¿Son seguras las cabinas de rayos UVA?

El mal tiempo, los climas fríos o la llegada de la primavera incita a que muchas personas quieran ponerse morenos de forma artificial. Las cabinas de rayos UVA son irresistibles tanto para jóvenes como mayores, hombres o mujeres.

Son pocos los que entienden por qué nuestra piel se vuelve morena, pero te aseguramos que el uso de estas máquinas no son la mejor manera para ello.

¿Cómo funcionan?

Los solariums o cabinas de rayos UVA tienen unos potentes filtros que bloquean las radiaciones ultravioletas de tipo B (que son las que más afectan a la piel) y solo dejan pasar las de tipo A (causantes del bronceado rápido). A pesar de que los rayos UVB son peores, los UVA no se quedan atrás. Estos afectan negativamente a las fibras elásticas de tu piel, produciendo envejecimiento a largo plazo y daños con riesgo al cáncer.

Los solariums son cámaras de luz que se utilizan para el bronceado cosmético en interiores. También se les conoce como cabinas, lámparas solares y lámparas de bronceado. Las cámaras son zonas cerradas, con luces de alta intensidad, en las que una persona puede estar de pie o tumbada durante un período de tiempo para inducir un efecto de bronceado similar al producido por la exposición a la luz solar.

Al igual que los rayos del sol, los rayos de luz emitidos por las luces en solaria contienen rayos ultravioleta (UV) y, por lo tanto, conllevan un riesgo de cáncer y enfermedades oculares asociados con la radiación UV. Sin embargo, los rayos UV de las luces en solaria están más concentrados que los rayos del sol, lo que significa que la radiación UV emitida por las lámparas de solaria es más intensa que la radiación emitida por el sol.

Además de una mayor intensidad global, la proporción de rayos de luz que emite la solaria que son rayos UV-B (frente a los rayos UV-A y UV-C) es mayor que la proporción de rayos UV-B que emite el sol. Los rayos UV-B son el tipo de rayos UV que presentan un mayor riesgo para la salud y son los responsables de la mayoría de los cánceres de piel.

cabina de rayos uva

Riesgos

Ponerse moreno en este tipo de cabinas puede tener numerosos peligros en la salud, tanto a corto como a largo plazo.

Aumenta el riesgo de sufrir cáncer de piel

Aunque no es el único problema que provocan las cabinas, sin duda es el que más preocupa. Las cabinas de rayos aumentan el riesgo de sufrir cáncer, concretamente de melanoma (cáncer de piel más peligroso).
Exponerte a los rayos solares de forma moderada, controlada y bajo precauciones no es peligroso. Sí lo es abusar de esa exposición solar, y usar las cabinas para bronceado es más peligroso aún que tomar el sol con protección.

Según un estudio del Centro de Internacional de Investigación del Cáncer, que se publicó en la revista The Lancet Oncology, si se empieza a usar esta forma de bronceado antes de los 30 años, el riesgo de aparición de melanoma aumenta en hasta un 75%, debido a que las radiaciones se acumulan.

Aparición de manchas y envejecimiento de la piel

Como decíamos antes, el cáncer de piel es uno de los muchos problemas que surgen con el uso de los rayos UVA. Estos se encargan de acelerar el envejecimiento de nuestra piel, aumentando las manchas solares y la aparición de arrugas. Según los expertos, las personas que se someten a las cabinas de bronceado suelen abusar de la exposición solar en los meses de verano.

El bronceado provoca un envejecimiento prematuro, una aceleración del proceso natural de envejecimiento de la piel. Los síntomas son arrugas, manchas oscuras o manchas de la edad, piel floja y una textura correosa. Cuando la piel se expone a los dañinos rayos UV del sol de las cabinas de bronceado, se descompone el colágeno de la piel. El colágeno mantiene la piel sana y de aspecto joven manteniéndola firme.

Afortunadamente, el envejecimiento prematuro causado por los rayos UV se puede prevenir por completo. Se recomienda evitar las camas, lámparas y cabinas de bronceado. Cuanto más nos bronceemos y más nos quememos con el sol, peor será el envejecimiento prematuro.

Daño ocular

Un riesgo de las cabinas de bronceado es el daño ocular llamado fotoqueratitis, también conocida como ceguera de la nieve porque muchas personas la padecen en entornos nevados a gran altura. Es una especie de quemadura de sol en el ojo. Otras causas de la fotoqueratitis son ciertas lámparas de bronceado y lámparas de vapor de mercurio rotas. Los síntomas son lagrimeo, visión borrosa, disminución de la visión, sensación de arena en el ojo, párpados hinchados y dolor. Si experimenta esto, consulte a su médico para obtener una solución tópica que ayudará a que sus ojos sanen.

La exposición a los rayos UV también puede causar cataratas, daño ocular que conduce a una disminución de la visión y ceguera. Los síntomas son dolor en y alrededor de los ojos y visión nublada o con manchas.

cabina de rayos uva

¿Existen beneficios?

Como todos sabréis, el bronceado rápido es lo que ha hecho famosa a esta práctica. Algunos dermatólogos aluden a que en pacientes con patologías como psoriaris graves, pieles atópicas graves o linfomas cutáneaos, sí pueden tener efectos positivos. Aunque esto debe ser recomendado por un médico y nunca por ti mismo.

Se ha demostrado que la luz ultravioleta tiene varios beneficios para ciertas afecciones de la piel. Las cantidades medidas de luz ultravioleta en el bronceado en interiores ayudarán a promover la curación del acné, la psoriasis y el eccema. La luz ultravioleta reduce la producción de exceso de aceite y mantiene un equilibrio saludable. El bronceado también ayuda a disminuir la apariencia de las estrías.

Las personas que tienen un tinte ligeramente amarillento en su tez tienen piel con ictericia. Puede ser un signo de problemas hepáticos, en cuyo caso, debe consultar al médico, o un efecto secundario de los medicamentos. El bronceado en interiores puede mejorar el aspecto enfermizo de la piel con ictericia y ayudar a que se vea más revitalizada y saludable.

Diferencias con el bronceado natural

Aunque muchas personas se exponen a las luces del solárium con la creencia de que proporcionan un método de bronceado más seguro que tomar el sol, actualmente no hay evidencia que respalde la opinión de que el bronceado del solárium es seguro. Se ha descubierto que las cabinas de rayos emiten niveles más intensos de radiación UV-B que el sol, y la exposición a la radiación UV-B en particular es la causa principal de los riesgos para la salud relacionados con la exposición al sol.

Las camas de bronceado usan bombillas fluorescentes que emiten principalmente rayos UVA, con dosis más pequeñas de UVB. La radiación UVA es hasta tres veces más intensa que los rayos UVA de la luz solar natural, e incluso la intensidad de los rayos UVB puede acercarse a la de la luz solar brillante.

Los salones de bronceado hacen afirmaciones falsas como que puede ayudar a crear un bronceado base o crea vitamina D en el cuerpo. Sin embargo, la capa base es equivalente a SPF 4 y podemos tomar un suplemento de vitamina D que no dañe la piel. El cáncer es algo aterrador en nuestro mundo actual, por lo que las personas no deberían estar haciendo conscientemente cosas que aumenten los riesgos de ser víctimas de él.

¡Sé el primero en comentar!