5 peligros de usar bastoncillos en las orejas

Todos hemos escuchado que no debes limpiarte los oídos con hisopos de algodón (bastoncillos). De hecho, es posible que hayas leído la etiqueta de advertencia en la caja que dice explícitamente: «no lo inserte dentro del canal auditivo«. Pero ese consejo parece que cae en oídos sordos (nunca mejor dicho).

Lo entendemos. Si tienes una bola de mugre retorcida allí, es tentador sacarla. ¿Y qué podría salir mal realmente? Hay historias de terror sobre perforar tu tímpano, pero eso probablemente solo suceda si lo haces como un martillo neumático, ¿verdad?

¿Cómo la cera protege los oídos?

Resulta que la cera es la mejor amiga de tus oídos. El cerumen se compone de secreciones naturales del canal auditivo mezcladas con cabello y piel muerta. Comienza como un líquido aceitoso de color amarillo ámbar y conforme se acumula y envejece dentro del canal auditivo, puede volverse marrón o negro.

Puede parecer desagradable, pero esta sustancia pegajosa juega un papel importante en el mantenimiento del bienestar auditivo. El cerumen es relativamente ácido para mantener el microbioma de tu oído, un ecosistema de bacterias saludables. Garantiza un equilibrio adecuado de microorganismos y previene el crecimiento excesivo de bacterias u hongos, lo que puede provocar infecciones dolorosas del canal auditivo que requieren atención médica.

También es un emoliente esencial. La cera mantiene húmedo el canal auditivo. Si se quita la cera de los oídos, pueden resecarse y picar.

5 peligros de meter un bastoncillo en la oreja

Podrías rascar la oreja

Frotar algodón alrededor puede crear pequeños rasguños, llamados microabrasiones. Como resultado, tienes un mayor riesgo de desarrollar infecciones de oído, donde experimentas un dolor insoportable, hinchazón y pus.

La cera podría verse afectada

Los dispositivos de limpieza tan solo empujan la cera más adentro. Hay que tener en cuenta que solo producimos cera en el tercio externo de nuestro canal auditivo, no en la parte interna al lado de nuestro tímpano.

El canal está hecho para expulsar la cera de forma natural, y si la empujas demasiado profundo con un dispositivo de limpieza, se verá afectada. Como resultado, tardará más en salir por sí sola y es posible que incluso necesites que un médico te ayude a eliminarla.

Si esto pasa, notarás una pérdida de audición intermitente o constante en uno o ambos oídos; se sentirá como si estuviera usando un tapón para los oídos.

Podrías pinchar el tímpano

Si excavas demasiado profundamente, podrías romper el tímpano. Esto conduce a una pérdida de audición y un mayor riesgo de infección. Por lo general, las perforaciones traumáticas sanarán, pero llevará varios meses.

Puedes quedarte sordo

Más allá del tímpano se encuentra la cápsula ótica, la pared del oído interno. Penetrar esta zona provoca daños irreparables. Si viola el oído interno, quedarás sordo permanentemente en la mayoría de los casos. También experimentará mareos que pueden dejarte con un desequilibrio duradero.

Podrías dislocar los huesos de los oídos

Cuando perforas el tímpano, puedes dislocar los pequeños huesos que transmiten los sonidos al oído interno. Esto no se cura por sí solo, es necesaria la cirugía.

oreja de una mujer para limpiarla con bastoncillos

¿Es necesario limpiarse los oídos?

Probablemente no. Según los expertos, el exceso de cera sale del canal auditivo automáticamente, transportando suciedad, polvo y otras partículas de suciedad. El movimiento de la mandíbula cuando masticas o hablas facilita la migración del cerumen. Una vez que llegas a la abertura de la oreja, se seca y se desprende.

No debes limpiarte los oídos a menos que un médico le indique que lo haga. Dicho esto, algunas personas producen una gran cantidad de cera que debe eliminarse profesionalmente. Estas personas pueden tener una inflamación crónica del oído, lo que hace que con el tiempo se acumule mucha piel y se mezcle con la cera. Esto conduce a una impactación repetida, donde los oídos se tapan con cera.

Además, los problemas dermatológicos que conducen a una piel seca y escamosa como el eccema o la psoriasis pueden crear una cera grumosa que es más probable que se atasque en el canal auditivo.

La genética también juega un papel. Por ejemplo, es posible que hayas nacido con canales auditivos particularmente estrechos que se bloquean más fácilmente. Y las personas de ascendencia del este de Asia tienden a tener cerumen más seco, lo que dificulta que la basura se salga.

Además, debido a que las secreciones de cerumen se vuelven más escamosas con la edad, los adultos mayores son propensos a la cera impactada. Los audífonos empeoran el problema al empujar la cera más profundamente.

La mejor manera de limpiar tus oídos en casa

A pesar de que limpiar el interior de tus oídos limpios no es necesario, tener un trozo de sustancia viscosa de color marrón-amarillo que se vea es bastante asqueroso.

Para deshacerte de ella de manera segura, envuelve una toalla alrededor de tu dedo y limpia la abertura de la oreja. Podría ser útil inclinar la cabeza hacia un lado durante la ducha y dejar que el agua tibia corra sobre tus oídos para ablandar la cera antes de limpiar.

Se puede utilizar un bastoncillo (aunque una toalla es preferible) – sólo asegúrate de que el aplicador nunca entra en el conducto auditivo en sí.

4 cosas que nunca debes hacerle a tus oídos

Si bien los bastoncillos son los culpables más comunes de los traumatismos causados ​​por la limpieza del oído, hay un sinfín de productos que afirman eliminar la cera (y de los que debes mantenerte alejado).

Limpiadores de oídos en espiral

Aunque estos implementos de silicona en forma de sacacorchos afirman extraer de manera segura la cera, es importante no usarlos.

Causan los mismos problemas que los bastoncillos, porque es posible que los introduzcas en distintos grados de profundidad.

Velas de oreja

Simplemente encienda una vela hueca y coloca el extremo apagado en la abertura de la oreja para extraer la cera, según esta práctica de woo-woo. ¿Qué podría salir mal? Lógicamente puedes acabar con muchas lesiones por calor que resultan en quemaduras en el canal auditivo debido al uso de las velas.

Irrigación de oídos

Esta técnica popular consiste en rociar una jeringa llena de agua en el canal auditivo. Puede ser eficaz, pero solo debe realizarlo un médico.

Si lo haces durante un período prolongado (más de 30 segundos), la temperatura del agua puede estimular tu oído interno, provocando mareos. Además, si usas demasiada fuerza, puedes empujar la cera más hacia adentro, en lugar de enjuagarla, y corres el riesgo de romperte el tímpano.

Gotas suavizantes de cerumen

Las gotas no suelen ayudar a que la cera se drene ni alivian ningún síntoma incómodo. Todo lo que hacen es convertir un gran tapón de cera dura en un lío fangoso.