La temporada de hacer deporte al aire libre ya ha comenzado para muchos. Aunque todavía no tenemos temperaturas extremadamente altas, es necesario usar siempre protección contra los rayos del sol. No importa si vas a caminar o si vas a la playa, aplícate protector solar, y renueva las aplicaciones cada dos horas. Una reciente investigación asegura que el protector solar puede tener otros beneficios protectores cuando se trata de radiación ultravioleta (UV) , y que no solo ayuda a prevenir el cáncer de piel.

¿Qué otros beneficios aporta el protector solar?

Según este estudio preliminar, usar protector solar puede ayudar a proteger los vasos sanguíneos del daño de los rayos UV. Los investigadores expusieron un brazo de cada voluntario a radiación UV sin protección, protector solar o sudor simulado; mientras que usaron el otro brazo como control. Estos se estuvieron expuestos en un equivalente de rayos ultravioleta como si hubieran estado al sol durante una hora.

Lógicamente, el uso de protector solar ayudó a reducir los efectos de la radiación UV, cosa que llevamos sabiendo durante años. Lo realmente inesperado fue que las zonas sin protección mostraron una disminución en el óxido nítrico (molécula que ayuda a dilatar y ensanchar los vasos sanguíneos). Los que usaron protector solar o sudor simulado no mostraron la misma reducción.

El sudor no incrementa las posibilidades de quemarte

Durante años se ha pensando que el sudor podía exacerbar los efectos de los rayos UV, pero este estudio lo desmiente. En realidad no tienes más probabilidades de quemarte si estás sudando mientras te da sol, siempre y cuando uses protector solar. Además, hemos conocido que el protector solar puede estar beneficiándote en más cosas que protegerte simplemente contra el cáncer.

La investigación encontró que la piel desprotegida muestra una reducción en el óxido nítrico. Eso es importante, ya que esta sustancia ayuda a que los vasos sanguíneos se dilaten; por lo que ayuda a regular la temperatura del cuerpo, aumentar el flujo sanguíneo y probablemente disminuir la presión arterial. Es muy interesante conocer que la exposición a los rayos UV tiene otros efectos más allá del cáncer de piel o las quemaduras solares; se abre un nuevo abanico de peligros al que tenemos que hacer frente.

El gran problema es que las personas no usan suficiente protector solar para protegerse de las radiaciones. La mayoría de las personas solo se aplican entre el 25% y el 50% de la cantidad recomendada de protector solar. Necesitamos más cantidad de la que normalmente nos aplicamos; recuerda que no deberías escasear en las dosis. Lo recomendable es aplicar el protector solar 15 minutos antes de salir, y renovar la dosis cada 2 horas.