6 consejos para organizarte y entrenar a la hora de comer

Hacer ejercicio a la hora del almuerzo no es tan desafiante como antes. Después de todo, ya no tienes que volver corriendo a la oficina después de tus entrenamientos, puedes sudar sabiendo que hay una ducha esperándote a solo unos metros de distancia.

Pero cuando tu entrenamiento se intercala entre reuniones de Zoom, adaptar el tiempo para ducharte (y prepararte) puede quedar relegado. Ese el motivo de ver muchas veces a algunos compañeros con el rostro enrojecido o los pelos alocados.

A continuación te enseñamos los mejores consejos sobre cómo hacer ejercicio durante la pausa del almuerzo y lucir lo mejor posible para las reuniones posteriores.

¿Cómo aprovechar el tiempo para entrenar a la hora del almuerzo?

Mantente hidratado

Durante tu entrenamiento, el flujo sanguíneo aumenta para transportar más oxígeno y nutrientes a tus músculos. Pero al igual que el motor de un automóvil, tu cuerpo libera calor para descomponer el combustible. Esto hace que tus poros se dilaten y liberen sudor para que no te sobrecalientes.

Para ayudar a refrescarte más rápido después de un entrenamiento a la hora de comer, se recomienda beber agua fría y limpiarte el sudor del cuello y la cara con una toalla húmeda y fría. El frío hace que los capilares [vasos sanguíneos] se encojan de nuevo. Cuando se dilatan, se llenan de sangre oxigenada, lo que provoca enrojecimiento de la cara y las mejillas.

Coger un poco de aire fresco también te hará bien, ya sea que eso signifique salir de la habitación, abrir una ventana o sentarte junto a un ventilador. Tu piel podrá respirar y el sudor y la grasa se evaporarán de manera más eficiente. Salpica un poco de agua fría en tu cara durante y después de un entrenamiento para reducir el enrojecimiento de la cara.

Si te sientes muy enrojecido y sudando continuamente después del ejercicio, también puedes agregar bolsas de hielo a tu rutina posterior al entrenamiento.

Haz entrenamientos de baja intensidad

Cuando piensas rápido y sucio, el entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT) suele ser el camino a seguir porque te permiten hacer mucho en poco tiempo.

El problema es que cualquier calor que produce tu cuerpo durante el ejercicio (y cuánto sudas) se lleva al máximo con entrenamientos de alta intensidad. Con HIIT, es posible que incluso acabes empapado de sudor después del ejercicio.

Por eso, si tienes una reunión programada inmediatamente después de tu entrenamiento a la hora del almuerzo, puede ser mejor seguir con ejercicios de baja intensidad, como el yoga.

hombre haciendo entrenamiento en casa

Lávate la cara

El lado positivo de las reuniones de Zoom es que los demás solo tienen que verte desde el pecho hacia arriba. Entonces, si no tienes tiempo para ducharte, nadie tiene que saberlo.

No obstante, aún debes limpiarte la cara. La cara es la parte más grasa del cuerpo con la mayor concentración de glándulas sebáceas. Así que coge tu jabón favorito y lávate la cara y el cuello rápidamente. O, si tienes poco tiempo, las toallitas para la cara pueden ser útiles.

Sin embargo, las toallitas de un solo uso no son buenas para el medio ambiente y las biodegradables pueden contener ingredientes que pueden causar irritación.

Ve con tu rostro natural

No hay necesidad de ir con una cara glamurosa para una reunión virtual. Para facilitarte las cosas, deja que tu piel luzca tal y como es. Tus días más ocupados también pueden tender a ser los días sin maquillaje. En su lugar, prueba estas opciones de bajo mantenimiento para mantener su piel fresca:

  • Las brumas hidratantes. Para refrescarte después de un entrenamiento, una bruma hidratante ligera da el efecto de brillo más hermoso y se puede usar durante todo el día
  • Suero. Otro producto para probar es el suero facial luminoso, que refuerza el brillo de tu piel al instante. También puedes recurrir a sueros con niacinamida, también conocida como vitamina B3.
  • Iluminación. Una buena iluminación lo es todo. Seguro que tienes un anillo de luz para selfies que también pueden dar un brillo natural en las reuniones por video.

Prueba un peinado fácil

Si eres como el resto de mortales, es probable que estés buscando el camino hacia una menor preocupación.

  • Champú seco. Aplicar algunas gotas de champú seco después de un entrenamiento puede ayudar a eliminar parte del sudor acumulado en el cabello y ocultar el sudor después del ejercicio.
  • Recógete el pelo. Si tienes el pelo largo y quieres mantenerlo fuera de tu cara, tíralo sin apretarlo hacia atrás en una coleta o un moño alto y desordenado. Solo asegúrate de evitar el uso de bandas elásticas para atar tu cabello, lo que puede causar roturas.
  • Trenzas. Y si tienes cabello natural, puedes ayudar a mantener tu peinado durante tus entrenamientos probando un estilo protector, como trenzas.
  • Envuelve tu pelo. Después de tu entrenamiento, busca un turbante de colores brillantes o una bufanda con un bonito estampado. Envolver tu pelo y ponerte unos pendientes gruesos es una excelente manera de sentirte arreglada.
  • Aceites de la barba. El aceite de barba puede ser una forma rápida de refrescar y arreglar tu vello facial. Se recomiendan productos que no contengan aceites comedogénicos como el aceite de coco. Los aceites preferidos que no obstruyen los poros son el aceite de argán, el aceite de linaza y el aceite de semilla de uva.

Vístete para impresionar

Vestirse para la oficina adquiere un nuevo significado cuando se trabaja desde casa. Por suerte para ti, también significa que solo tienes que preocuparte por lucir lo mejor posible de cintura para arriba, lo cual es aún mejor si estás tratando de recuperarte después de un entrenamiento a la hora del almuerzo.

  • Camúflate. La primera regla para vestirte después del entrenamiento es elegir un material que no muestre que estás mojado. Eso es especialmente importante si eres propenso a sudar después del ejercicio. El algodón o incluso una camisa mixta generalmente se vuelve más oscura cuando está cubierta de sudor. Un tipo de material de ajuste seco que absorbe la humedad generalmente no muestra tanto sudor.
    El color también importa. Los grises, rojos, verdes y azules mostrarán algunos de los mayores cambios de color cuando sudas, pero el negro generalmente lo oculta bastante bien.
  • Ponte varias capas. Usa piezas que sean fáciles de poner sobre tu ropa de entrenamiento. A todos nos encanta una chaqueta deportiva ligera. Es una manera simple y sofisticada de hacer que cualquier atuendo de entrenamiento se vea más arreglado y profesional. Es el complemento perfecto después de un entrenamiento, especialmente cuando estás entrenando a una llamada de Zoom.