¿Con cuanta frecuencia prestas atención a las uñas de tus pies? A no ser que te hayas dado un golpe o te las vayas a cortar, pocas veces te mirarás el color de las uñas. No vamos a entrar en detalles espeluznantes sobre la forma de tus pies, porque si eres runner o ciclista sabrás que no son especialmente bonitos. Por suerte, el estado de las uñas pueden alarmarnos sobre algún problema de salud subyacente.

Unas uñas sanas y normales suelen tener un aspecto rosado, fuertes y delgadas. A continuación te hablamos de los diferentes colores que puedes encontrar en ellas y el significado de cada una.

Uñas moradas

Si tienen un color púrpura, puede deberse a algún hematoma subungueal (justo debajo de la uña). Posiblemente, algún golpe o traumatismo ha provocado que los pequeños vasos sanguíneos sangren y se tiñan más oscuras.

Cuando se produce este tipo de moretones, tiene dos opciones:

  • No hacer nada y permitir que la uña saludable vuelva a crecer y reemplace progresivamente a la uña oscura con el tiempo. No tengas prisa porque esto podría tardar varios meses, ya que las uñas de los pues solo crecen un milímetro al mes.
  • Acudir al médico para que retire la uña. Esta opción solo es recomendable si te produce dolor o molestia.

Es cierto que las uñas moradas también ser un síntoma de un problema de circulación, y eso provoca que la uña reciba menos oxígeno del que necesita. Si se tratase de esto, es urgente que pidas cita con tu médico.

Color amarillento o marrón

No son muy habituales, pero si estos colores están presentes pueden deberse a un problema relacionado con el sistema respiratorio o linfático, aunque también pueden darse por diabetes y hongos.
En el caso de los hongos, la uña también será quebradiza y gruesa. No es la primera vez que te hablamos del pie de atleta, muy famosa entre deportistas que calzan zapatillas húmedas o pisan suelos mojados. Conforme el hongo de la uña penetra más profundamente, puede decolorarla, engrosarla y quebrarla.

Uñas blancas (o con manchas blancas)

Corría la leyenda urbana de que las líneas blancas en las uñas eran señal de falta de calcio. En realidad, la leuconiquia puede darse por varias condiciones, pero no por falta de ese mineral. Es posible que aparezca si existe presión o te has dado un golpe en la uña.
Incluso, también puede originarse por una deficiencia de zinc, proteínas o anemia.

En el caso de que las manchas blancas sean causadas por una lesión, intenta tomar una vitamina fortificadora de uñas como la biotina y evita esa actividad que le provoca daño. Tómate tiempo y deja que la uña vaya creciendo hasta que remplace la mancha blanca.

Si te preocupa tener anemia, observa también si sufres fatiga o debilidad muscular.

Si toda la uña es negra

Este color puede ser originado por una deficiencia de B12, problemas renales o enfermedad hepática. Aunque la causa más común es un traumatismo. Dar un golpe al dedo gordo del pie, por ejemplo, puede hacer que se forme un moretón debajo de la uña y que parezca que la uña se vuelve negra.

Si esto sucede, debes esperar a que la uña crezca antes de que el color desapareza. Y esto puede durar entre seis y nueve meses. Pero si te preocupa alguna de las otras razones anteriormente nombradas, acude a tu médico y quédate más tranquilo. Aunque desde aquí te aseguramos que serían síntomas bastante raros.