Caléndula, una planta llena de beneficios

Siempre hemos oído la palabra caléndula y a veces no hemos sabido ni qué era ni para qué sirve, así que hoy al terminar este texto sabremos todo sobre esta planta medicinal que se usa hasta en cosméticos y tiene una larga historia a sus espaldas.

La caléndula es una plata muy conocida, sobre todo por sus propiedades dermatológicas. Se usa desde hace siglos y en la actualidad es común en productos de belleza y cosméticos, sobre todo los dirigidos a la piel y el cuero cabelludo. En medicina moderna también es común ver la caléndula, aunque no tanto como en la medicina natural.

El nombre de caléndula proviene del latín calendulae y eso significa «a lo largo de los meses», y a su vez hace referencia a que es una planta con un largo periodo de floración. Esta planta proviene de Asia y del Sur de Europa.

Si tenemos piel irritada o piel sensible, nos va a interesar mucho conocer los beneficios de la caléndula y cómo podemos usarla en nuestro día a día, ya que no se trata de morder la flor como si fuéramos un animalillo salvaje de los bosques, sino que actualmente hay preparados concentrados de caléndula listos para bañar nuestra piel.

Para qué se usa la caléndula

Es bastante habitual ver la caléndula como parte de la formulación de una crema hidratante para pieles sensibles, sobre todo si son cremas o productos cosméticos bastante naturales, aunque hay de todo.

Esta planta principalmente se usa como remedio para pieles sensibles, pieles que están irritadas, para cicatrizar heridas, para acelerar la curación de quemaduras, como antiséptico para heridas, ayuda a regenerar la piel, activa la creación de colágeno, tiene capacidad antiinflamatoria, es apta para la gingivitis y la faringitis, etc.

Una planta milenaria con propiedades muy variadas que nos ayudan en nuestro día a día. Tiene multitud de beneficios, así como spoiler diremos que sirve para regular el ciclo menstrual y el aceite natural de caléndula es muy eficaz contra las enfermedades producidas por hongos.

Aceite de caléndula

Como se toma y dosis

La caléndula actualmente puede ser vendida en diferentes formatos. Por ejemplo, en cápsulas, en té, aceite, jabones, geles, cremas, leche corporal, etc. Pero cuidado, no todas sus formas son aptas. Al final de este texto, en los efectos adversos, veremos que hay que tener muchísimo cuidado, sobre todo estamos embarazadas, en periodo de lactancia, tenemos alergias a plantas o si tomamos otros medicamentos como relajantes.

La dosis máxima de esta planta o extracto de esta no está abalada por estudios científicos, solo se conocen sus beneficios y propiedades. Así pues, las cantidades, van en función del formato. Por ejemplo, si es en té, hay un máximo de 2 o 3 tazas; si es en líquido, son 3 gotas 3 veces al día; si en capsula, máximo 4 por día y si es en crema o aceite corporal, lo justo para cubrir la zona de piel a tratar máximo 3 veces al día (si no hay sangre).

En el momento en el que la herida supure, haya sangre, huela mal, duela mucho, etc. es momento de dejar de lado los remedios naturales y acudir a un médico para poner fin a esa infección lo antes posible. Sabemos que suena extraño, pero en pleno siglo 21, aún hay muertes por septicemia (infección no controlada).

Beneficios de usar caléndula

Entramos de lleno en el grueso del tema, y es que los beneficios de esta planta se conocen alrededor de todo el globo terrestre. Vamos a conocer los principales beneficios de la caléndula para que podamos valorar si puede ser útil para nuestro problema cutáneo o no. De todas formas, eso debería valorarlo un especialista, como un dermatólogo, por ejemplo.

Se usa para tratar el acné

Lo más famoso de la caléndula es su poder regenerativo y cicatrizante, por lo que, si sufrimos acné, podemos aplicar el aceite ola pomada y ayuda a reducir esa infección en la cara. Recordemos que los granos son poros de la piel obstruidos e infectados.

La caléndula tiene un buen poder antiséptico, así que eliminará la infección, sanará la herida, hidratará la piel y curará las cicatrices que crea el acné que no se cura. No se trata de una opción milagros, sino otra opción que podemos probar, eso sí, no funciona igual de bien para todo el mundo.

Favorece la cicatrización de las heridas

Si tenemos algún tipo de herida, el poder regenerativo y cicatrizante de esta planta nos ayuda a sanar con rapidez hasta las quemaduras, así como las úlceras, psoriasis, irritaciones en la piel, eccemas, labios secos, etc. Esto se consigue porque las propiedades de la caléndula hacen que la sangre fluya hacia las partes con lesiones y favorece la producción de colágeno. Precisamente la función del colágeno es reparar los tejidos dañados, de ahí que la cicatrización sea más rápida.

Caléndula naranja

Para hidratar la piel

Ya sea la piel de la cara, como del cuerpo, también suele usarse en bebés, pero en este caso es conveniente tener mucho cuidado. Existen aceites naturales de caléndula para remediar la irritación que causan los pañales en los culitos de los bebés y los niños.

Esto se une al beneficio que hemos comentado anteriormente, y es que, gracias a su gran poder regenerador, todos los daños cutáneos pueden ser curados en pocos días, desde un arañón, labios agrietados, talones secos, etc.

Rica en flavonoides

Los flavonoides son unos antioxidantes de gran valor para nuestro organismo. Seguramente sepamos que son los radicales libres, pues bien, la caléndula ayuda a evitar la oxidación de las células de nuestro cuerpo. Es decir, se ralentiza el daño, ya sea por la edad, por la exposición solar, por enfermedad, etc.

De ahí que los flavonoides sean tan famosos y siempre se hable de ellos. Los flavonoides se pueden conseguir mediante la alimentación, por ejemplo, brócoli, manzanas, coles, uvas, puerros, cebollas, naranjas, apio, etc.

Efectos adversos

Como no podía ser de otra forma, la caléndula también tiene efectos adversos, aunque no muchos porque, como decimos, es una planta milenaria, pero pocos estudios científicos defienden sus beneficios, así que aún hay mucho que investigar con ella.

La caléndula no está revisada por eso no se recomienda para embarazadas, lactancia y alergias a la ambrosía y similares. En el caso de embarazo, no se recomienda esta planta si por vía oral, ni cutánea, ni nada, del mismo modo, que no se recomienda por vía oral a niños menores de 16 años.

Tampoco se recomienda si estamos tomando algún tipo de medicación relajante, es decir, aquellos que causan somnolencia, ya que las consecuencias podrían ser graves como problemas respiratorios, respiración lenta, o exceso de somnolencia casi estado de inconciencia.

Todas estas dosis, siempre han de ir supervisadas por un experto que conozca nuestro caso y entienda nuestro estado de salud y las propiedades de la caléndula. No debemos automedicarnos creyendo que es un remedio milagroso, ya que podemos poner en riesgo nuestra salud.

¡Sé el primero en comentar!