El hecho de que una vez al mes nos venga la regla puede llegar a ser molesto en nuestros entrenamientos, pese a que muchos anuncios muestren a mujeres haciendo el pino y dando brincos de felicidad. El deporte es un buen aliado para paliar los dolores de la menstruación y para hacerte olvidar momentáneamente que la tienes.

Muchas mujeres piensan que realizar entrenamientos con la regla es malo para nuestro cuerpo, pero están muy equivocadas. Cierto es que no podemos llevar el mismo nivel de intensidad en los días más fuertes del período, ya que la pérdida de sangre y líquidos nos puede mantener bajas de energía.
En este artículo te vamos a contar qué beneficios te aporta realizar ejercicio y cómo llevarlo de la mejor manera.

¿Puedo entrenar?

La respuesta es afirmativa. No existe una razón por la que debas quedarte en casa los 4-7 días que dure tu periodo, pero sí puedes tomarte un descanso el día que te sientas realmente baja de energía. No fuerces a tu cuerpo y aprende a escucharlo.

Antiguamente se decía que el deporte afectaba al ciclo menstrual y que era perjudicial para la salud. La ciencia ha demostrado que no hay ningún vínculo de una cosa con otra. Es posible que las deportistas profesionales que se someten a entrenamientos duros e intensos, tengan irregularidades en su ciclo, pero al igual que puede sufrirlo una persona sometida a estrés en su trabajo. Lo que es 100% seguro es que tu regla no va a desaparecer o a cortarse por que acudas al gimnasio o salgas a correr.

Beneficios del deporte en la menstruación

El deporte favorece a controlar tus cambios de ánimo. Cuando entrenamos, nuestro cuerpo produce endorfinas (hormonas de la felicidad) y estas actúan como analgésicos naturales en nuestro organismo a la vez que nos proporcionan mejor humor. Aunque pueda parecer contradictorio, ejercitarnos nos aporta más energía. Durante los días de la regla y hasta una semana después, tu cuerpo genera hormonas produciendo de forma natural más energía. Y, a pesar de que no lo creas por tus dolores abdominales o de cabeza, tu cuerpo está completamente listo hacer una sesión de ejercicio.

Elige la actividad física que mejor se adapte a ti esos días. A lo mejor no te apetece correr durante 40 minutos o hacer boxeo, pues apuesta por algo más relajado como el yoga. Incluso nadar puede servir para tranquilizar a tu cuerpo y reducir el dolor de los cólicos.

Por supuesto, es súper importante que te mantengas bien hidratada. Sabemos que tienes el buen hábito de tener tu botella de agua a mano, pero especialmente estos días te ayudará para reducir la retención de líquidos y recomponer a tu cuerpo de los que expulsas.

Consejos para hacerlo más llevadero

No nos vamos a engañar, aunque sea un proceso natural, tener la menstruación es un poco rollo. Tienes que estar pendiente de los tampones, compresas o copas menstruales, te vuelves un poco obsesiva por saber si te has manchado, te sientes un poco más baja de energía y se te antoja todo lo prohibido.

A la hora de hacer deporte, elige ropa un poco más cómoda de lo habitual. La retención de líquidos en esos días es más alta de lo normal y si nos ceñimos mucho puede ser que nos notemos las piernas más cansadas. Además, seguramente tendrás el vientre un poco hinchado y te puede resultar incómodo notar la presión de las mallas. No es necesario que vayas con unos pantalones anchos, usa unos ceñidos sin que sean reductores por ejemplo.

Ten en cuenta que quizá necesites un extra de protección mientras realizas ejercicio. Lo más cómodo es usar tampones porque no tendrá contacto con el exterior y las paredes de esa zona ejercen presión para mantenerlo en su sitio. Puedes “cuarte en salud” usando también una compresa por si sufres alguna pérdida en algún movimiento.

Tener la menstruación no es un hecho malo, y aunque sufras dolores abdominales, haz deporte. Sal a caminar, trotar, montar en bicicleta, hacer yoga… Evita eliminar la actividad física y reduce la intensidad de tus entrenamientos habituales si te notas floja.

¿Qué debo tomar durante esta etapa mensual?

Nuestro cuerpo sufre cambios hormonales y físicos, se acentúan las retenciones de líquidos y se pierde sangre, por lo que debemos tener una alimentación un poco especial durante estos días.

Es importante que añadamos alimentos con hierro, ya que la sangre se forma gracias a este mineral y tenemos que evitar caer en la anemia. El calcio, la piña y las infusiones nos ayudarán con la retención de líquidos. Sobre todo, estas dos últimas al tener efectos diuréticos. Por último, apuesta por la vitamina B6, la cual nos estabilizará nuestros niveles hormonales.

Sigue tu dieta habitual y date un pequeño capricho si se te antoja.