8 causas de tener siempre los pies fríos

8 causas de tener siempre los pies fríos

Carol Álvarez

¿Tienes los pies fríos, pero en el sentido literal? Si es invierno, posiblemente tengas que lidiar con los pies helados y necesites unas pantuflas encima de los calcetines para mantenerlos calientes. O tal vez los sufras durante todo el año, y el clima frío solo intensifica el frío.

Hay varias cosas que pueden causarlos: a veces el caso es benigno (es solo la fisiología de tu propio cuerpo), mientras que otras veces puede haber razones médicas subyacentes que necesitarías hacerte un chequeo.

¿Por qué siempre tienes los pies fríos?

Eres más sensible al clima frío

Sí, esto suena completamente como una respuesta demasiado evidente, pero hay una razón bastante clara para ello: los pies fríos pueden ocurrir en invierno cuando el cuerpo disminuye el flujo sanguíneo al área. Esto es más común en los meses más fríos cuando el cuerpo trata de mantener el resto de sí mismo caliente mientras disminuye la pérdida de calor a través de los pies.

Usar calcetines extra gruesos puede ayudarte a combatir el congelamiento en este caso.

Tienes una deficiencia de nutrientes

El hierro y la vitamina B12 son dos nutrientes necesarios para una circulación sanguínea adecuada. El hierro es un componente de la hemoglobina, una proteína de los glóbulos rojos responsable de transportar oxígeno al cuerpo, mientras que la B12 es necesaria para la formación de glóbulos rojos. Un déficit en cualquiera de los dos puede contribuir al frío de los pies. También puedes notar entumecimiento y hormigueo en los pies si te falta B12.

Las personas que tienen un mayor riesgo de quedarse sin hierro son las embarazadas o las mujeres que experimentan períodos abundantes, así como aquellos con enfermedades gastrointestinales como la celiaquía o la colitis ulcerosa. La deficiencia de B12 es más probable en personas con enfermedades digestivas o vegetarianas, embarazadas o en período de lactancia.

Podrías tener una enfermedad circulatoria

Si no llega suficiente flujo de sangre a tus pies, es posible que siempre sientas frío. Algunas enfermedades que pueden causar mala circulación incluyen diabetes, obesidad y Raynaud, una condición que causa espasmos en los vasos sanguíneos.

Una señal de que hay un problema con la circulación: tu piel puede cambiar de color. Por ejemplo, en Raynaud, los dedos de las manos y los pies pueden cambiar a blanco o azul en respuesta a esta falta de flujo sanguíneo. Se puede recomendar un tratamiento con medicamentos como los bloqueadores de los canales de calcio para mantener abiertos los vasos sanguíneos si se te diagnostica Raynaud.

pies frios en bebé

Podrías tener dañados los nervios

Un control deficiente del azúcar en la sangre puede provocar un daño nervioso llamado neuropatía diabética. También puedes experimentar entumecimiento y hormigueo. Esto se debe a que estos nervios dañados dejan de enviar mensajes a ciertas partes de tu cuerpo.

Las estadísticas de diabetes muestran que aproximadamente la mitad de las personas con la afección también tienen daño en los nervios. Si tienes diabetes, querrás trabajar con tu médico para controlar el nivel de azúcar en la sangre.

Puedes tener enfermedad de la tiroides

Uno de los síntomas característicos de una tiroides hipoactiva (llamado hipotiroidismo) es la intolerancia al frío, algo que puede hacerte sentir como si tus pies estuvieran perpetuamente fríos. Incluso puedes sentirte frígido debido al resultado de que tu cuerpo generalmente se ralentiza. Otros síntomas incluyen piel seca, olvido, depresión y estreñimiento. Si tu médico sospecha que una condición de la tiroides está causando tus pies fríos, puedes pedir análisis de sangre para verificar tu función tiroidea.

Estás tomando un bloqueador beta

Los betabloqueantes se recetan en determinadas circunstancias para tratar la presión arterial alta. Estos medicamentos actúan ralentizando el corazón. Cuando esto ocurre, puede afectar a la circulación en el cuerpo, sobre todo en las extremidades como las manos y los pies.

Manos y pies fríos, fatiga y aumento de peso son efectos secundarios comunes de los betabloqueantes. Si estos síntomas son molestos, continua tomando tu medicamento según lo recetado y habla con tu médico sobre otras opciones de medicamentos o la mejor manera de lidiar con este efecto secundario.

Estás bajo estrés o te sientes ansioso

Suceden un par de cosas cuando estás estresado o lidiando con la ansiedad: la respuesta de lucha o huida dirige el flujo de sangre desde las manos y los pies hacia los órganos vitales (para ayudarte a huir, si es necesario). También puedes comenzar a sudar, y esto naturalmente enfría tu cuerpo. Aunque esto no es peligroso, es importante comprender cómo reacciona tu cuerpo al estrés y considerar si necesitas desarrollar estrategias de manejo del estrés que funcionen mejor para ti.

Fumas

Fumar puede hacerte propenso a tener pies fríos. Este hábito contrae los vasos sanguíneos, lo que puede hacer que los dedos de los pies (y de las manos) estén generalmente fríos.

También está relacionado con el desarrollo de una afección llamada enfermedad de Buerger, que es donde se forman coágulos en los vasos sanguíneos que restringen el flujo sanguíneo a ciertas áreas. El tabaco irrita los vasos sanguíneos y prepara el escenario para esta cascada inflamatoria. Las manos y los pies pueden sentirse fríos, tener una sensación de ardor, hormigueo o dolor. La única forma de prevenir o detener los problemas de Buerger, como daño tisular y dolor, es dejar de fumar.

¿Cómo calentar los pies fríos?

Las pantuflas siempre son una buena idea, pero hay cosas que puedes hacer más allá de eso para calentar los dedos de los pies.

Primero, mantente activo. Puedes intentar mover los pies y las piernas hacia delante y hacia atrás para ayudar a que la sangre recircule en las extremidades. También puedes estimular la circulación masajeando tus pies o apretando y aflojando tus dedos.

Si estos pequeños consejos no ayudan o el color de tus pies o dedos cambia, acude a preguntar a un médico.