El olor de las axilas generalmente ocurre primero en la pubertad, cuando el sudor de las glándulas apocrinas se combina con bacterias en tu cuerpo. El olor tiende a empeorar a medida que envejeces. Muchas personas comienzan a usar desodorante o antitranspirante en las axilas en la pubertad o en la adolescencia temprana. Los desodorantes inhiben las bacterias que causan el olor de las axilas.

5 motivos por los que huelen tus axilas

Glándulas ecrinas y apocrinas

Tu piel contiene dos tipos de glándulas sudoríparas, conocidas como glándulas ecrinas y apocrinas. La mayor parte del sudor de las axilas proviene de las glándulas ecrinas, no tiene olor y cumple la función de enfriar el cuerpo. El sudor ecrino es principalmente agua y sal. El sudor apocrino fresco también es inodoro, pero cuando se combina con las bacterias que se encuentran en el 90% de las axilas masculinas y el 70% de las axilas femeninas, causa olor corporal. El sudor apocrino es la transpiración a base de grasa que es digerida por la bacteria causante.

No tienes la higiene adecuada

Mantener tu cuerpo limpio se vuelve especialmente importante cuando entras en la adolescencia. Puedes descubrir que no puedes pasar tanto tiempo sin bañarte o ducharte antes de que tu cuerpo comience a oler. Una ducha diaria con agua caliente y jabón puede ser suficiente para mantenerte con un olor fresco, aunque es posible que necesites ducharte con más frecuencia si estás muy activo o tiendes a sudar mucho. Si te preocupa el olor corporal, prueba con un jabón de baño desodorante.

¿Usas antitranspirantes o desodorantes?

Los antitranspirantes contienen aluminio para ayudar a bloquear las glándulas sudoríparas y evitar la transpiración. Si no sudas, es probable que tus axilas no huelan mal. Algunas personas prefieren no usar antitranspirantes debido a la preocupación por el contenido de aluminio. El desodorante no evita que sudes pero inhibe el crecimiento de bacterias que causan mal olor. Los desodorantes naturales contienen ingredientes como salvia, alumbre de amonio y bicarbonato de sodio. Es posible que necesites volver a aplicar el desodorante con más frecuencia durante el día que el antitranspirante.

Presta atención a tu dieta

La dieta puede jugar un papel en el aroma de tus axilas. Cambiar de una alimentación rica en alimentos refinados y procesados ​​a una basada principalmente en alimentos integrales como verduras, frutas y granos puede reducir el olor corporal. Recomiendan comer alimentos ricos en clorofila, hierbas como el perejil, el cilantro y la menta.

Tienes hiperhidrosis

La hiperhidrosis es una afección médica en la cual tu cuerpo suda más de lo necesario para mantenerte fresco. Esta afección generalmente afecta a las axilas, manos y pies. Los episodios de sudoración intensa ocurren al menos una vez a la semana sin un esfuerzo físico excesivo. Las causas de hiperhidrosis incluyen menopausia, bajo nivel de azúcar en la sangre y tiroides hiperactiva. Los tratamientos incluyen antitranspirantes recetados, inyecciones de Botox y, en casos extremos, cirugía para cortar los nervios que van a las glándulas sudoríparas.