A la mayoría nos gusta sentir las cálidas temperaturas (aunque sin llegar al extremo, como pasa en Andalucía) para poder ponernos ropa más ligera y sentir la inyección de Vitamina D. La parte positiva es que se incrementa la aparición de los mosquitos e insectos que no tienen condescendencia con tu piel. Existe la posibilidad de que lo detectes a tiempo y acabes con él, pero en la mayoría de los casos es totalmente imposible. ¿Puede haber algo que de más repelús que escuchar el zumbido cerca de tu oreja?

Los mosquitos nos «atacan» porque necesitan alimentarse y, como parte de su proceso de alimentación, introducen saliva en la herida. Esta saliva contiene proteínas que evitan que los vasos sanguíneos se coagulen, por lo que el mosquito podrá extraer sangre de manera rápida y eficiente. Cuando termine, los restos de saliva permanecen en la piel y tu sistema inmunológico lo detecta como una amenaza. Inmediatamente ataca contra ella con histamina y por eso se produce la sensación de picor.

La mejor manera de evitar que nos piquen es quedándonos en casa, con mosquiteras o embadurnarnos en repelente. Pero como no es una opción lógica, te enseñamos algos trucos caseros que sí funcionan.

5 remedios para mejorar una picadura

Si no quieres pasarte varios días con molestias o rascándote como si tuvieras sarna, existen remedios caseros que pueden ayudar a paliar los efectos de las picaduras. ¡Toma buena nota!

Aloe vera

El aloe vera es buenísimo para cualquier problema que tengamos en la piel. Tiene propiedades anti inflamatorias, reduce el enrojecimiento de la zona e hidrata. No obstante, el picor puede tardar varios días en irse.

Alcohol

No el que se bebe, sino el de las heridas. Limpia la parte de la picadura con alguna toallita empapada en alcohol. Funciona contra el picor y contra la respuesta que genera el sistema inmunológico a la histamina. Posee un efecto calmante y refrescante.

Frío

Aplica hielo (o una bolsa de guisantes congelados) para reducir la inflamación y proporcionar alivio momentáneo. Desgraciadamente no es un remedio que neutralice los efectos de los rectos de saliva, por lo que cuando retires el hielo te volverá a picar. Puede ser una buena opción si estás desesperado y quieres unos minutos de paz.  neutralizará los restos que ha dejado el insecto, por lo que es probable que las molestias vuelvan tan pronto como dejes de ponértelo.

Miel con sal

La miel es un alimento natural que contiene propiedades antibióticas que se pueden aprovechar para proteger la piel de las infecciones generadas por los mosquitos. Hidrata la piel y la protege de inflamaciones y alergias. Realiza una mezcla de miel con sal y frótala sobre la zona de la picadura. Deja que actúe durante 5-10 minutos y enjuágalo.

Cebolla con aceite

Aunque pueda parecer una mezcla rara, hacer una pasta con estos dos alimentos puede reducir la inflamación y picor causado por este tipo de picaduras. La cebolla está repleta de sustancias con propiedades antibióticas que evitan las infecciones y las reacciones alérgicas.
Coge una rodaja y tritúrala con aceite. Aplica la mezcla sobre la picadura y deja que actúe durante 15 minutos.