Adquirir ciertos hábitos al despertarnos, puede influir directamente en nuestra actitud el resto del día.  Por ello, llevar a cabo una rutina de cuidados que nos aporten bienestar nos hará afrontar la jornada con más fuerza y mejor humor.

Realizar una rutina específica cada mañana no tiene por qué ser costoso, ni hacer sonar antes la alarma. Hay ciertos hábitos que se pueden incluir sin necesitad de un tiempo adicional. Si te apetece empezar el día de una forma ordenada y sentirte bien por dentro y por fuera, ¡presta atención!

Rutina para empezar el día

1. Olvida atrasar la alarma

Cuando suene tu alarma, no empieces a posponerla hasta tener el tiempo justo para vestirte y salir por la puerta. Calcula una hora prudente para despertarte y tener tiempo de hacer tu rutina tranquilamente. Cuando suene, cuenta tres mentalmente y ¡arriba!

2. Desperézate

Aunque queramos imaginar nuestras mañanas súper enérgicas y ágiles, lo cierto es que, a menudo, suele costarnos salir de la cama. Por ello, una vez has contado hasta tres y te has incorporado, siéntate en el borde de la cama. Desperézate estirando los brazos hacia arriba y sonríe. Este pequeño gesto, puede marcar la diferencia en el transcurso del día.

3. Ducha de buena mañana

Prueba ducharte por las mañanas y, a poder ser, con el agua templada en lugar de caliente. Sabemos que cuesta, pero si te acostumbras y lo conviertes en un hábito, notarás los beneficios. Además, es recomendable terminar la ducha con agua más fresquita. Esto te ayuda a cerrar los poros de la piel y, como resultado, la tendrás más firme. Si todavía estabas un poco dormido, ¡acabarás de despertarte por completo!

4. Hidratación corporal

Antes de salir de la ducha, hidrata bien tu piel con aceite vegetal. El aceite de almendras es una buena opción para nutrirla y darle un aspecto saludable. Deja que se absorba, sécate y vístete.

5. Cuidados faciales

Limpia tu rostro también por las mañanas. Aplica tónico o agua termal. Cuando ya esté bien limpia de impurezas, hidrátala y haz que luzca más tersa y firme. Da igual si eres hombre o mujer, tampoco importa la edad o tu tipo de piel. Hay que hidratar bien el rostro siempre y hay productos para todo tipo de piel. Encuentra los que te vayan bien y ¡adelante!

6. Desayuno de campeones

Desayunar es imprescindible para llevar una buena alimentación y rendir durante el día. El desayuno es el punto fuerte de tu rutina por las mañanas. Además de prepararlo a conciencia, cúrrate el aspecto del plato. Elige un mantelito que te guste y te inspire y regálate un momento agradable antes de salir por la puerta. Asimismo, céntrate en lo que comes y en el momento presente. Ya tendrás tiempo durante el día de pensar en otras cosas.

Si conviertes estos sencillos pasos en tu rutina cada mañana, notarás muchos beneficios. Enfrentarás los días con más vitalidad y energía. Pruébala durante unas semanas y observa el cambio.