¿Cómo evitar los padrastros en los dedos?

Los padrastros son esos incómodos trozos de piel desgarrada que cuelgan sueltos junto a la uña. Aunque sería lógico pensar que es una afección que afecta a la uña, realmente es una afección de la piel.

Muchas personas sufren su aparición, y puede llegar a infectarse más rápidamente de lo que se piensa. Para reducir este problema en los dedos de las manos, es interesante conocer cuál es su origen y cómo podemos evitarlo.

¿Qué son los padrastros?

Como decíamos antes, estos son pedazos de piel irritantes e irregulares que sobresalen rígidamente alrededor de los lados de las uñas de las manos. Es poco frecuente que ocurra en los dedos de los pies. Pueden ser pequeños, pero el dolor, la irritación y la incomodidad que causan los padrastros no lo son.

Su origen tiene múltiples causas, incluida la piel agrietada y quebradiza. Pueden ocurrir con más frecuencia durante el invierno, ya que la piel es propensa a estar seca y tirante durante el clima frío. Además, cualquier cosa que seque la piel de tus manos puede hacerte más propenso a tener padrastros.

Las personas que se muerden las uñas o se cortan las cutículas demasiado cerca del lecho ungueal también pueden tener padrastros con más frecuencia. Y el verdadero peligro está en el aumento de infección por tener una herida abierta.

Este problema de la piel es muy común y pueden ser causados por varias cosas. Algunas personas los sufren cuando su piel está seca, como durante los días más secos y fríos del invierno o con repetidos lavados de manos. Los padrastros también pueden ser causados por un trauma, como un corte de papel o morderse las uñas en exceso. Aquellos que tienen el hábito de quitarse las uñas y las zonas circundantes tienen más probabilidades de tener padrastros que aquellos que no lo hacen.

Los doctores, las enfermeras, los carpinteros y el personal que trabaja con alimentos son más propensos a tener padrastros por el uso de las manos durante su trabajo.

manos sin padrastros

¿Cómo cuidar un padrastro?

Si tienes un padrastro, no debes intentar rasgarlo o arrancarlo. Si lo quitas, puedes también quitar la piel adicional que dejará descubiertas más capas internas de la piel a las bacterias. Esto también puede agravar la zona del padrastro, lo que puede hacer que se enrojezca y se inflame levemente.

Para prevenir infecciones e irritaciones, lávate las manos antes de tocarlo. Luego, coloca la mano sobre una superficie limpia, con la palma hacia abajo. Corta con cuidado el exceso de piel del padrastro con un par de cortaúñas o tijeras limpias. Si no puedes hacerlo tú mismo, pide ayuda a un familiar o amigo. También es importante que no apliques esmalte de uñas cerca de los padrastros, ni uses quitaesmalte encima. Todos estos químicos podrían agravar la situación.

También puedes valorar ponerte un ungüento o crema antibiótico en la zona para para proteger la piel de las bacterias. Si el padrastro no mejora en dos semanas o muestra signos de infección, acude al médico de urgencia para que te receten unos antibióticos. Por lo general, una uña común no requiere una visita al médico. Sin embargo, piensa en acudir al médico si el padrastro se infecta o cumple alguno de los siguientes problemas:

  • La zona no se cura en una semana.
  • Se forman ampollas y pus alrededor de la lesión.
  • La infección viaja por el lecho de los dedos y las uñas.
  • Tu uña cambia de color.
  • La uña se debilita.
  • Tienes diabetes.

Posibles complicaciones en las uñas

Los padrastros tienen el riesgo de infectarse. Si se exponen a bacterias u hongos, se puede desarrollar una infección. Por lo tanto, es importante mantener las manos limpias y libres de suciedad y escombros.

Los síntomas de la infección más habituales son tener la piel roja e hinchada que rodea la lesión, pus que rodea el lecho ungueal o la zona del padrastro, la piel caliente al tacto, fiebre o escalofríos y aumento del dolor o palpitaciones en el dedo. Cubrir la zona puede prevenir más infecciones y evitar que la herida infecte a otras personas.

Las infecciones cerca de las uñas se llaman paroniquia , y pueden ser dolorosas. A veces, la paroniquia causa pus e hinchazón alrededor del sitio de la lesión. Es posible que un médico deba drenar este pus para curar la infección. Otras veces, la infección se puede tratar con algunos de los mismos tratamientos que usas para los padrastros, incluidos los baños de agua tibia y la crema antibiótica.

Una infección que dura más de 6 semanas puede ser una afección crónica. Un médico puede aconsejar sobre el mejor tratamiento para esta afección. En raras ocasiones, la infección puede extenderse a la mano o al pie, pero si sucede puede ser muy grave. Podría provocar una pérdida de sensibilidad o movilidad y puede poner la extremidad en riesgo de amputación. Es más probable que las infecciones se propaguen en personas con diabetes u otros trastornos circulatorios.

mujer con padrastros en las manos

¿Cómo quitar padrastros de forma segura?

Lo principal es no ceder a la tentación y evitar tratar de arrancar o morder el padrastro. Es probable que esto rasgue la piel, que todavía está adherida al lecho ungueal. Una vez abierta, esa zona de la piel puede sangrar o volverse vulnerable a infecciones por bacterias u hongos. Para quitar un padrastro de manera efectiva y segura, te recomendamos seguir con siguientes consejos:

  • Lávate las manos para evitar la propagación de gérmenes.
  • Suaviza el padrastro con agua tibia y jabón. También puedes aplicar aceite mineral o vaselina muy suavemente en la zona con un movimiento circular. Deja que el padrastro se ablande unos 10 minutos.
  • Usa un cortaúñas desinfectado o una tijera para cutículas para cortar el padrastro. Esto puede ser difícil de hacer si el padrastro está en tu mano dominante. Asegúrese de cortar solo la parte del padrastro que sobresale, y no la piel viva de abajo. Trata de cortar la mayor cantidad posible de piel muerta, para que no quede nada sobresaliendo del lecho ungueal.
  • Si accidentalmente te cortas demasiado y sangras, enjuaga con agua, cubre con ungüento antibacteriano y cubre el área con un vendaje hasta que esté completamente curado.
  • Si cortas el padrastro sin sacar sangre, humedece la zona bastante.