¿Deberías usar polvos de talco en zonas íntimas?

Los polvos de talco se han utilizado en cosméticos, como talco para bebés, durante más de un siglo. Pueden absorber la humedad y mantener la piel seca y fresca. Pero también se ha asociado con riesgos de cáncer, aunque la investigación aún no está del todo segura.

La seguridad del polvo de talco está en duda en gran parte porque el talco contiene rastros de asbesto, que está relacionado con el cáncer. Pero debido a que los hombres a veces lo usan para absorber el sudor y la humedad en la zona de la ingle, persiste la preocupación sobre un vínculo entre el polvo de talco y el cáncer testicular.

Incluso, en los últimos años, es posible que hayamos visto titulares espeluznantes que hacen sonar la alarma sobre un posible vínculo entre el uso de polvos de talco (el ingrediente principal en muchos productos de talco para bebés) en la zona vaginal y el cáncer. Así que hay muchas personas sobre los riesgos.

¿Qué son los polvos de talco?

El talco es un mineral natural que se extrae bajo tierra. Encontrado en la arcilla, es el mineral más suave de la tierra. Se usa habitualmente en cosméticos, donde absorbe la humedad y los olores, previene el apelmazamiento y le da a los productos una textura sedosa. También se utiliza como relleno para plásticos, papel y materiales de construcción. Sin embargo, el ingrediente principal del polvo de talco es el talco, un mineral que contiene asbesto. También contiene magnesio, oxígeno y silicio.

Algunas mujeres utilizan polvos de talco para la higiene femenina, rociándolos en sus genitales, ropa interior, toallas higiénicas o tampones. El objetivo es absorber el sudor y la humedad, reducir los olores y prevenir la irritación y la fricción.

El vínculo entre el talco y el asbesto

El asbesto es un grupo de fibras minerales que son resistentes al calor y la corrosión. Gracias a estas propiedades, en el pasado se usaban con frecuencia como materiales de construcción, desde aislamiento de tuberías hasta baldosas para suelos. Hoy en día, el asbesto se reconoce como un peligro para la salud y carcinógeno. Respirarlo puede provocar enfermedades pulmonares y cáncer.

Desde la década de 1970, la gente ha expresado su preocupación de que el talco pueda estar potencialmente contaminado con asbesto. Recordemos que el talco se extrae de una roca que comúnmente contiene asbesto. Por lo tanto, las hebras de asbesto pueden estar presentes en el talco crudo.

Las pruebas realizadas encontraron que el 14 % de los cosméticos a base de talco contenían asbesto, mientras que las pruebas de la FDA revelaron que el 21 % de los cosméticos con talco también tenían trazas de asbesto.

No obstante, en octubre de 2021, la FDA publicó los resultados de una asignación de muestreo de un año que analizó el contenido de asbesto de cosméticos aleatorios que contenían talco. Los investigadores no detectaron asbesto en ninguna de las 50 muestras analizadas. Algo que difiere mucho de las pruebas que se hicieron en 2029, donde se encontró asbesto en 9 de 51 muestras cosméticas ciegas.

polvos de talco en un bote

¿Puede causar cáncer?

Se han encontrado vínculos claros entre la exposición al asbesto y el cáncer de ovario. Sin embargo, los datos más completos y recientes no respaldan una conexión entre rociar polvos de talco en la vagina y el cáncer de ovario.

Una de las hipótesis de cómo se contrae el cáncer de ovario es que las toxinas viajan por el cuello uterino, a través de la trompa de Falopio y hacia los ovarios. Esta teoría se deriva del hecho de que si te atan las trompas (una histerectomía), interrumpiendo la conexión entre el mundo exterior y tus ovarios, es menos probable que tengamos cáncer de ovario. Pero el cuello uterino es muy bueno para evitar que el material pase a través de la vagina y proteger el interior. Es como un portero de club nocturno: el cuello uterino sella el resto del sistema reproductivo, permitiendo que solo entre el semen y salga la sangre menstrual.

Dicho esto, todavía existe la posibilidad de que pequeñas cantidades de polvo viajen a los ovarios. Si rociamos el área genital con talco y luego nos ponemos un tampón, es muy posible que introduzcamos restos en la vagina.

Aún así, incluso si un poco de polvo lograra llegar a sus ovarios, hasta la fecha no hay evidencia científica que demuestre que provoque cáncer. Uno de cada cuatro casos de cáncer de ovario es causado por una predisposición hereditaria. Las otras causas no se comprenden bien.

Por otra parte, lo investigadores no encontraron tampoco una asociación significativa entre el uso de polvos de talco en el área genital y el desarrollo de cáncer de endometrio. Incluso con el uso a largo plazo, no se encontró que el aumento en el riesgo fuera estadísticamente significativo.

La investigación sobre el cáncer de pulmón y los polvos de talco se centra principalmente en el aumento del riesgo de cáncer por la inhalación de talco. Aunque la mayoría de las personas no inhalan grandes cantidades de talco, los trabajadores que extraen talco pueden tener un mayor riesgo de inhalación de talco.

mujer usando polvos de talco

Consejos para usarlo de forma segura

No existe un vínculo comprobado con el cáncer, por lo que probablemente no presenten demasiados riesgos para la salud. Pero como pauta general, si se tienen síntomas molestos o inquietudes sobre la salud, lo mejor es preguntar a un médico especialista.

Algunas recomendaciones para usar polvos de talco de forma segura son:

  • Ropa interior primero, luego el polvo. Usar polvos de talco para eliminar la transpiración o evitar rozaduras y erupciones relacionadas con la humedad debe hacerse bien. Si queremos ir súper seguros, pondremos primero la ropa interior para crear una barrera. Dado que la humedad generalmente aparece en los pliegues de las piernas y el pliegue de la barriga, la ropa interior disminuiría enormemente cualquier tránsito potencial que pudiera estar ocurriendo.
  • Espolvorea ligeramente. Utiliza la cantidad mínima de polvo necesaria. No abuses. Si tenemos tanta humedad que necesitamos aplicarlo varias veces al día, consultaremos a un dermatólogo o ginecólogo. Es posible que sugieran un polvo recetado.
  • Cambia a maicena. Algunas empresas están eliminando gradualmente el polvo de talco por uno con base de almidón de maíz, por lo que podría considerar cambiar el producto que usa.
  • Hable con su médico. Si recurrimos al este producto para lidiar con los olores o las secreciones, se recomienda hablar con un obstetra-ginecólogo o médico de atención primaria. No hay que automedicarse.

Alternativas a los polvos de talco

Si buscamos tratamientos alternativos para la sudoración testicular excesiva, hay varias opciones seguras que no incluyen polvos de talco. Algunos ejemplos son:

  • Maicena. El ingrediente principal en varios talcos orgánicos para bebés, la maicena absorbe la humedad de una manera similar al polvo de talco.
  • Talco para bebés. Esto debe mezclarse con maicena u otros ingredientes seguros para que no irrite la piel.
  • Almidón de tapioca. Esta alternativa proviene de la planta de yuca de América del Sur.
  • Arcilla de caolín. Una sustancia absorbente, la arcilla de caolín es un ingrediente en una variedad de jabones, polvos y otros productos cosméticos.
  • Harina de avena. Este producto un tanto tosco se compone de avena molida.

Si tenemos una afección como hiperhidrosis (que provoca sudoración excesiva), es posible que necesitemos medicamentos o un procedimiento para interferir con las glándulas sudoríparas. También se puede reducir la sudoración testicular usando ropa interior que no sea ajustada y que esté hecha de telas transpirables. La cafeína y el alcohol también pueden aumentar la transpiración.

¡Sé el primero en comentar!