Cualquier deportista que entrena con barras, anillas, cuerdas o mancuernas sabe que tener callos en las manos es inevitable. Si haces monkey bars, dominadas y flexiones en anillas, ¿esperas tener manos de modelo? Lo normal es no prestar atención a tus palmas durante el entrenamiento, pero al finalizar las observas y comienzas a ver las ampollas con sangre al límite. Entiendo que imaginarte esto no está siendo agradable, pero es bastante común en los box de CrossFit o en deportistas de calistenia. Y créeme: duele.

Lo peor que puedes hacer es seguir entrenando sin poner remedio, o tomarte la libertad de tirar de la piel sin saber lo que pasará. ¿Qué tienes que hacer? ¿Debes humedecer las manos y explotar las ampollas? Te resolvemos las dudas para mejorar tu rendimiento.

¿Hay que explotar las ampollas?

Odio las ampollas, pero sobre todo cuando tienen sangre. Los entrenadores de gimnasia recomiendan esterilizar una aguja y ponerle un hilo. Después realizaremos una punción en un lado de la ampolla y pasaremos el hilo por dentro para sacarlo por el otro lado. Con el hilo dentro, te irás a dormir y dejarás que la ampolla se seque sola durante la noche.

Al día siguiente podrás usar barras con menos dolor y sin el riesgo de que al día siguiente se abra en mitad del entrenamiento. Esto no solamente sería desagradable para la vista (ya que las barras se llenarían de sangre), sino que la sesión de entrenamiento sería más dolorosa. Así que si no tienes más remedio que coger barras, kettlebells o mancuernas al día siguiente, este consejo te podría servir.

En el caso de que seas un deportista que no se lo toma demasiado en serio y puedes evitar realizar algunos ejercicios con agarre, puedes optar por dejar que la ampolla evolucione por si sola. Acabará secándose y podrás rasgarla cuando esté seca. Será una experiencia mucho menos dolorosa a cuando está «fresca».

¿Debes retirar la piel?

Aquí aparece otra de las grandes dudas. Si la piel está colgando, y quieres seguir entrenando con las manos ese mismo día o al día siguiente, lo mejor es usar unas tijeras y cortar la piel suelta lo más cerca posible del nacimiento. Si dejas una pequeña pieza de piel colgando, corres el riesgo de que te enganches con algo y se desgarre de manera profunda y dolorosa. (¡UF!)

Te recomiendo que, después de cortar la piel, uses una piedra pómez para alisar suavemente los bordes y así evitar que la piel sobresalga.

¿Manos secas o húmedas?

Tu objetivo debe ser: no demasiado mojado y tampoco muy seco.

Si tienes las manos demasiado húmeda porque te aplicaste una buena dosis de crema para los ezcemas, a veces la herida se volverá más húmeda y dolorosa de lo que debería ser. En cambio, si las tienes demasiado secas, corres el riesgo de que se agriete la piel y se forme un desgarrón aún más profundo dentro de la herida original.

Así que la mejor manera es aplicar un poco de ungüento de manera inmediata, como Ript Skin Systems. También puedes darte con una piedra pómez para mantener los callos delgados y flexibles. No te excedas con la hidratación, con un poco será suficiente para levantarte mejor a la mañana siguiente. Incluso, puedes usar unos guantes de algodón para cubrirlos y evitar manchar las sábanas.

¿Cómo prevenir los callos y las ampollas?

Si estás haciendo 150 dominadas en barra, es muy problable que tengas callos y ampollas en las manos. No obstante, puedes evitar que esto suceda, o que aparezcan en una menor escala de gravedad. Para ello, debes tener en cuenta estos tres consejos básicos:

  • Lima los callos. Tanto el papel de lija de grano fino como la piedra pómez son perfectos para dejar los callos finos. Cuando sientas que los callos se vuelven demasiado gruesos, sobre todo los de la base de tus dedos, líjalos un poco.
  • Mantén las manos hidratadas. Tienes que evitar que estén demasiado secas, pero tampoco puedes excederte con la humedad. Presta atención al estado de tu piel y ve controlando su apariencia. Asegúrate de lavarte siempre las manos después de usar tiza o magnesio, ya que esto hace que se seque demasiado la piel. Si tus manos son húmedas por naturaleza, evitar aplicar crema hidratante antes de ir a dormir.
  • Usa cinta para prevenir. A continuación te dejo un vídeo para aprender a usar cinta o esparadrapo en tus manos. Yo usé esta técnica y funciona bastante bien. Puedes evitar usar guantes y te seguirás deslizando igual de bien. Las cintas de papel tienden a romperse más fácilmente, así que tendrás que buscar las que mejor se adapten a ti. No tengas vergüenza en llevarte el rollo de cinta y las tijeras al gimnasio. Entrenarás de manera más eficiente y sin dolor en las manos.