia los pies

La piel alrededor de los talones agrietados suele ser más gruesa y seca que el resto de la piel. Esta piel tiende a partirse cuando aplicamos presión. Remojar e hidratar los pies puede ayudar con esto. Para hacer un baño de pies podemos seguir estos pasos:

  • Mantener los pies en agua jabonosa tibia durante un máximo de 20 minutos.
  • Utilizar una piedra pómez para eliminar la piel dura y gruesa.
  • Secar suavemente los pies.
  • Aplicar un bálsamo para los talones o un humectante espeso en la zona afectada.
  • Aplicar vaselina sobre los pies para retener la humedad. Podemos ponernos calcetines para evitar esparcir grasa y manchar la ropa.
  • Evitaremos frotar los pies cuando estén secos. Esto aumenta el riesgo de piel dañada.

Vendaje líquido

También podemos aplicar un vendaje líquido en las grietas para sellar la herida y prevenir infecciones o más grietas. Este producto viene en forma de aerosol, lo que significa que podemos continuar con nuestro día sin preocuparnos de que se desprenda el vendaje. El vendaje líquido es una buena opción para tratar las grietas profundas del talón que pueden sangrar.

Aplicaremos un vendaje líquido sobre la piel limpia y seca. A medida que la grieta cicatriza, el revestimiento se ve forzado a salir a la superficie de la piel. Podemos comprar este producto sin receta en una farmacia u online.

Miel

La miel puede funcionar como un remedio natural para los talones agrietados. Según un estudio, la miel tiene propiedades antimicrobianas y antibacterianas.

La investigación muestra que la miel puede ayudar a sanar y limpiar heridas e hidratar la piel. Podemos usar la miel como un exfoliante para los pies después de un remojo, o aplicarla como una mascarilla para los pies durante la noche.

Aceite de coco

El aceite de coco a veces se recomienda para la piel seca, el eccema y la psoriasis. Puede ayudar a la piel a retener la humedad. Usar aceite de coco después de remojar los pies también podría ser una buena opción.

Las propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas del aceite de coco pueden agrietar los talones si son propensos a sufrir hemorragias o infecciones.

Otros remedios naturales

Existen muchos otros remedios caseros para los talones agrietados, aunque no se ha comprobado que ninguno trate específicamente los talones agrietados. La mayoría de los ingredientes se centran en hidratar y suavizar la piel.

Entre ellos se encuentran:

  • Vinagre, para un remojo de pies
  • Aceite de oliva o vegetal, para hidratar
  • Manteca de karité, para hidratar
  • Puré de plátanos, para hidratar
  • Cera de parafina, para sellar la humedad
  • Avena mezclada con aceite, para la exfoliación

remedios talones agrietadas

¿Se puede prevenir?

Sin duda, lo más importante es la hidratación y el calzado. Si somos propensos a tener tacones agrietados, trataremos de encontrar zapatos que nos queden bien y soporten los talones. Siempre que sea posible, usaremos zapatos con tacones anchos y resistentes que apoyen y amortigüen los talones.

Se aconseja evitar:

  • Chanclas y sandalias, que pueden aumentar el riesgo de que los pies se sequen.
  • Zapatos abiertos, que generalmente no brindan suficiente soporte para el talón
  • Zapatos con tacones altos y delgados, que pueden hacer que el talón se expanda hacia los lados
  • Zapatos demasiado ajustados

Otras formas de prevenir los talones agrietados:

  • Evitar estar de pie en una posición o sentarse con las piernas cruzadas durante mucho tiempo.
  • Aplicar una crema espesa para los pies por la noche y luego cubrir los pies con calcetines para retener la humedad.
  • Inspeccionar los pies diariamente, especialmente si tenemos diabetes u otra afección que provoque sequedad en la piel.
  • Usar ropa de buena calidad o calcetines acolchados.
  • Usar taloneras de silicona para mantener el talón hidratado y ayudar a evitar que la almohadilla del talón se expanda.
  • Beber muchos líquidos para estar hidratado.
  • Utilizar una piedra pómez después de duchar un par de veces a la semana para ayudar a prevenir el engrosamiento de la piel. Pero evitaremos quitar los callos si tenemos diabetes o neuropatía. Sin darnos cuenta, podemos crear una herida y aumentar el riesgo de infección.
¡Sé el primero en comentar!