Acabamos de dar el pistoletazo de salida a los fines de semana en la playa y piscina, aunque también existe la versión low cost de azotea y manguera. La mayoría de personas desean que llegue esta fecha del año para coger color en la piel, ¿pero realmente sabes lo que ocurre cuando te pones moreno? Te contamos qué implica tener una piel bronceada y cuáles son los consejos que deberías seguir.

¿Qué significa ponerse moreno?

El color de la piel puede llegar a convertirse en la obsesión de algunas personas, tanto es así que incluso se animan a dar sesiones de rayos UVA para no perder el bronceado durante el año.

El Centro para el Control de Enfermedades norteamericano afirma que tener la piel bronceada es sinónimo de haberla dañado. Pese a que tenemos asociado que tener cierto color moreno en la piel es síntoma de buena salud, la realidad es que te estás dorando como cuando haces la carne a la plancha.
No es necesario que nos pongamos rojos, tengamos quemaduras o sean rayos de cabina, el simple moreno de tomar el sol es la reacción que tiene nuestra piel por culpa de los rayos ultravioletas. Digamos que cuando los rayos impactan en nuestra dermis, esta se encarga de producir más pigmentos y provoca ese cambio de color.

Por todos es sabido que un abuso de la exposición solar provoca cáncer de piel, debido a que los rayos dañan los cromosomas de las células y se convierten en cancerígenas. Es más agresivo es el melanoma, que suele tener cura si se detecta a tiempo.

¿La piel tiene memoria?

¡Cuántas veces habrás escuchado esa frase! Y sí, es correcto, nuestra piel tiene “memoria”. La mayoría de las partes que dañamos cuando somos niños o adolescentes, al seguir dañándolas con el paso de los años puede desembocar en un cáncer. Los médicos advierten de que no deberíamos quemarnos a ninguna edad, pero mucho menos antes de los 20 años.

Entonces… ¿nada de tomar el sol?

Mucho se habla de la importancia que tiene tomar el sol para conseguir vitamina D, pero la realidad es que sus efectos positivos quedan opacados por las probabilidades de desarrollar un cáncer. Puedes estar unos minutos al sol, con protección solar y sin buscar quemar o tostar la piel.

Si quieres estar moreno (algo que hace 100 años estaba mal visto), lo ideal es que acudas a productos autobronceadores. No tengas miedo a que el falso moreno se te derrita por la piel, existen productos totalmente novedosos para dar color e hidratar.