El calor espinoso, la erupción por calor, la miliaria roja o el sarpullido por calor, no afecta solamente a los bebés. Es un problema común que afecta a los adultos, sobre todo en climas calurosos y húmedos. La erupción de calor se puede localizar por ser un conjunto de pequeñas ampollas rojas que pican y que causan un burning o una sensación de picor.

Las personas obesas y gordas son susceptibles al calor espinoso al igual que los bebés y los niños debido a que tienen los casquillos de sudor menos desarrollados. La erupción por calor se produce cuando los poros (conductos sudoríparos) obstruidos dejan atrapada la sudoración bajo la piel.

Por lo general, la erupción por calor espinoso desaparece por sí sola. Las formas graves de la afección pueden requerir atención médica, pero la mejor manera de aliviar los síntomas es enfriar la piel y evitar la sudoración.

¿Qué tipos de calor espinoso existen?

Los tipos se clasifican según la profundidad de la obstrucción de los conductos sudoríparos:

  • Miliaria cristalina: es la forma más leve y afecta los conductos sudoríparos de la capa superior de la piel. Esta forma se caracteriza por la formación de ampollas de líquido y bultos que se revientan con facilidad.
  • Miliaria roja: este tipose produce a un nivel más profundo de la piel. Los signos y síntomas son bultos enrojecidos, picazón o cosquilleo en la zona afectada.
  • Miliaria pustulosa: a veces, los sacos que contienen el líquido (vesículas) de la miliaria roja se inflaman y se llenan de pus (pústulas).
  • Miliaria profunda: esta es la forma menos frecuente de miliaria que afecta la dermis, la capa de piel más profunda. El sudor retenido se filtra de las glándulas sudoríparas hacia la piel y provoca lesiones firmes y enrojecidas que se asemejan a la piel de gallina.

¿Qué síntomas destacan en la miliaria?

  • La erupción se extiende a través de la cara, del cuello, del pecho y del dorso pero puede ser común también en los pliegues de la piel, las axilas y el dorso genital de los muslos.
  • La piel se vuelve más áspera, puede quemar o tener la sensación de picar demasiado.
  • Las erupciones pueden detectar a veces una infección bacteriana secundaria que pueda dar lugar a las lesiones dolorosas llenas de pus.

En casos más extremos, deberías acudir al médico si tienes:

  • Aumento de dolor, inflamación, enrojecimiento o temperatura alrededor de la zona afectada.
  • Pus.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos de la axila, el cuello o la ingle.
  • Fiebre o escalofríos.

¿Cuáles son las causas?

El calor espinoso ocurre generalmente durante el verano y en climas calientes y húmedos, especialmente entre los individuos que tienden a reblandecer más. El sudor, en vez de evaporarse, se queda atrapado por debajo la piel y provoca una irritación e inflamación locales que causa la erupción.

No está claro por qué motivo se tapan los conductos sudoríparos, pero ciertos factores parecen tener influencia, entre ellos:

  • Conductos sudoríparos inmaduros. Los conductos sudoríparos de los bebés recién nacidos no están completamente desarrollados. Se rompen con más facilidad y dejan atrapada la sudoración debajo de la piel. El calor espinoso puede producirse durante la primera semana de vida, en particular si el lactante permanece en incubadora para conservar el calor, si está demasiado abrigado o si tiene fiebre.
  • Climas tropicales. El clima cálido y húmedo puede provocar esta afección.
  • Actividad física. El ejercicio intenso, el trabajo arduo o toda actividad que implique sudar en abundancia.
  • Calor excesivo. El calor excesivo en general, abrigarse demasiado o dormir con mantas eléctricas.

Diagnóstico y tratamiento del calor espinoso

La erupción por calor se diagnostica por un examen clínico de síntomas, del aspecto y la distribución de la erupción a través de la piel. La condición no requiere generalmente ningún tratamiento, ya que suele disminuirse los efectos en pocos días de manera natural. Sin embargo, hay ciertas claves que se pueden tomar para ayudar a que esto no suceda:

  • Evitar la exposición al calor bajo techo y o con aire condicionado.
  • Usar prendar de algodón suaves y ligeras durante el verano. En invierno, los niños deben vestir con la misma cantidad de ropa que un adulto, no más.
  • No usar prendas ajustadas.
  • Tomar baños regulares de agua fresca y usar jabón para quitar cualquier sudor y suciedad acumulados.
  • Quédate en lugares donde haya sombra, o usa el ventilador y aire acondicionado para hacer circular el aire.