Los capilares son vasos sanguíneos de una sola célula de espesor. Son los vasos sanguíneos más pequeños de tu cuerpo y permiten el intercambio de oxígeno, dióxido de carbono, agua y otros nutrientes y desechos entre los vasos sanguíneos y los tejidos circundantes. A veces se rompen o explotan, lo que hace que la sangre se acumule debajo de la piel y se forme un hematoma.

¿Por qué sucede cuando entrenamos?

Hay dos razones principales por las cuales el ejercicio puede causar rupturas. Primero, forzar o levantar cualquier objeto pesado, como durante una sesión de levantamiento de pesas, puede causar la ruptura de estos pequeños vasos sanguíneos en la cara o los ojos. Incluso, por el esfuerzo, podrían romperse en los bíceps o en los cuádriceps.

Otra causa es la presión directa que una barra de peso pesado ejerce sobre los capilares y otros vasos sanguíneos del cuerpo, como durante una sentadilla con barra con peso. Los capilares en la parte superior de los hombros o la espalda pueden romperse por la presión.

¿Es preocupante tener capilares rotos en los ojos?

Si aparecen en el ojo se llaman hemorragias subconjuntivales. Cualquier esfuerzo o levantamiento pesado, como en el levantamiento de pesas, puede hacer que los capilares del ojo exploten. Los vasos sanguíneos que se rompen se encuentran justo debajo de la superficie transparente del ojo y, por lo tanto, aparecen como manchas rojas brillantes en la parte blanca del ojo.
Por lo general, dura entre 10 y 14 días, la afección no debe ser dolorosa, aunque puedes sentirlos irritados. La sangre se reabsorberá en el ojo y la apariencia del ojo volverá a la normalidad sin tratamiento.

Las personas con diabetes o presión arterial alta tienen un mayor riesgo de desarrollar hemorragia subconjuntival durante el ejercicio. Otros factores de riesgo para los capilares rotos en el ojo son algunos medicamentos como anticoagulantes y ciertos suplementos de hierbas. Además, las personas que fuman también tienen un mayor riesgo de desarrollar capilares rotos, especialmente en la zona de la nariz.

¿Se puede evitar?

Si descubres que eres propenso a la rotura de los capilares, primero determina si tienes algún factor de riesgo. En algunos casos, es posible que no puedas evitar desarrollar esos hematomas o moretones. De lo contrario, puedes intentar aligerar la carga que levantas y ver si eso ayuda.

Usa barras de peso acolchadas cuando realices sentadillas para proteger la piel y los vasos sanguíneos de la espalda y los hombros. El tratamiento más efectivo para los capilares rotos permanentemente en la piel es la terapia con láser. El láser destruye los capilares rotos y la sangre acumulada se reabsorbe en el cuerpo. Este tipo de tratamiento solo debe ser utilizado por personas con unos hematomas permanentes. De lo contrario, los capilares rotos sanarán sin intervención médica.