¿Por qué el ombligo huele mal?
Carol Álvarez

Parece que algo huele mal, y puede que venga de tu ombligo. Sí, es posible que esa parte de tu cuerpo huela mal. En el caso de que tengas el ombligo hacia fuera, será raro que tengas este fétido problema, pero si está hacia dentro, el olor puede hacer de las suyas.

Hay diferentes tipos de olores corporales que podrían afectar al ombligo. Si el ombligo huele por una necesidad de higiene, el olor puede ser similar al olor corporal que experimentaríamos después de sudar o no ducharnos durante unos días.

Diferentes tipos de levaduras y bacterias pueden causar olores específicos en la piel. Los olores de las infecciones bacterianas pueden caracterizarse como similares al azufre, ácidos o a queso. Si notamos un olor distintivo proveniente del ombligo, haremos todo lo posible por contárselo al médico. Esto ayudará a obtener el diagnóstico y el tratamiento correctos.

Causas

Las causas de un ombligo maloliente pueden variar desde una higiene inadecuada hasta una infección.

Crecimiento de bacterias

La estructura física de un ombligo hacia dentro te pone en riesgo de contraer una variedad de infecciones. Crea un ambiente húmedo que permite el crecimiento excesivo de bacterias y hongos.

Son varios estudios los que aseguran que pueden albergar hasta 2.400 especies de bacterias dentro de ellos. Uno de los más comunes fueron los estafilococos, lo cual no es tan sorprendente, considerando que un tercio de las personas lo llevan naturalmente en la piel de todos modos. La mayoría de las veces, las bacterias y los hongos que están de manera natural en tu piel no causan ningún problema, pero en las condiciones adecuadas, pueden hacerlo.

Las personas que son más corpulentas pueden notar problemas en el ombligo con más frecuencia porque crea un área más grande que puede atrapar el crecimiento excesivo de microorganismos.

Además, las personas con diabetes también tienen más probabilidades de desarrollar estos problemas porque la enfermedad compromete tanto la piel como el sistema inmunológico. Aún así, eso no significa que esté sucio o que le falte una buena higiene, solo que es más probable que tengas este problema, y ​​es algo que debes vigilar.

mujer con ombligo mal oliente

Tienes un mayor crecimiento de levadura en la piel

Todos hemos oído hablar del olor agrío del ombligo, pero puede deberse al crecimiento excesivo de levadura en la piel, que puede provocar una afección llamada intertrigo. Este tipo de erupción aparece de forma rutinaria en los pliegues de la piel, y notarás que está roja, inflamada e incluso agrietada o pelada.

En algunos casos, también es posible un olor fétido. Una crema antimicótica tópica de venta libre (como las que se usan para tratar el pie de atleta) te aliviará de inmediato. De lo contrario, tu dermatólogo puede recetarle un ungüento más fuerte.

Infección

La candida es un tipo de levadura que le gusta crecer en ambientes oscuros, cálidos y húmedos. El ombligo proporciona el hábitat perfecto para estas pequeñas criaturas, especialmente si no lo mantenemos limpio.

Una cirugía reciente en el abdomen puede aumentar el riesgo de infección en el área del ombligo. La piel cerca de un piercing en el ombligo también puede desarrollar una infección. Cada vez que creamos un agujero en la piel, las bacterias pueden entrar.

Si desarrollamos una infección en la piel, es posible que veamos pus saliendo del ombligo. A veces el pus huele. Otros síntomas incluyen no solo dolor, sino también enrojecimiento o decoloración e hinchazón en el área.

Quistes epidermoides y pilares

Un quiste epidermoide es una protuberancia que comienza en la capa superior de la piel y un quiste pilar comienza cerca de un folículo piloso. Ambos quistes contienen células dentro de una membrana. Producen y secretan un lodo espeso de queratina.

Si uno de los quistes se agranda y revienta, la secreción se drenará y será espesa, amarilla y maloliente. También es posible que estos quistes desarrollen infecciones. El médico puede diagnosticar y brindar tratamiento para este tipo de quistes.

Quistes sebáceos

Los quistes epidermoides y los quistes pilares a veces se denominan erróneamente quistes sebáceos. Sin embargo, los quistes sebáceos son mucho menos comunes que los quistes epidermoides y los quistes pilares.

Los quistes sebáceos se originan en las glándulas sebáceas. Estas glándulas normalmente producen sebo, una mezcla de lípidos cerosos y aceitosos, para la lubricación de la piel y sus propiedades protectoras. Los quistes sebáceos se llenan de sebo y pueden desarrollar infecciones. Si tenemos un quiste sebáceo, hay diferentes tratamientos disponibles según las necesidades y los enfoques del médico.

Piercing

Cada vez que hay una ruptura o desgarro en la piel, existe el riesgo de infección. Los piercings en el ombligo pueden infectarse con diferentes tipos de bacterias como el estafilococo o estreptococo.

Se estima que alrededor de un tercio de las perforaciones en partes del cuerpo que no sean los lóbulos de las orejas se infectan. Además del olor, los síntomas de un piercing en el ombligo infectado incluyen enrojecimiento, dolor y secreción.

Si hemos pensado hacernos un piercing en el ombligo, se aconseja ir a una tienda o centro donde los perforadores siempre se laven las manos con un jabón germicida, usen guantes quirúrgicos e instrumentos esterilizados.

mujer con olor en el ombligo

¿Cómo evitar tener mal olor en el ombligo?

Si un ombligo maloliente es un problema común para ti, pregúntale a tu dermatólogo o médico si hay algunos pasos extras que debas incluir en tu rutina de limpieza y cuidado. De lo contrario, ten mucho cuidado con tu higiene y asegúrate de lavarte el ombligo con agua y jabón, tal y como lo harías con otras partes del cuerpo. No es novedad que muchas veces nos olvidemos de enjabonar esta área.

En el caso de que notes que se forma pelusa dentro, se debe a que el cabello que rodea el ombligo toma fibras de las camisas y las canaliza hacia el interior donde se acumulan, junto con las células de la piel. Una solución es afeitarse el vello en esta área, pero usar camisas viejas también te mantiene libre de pelusas.
El problema, según dicen los investigadores, es que la pelusa en realidad podría ayudar a mantener limpio el ombligo.

¿Cómo limpiarlo correctamente?

La forma más fácil de evitar que las bacterias y la suciedad se acumulen en el ombligo es limpiarlo todos los días. La forma adecuada es:

  1. Poner un poco de jabón antibacterial en una toallita cuando estemos en la ducha.
  2. Usando el dedo índice debajo de la toallita, lavaremos suavemente el interior del ombligo.
  3. Después de salir de la ducha, nos secaremos el ombligo con palmaditas.
  4. Luego, no usaremos demasiada crema o loción en o alrededor dl ombligo. Pueden fomentar un entorno en el que los hongos y las bacterias puedan crecer más fácilmente.

Si tenemos un piercing en el ombligo, lo mantendremos limpio y seco. Humedeceremos una toallita con una mezcla de agua y jabón antimicrobiano y lavaremos suavemente alrededor de la perforación.

¡Sé el primero en comentar!