¿Por qué no deberías arrancar las postillas?

peligros de arrancar postillas Todos sabemos que las postillas no deben quitarse de la piel. Sin embargo, mantener las manos alejadas de esos trozos crujientes y escamosos puede ser difícil.

Las costras o postillas son tentadoras a ser arrancadas, ya que algunas personas obtienen satisfacción o placer al hacerlo. Algunas personas también pueden hacerlo como parte de lidiar con la ansiedad, el estrés o el aburrimiento. Al igual que sucede al modernos las uñas. Incluso,  arrancarnos la costra puede ser parte de una condición subyacente llamada dermatilomanía, una condición que es algo similar al trastorno obsesivo-compulsivo.

También está el hecho de que las costras tienden a secarse, picar o tensarse, lo que puede hacer que arrancarlas sea aún más tentador. El problema es que quitar las postillas se siente bien en el momento, pero solo nos estamos preparando para problemas en el futuro.

¿Qué es una costra?

Las postillas son como vendajes del cuerpo. Cuando la piel sufre una herida, el cuerpo forma una costra dura y seca sobre el exterior para mantener el área limpia mientras se forma piel fresca debajo. Forman una barrera protectora para proteger una herida de bacterias y suciedad. La zona debajo de una costra también contiene glóbulos blancos, que ayudan a destruir cualquier germen en la herida. También extraen la sangre vieja y las células muertas de la piel que todavía están en la herida.

Las costras son temporales. Una vez que la piel de abajo haya terminado de repararse, la costra se caerá por sí sola, generalmente en una semana o dos. Es decir, se supone que no debemos quitarla, y realmente no hay necesidad de hacerlo.

Peligros

Hay varios riesgos de arrancar las postillas, aunque estén a punto de curarse.

La herida tardará en sanar

Arrancar una costra normalmente hace que la herida sangre de nuevo. Eso se debe a que cuando quitamos la costra, también estamos arrancando parte de la piel recién reformada que ha crecido sobre la herida.

Cuando eso sucede, el cuerpo tiene que volver a regenerar aún más piel nueva. Como resultado, la herida tarda más en curarse por completo.

Cicatrices

Algunas heridas menores no desarrollan cicatrices. Pero si estamos en camino de obtener una, arrancarse una costra solo hará que la marca sea más notoria. Desafortunadamente, la aplicación de aceites antioxidantes probablemente no hará la diferencia.

Pellizcarse causa más lesiones en la piel. Y cuanto peor sea la lesión, más probable es que terminemos con una cicatriz. Por eso es importante no arrancar las postillas que aparecen con los tatuajes.

Infección

Las heridas abiertas tienen un mayor riesgo de ser colonizadas por bacterias dañinas. Eso puede aumentar las probabilidades de que una herida sin importancia termine infectándose.

Eso puede preparar el escenario para complicaciones. La celulitis, una infección bacteriana que normalmente proviene de heridas abiertas, requiere tratamiento con antibióticos y podría provocar infecciones en la sangre, las articulaciones, los huesos o el corazón.

peligros quitar postillas

Alternativas

Si podemos dejar la postilla en paz, lo haremos. Pero si nos pica o es incómodo y, en general, nos vuelve loco, intentaremos aplicar una capa ligera de vaselina. Llevaremos un tubo o frasco de bolsillo y aplicaremos la pomada cada vez que sintamos la tentación de rascar la zona. Esto evitará que nos pellizquemos mientras que también proporciona una barrera protectora para ayudar con la cicatrización de heridas.

Si eso no es suficiente, podemos hace el paso adicional de cubrir la herida con un vendaje. También podemos cubrirlo con cremas que favorecen la cicatrización de heridas mientras está vendada.

Si arrancamos las postillas repetidamente y no podemos detenernos, es posible que tengamos dermatilomanía, un trastorno compulsivo caracterizado por rascarse la piel de forma automática o compulsiva. Mientras que algunas personas con dermatilomanía escogen la piel sana, otras tienden a centrarse en las postillas, las espinillas o los parches secos.

Síntomas de dermatilomanía

Si tenemos la necesidad ocasional de arrancar una costra, no significa que padezcamos dermatilomanía. Sin embargo, si descubrimos que queremos dejar de arrancarnos las postillas pero somos incapaces de hacerlo, es posible que estemos experimentando este trastorno.

La próxima vez que nos arranquemos una costra, trataremos de tomar un momento para evaluar cómo nos sentimos. Puede ser útil llevar un registro de estos sentimientos e impulsos por escrito. Si descubrimos que el pellizco generalmente se desencadena por algún tipo de estrés o  provoca una sensación de alivio, es posible que tengamos dermatillomanía.

Hay que tener en cuenta que este no siempre es un comportamiento consciente. Algunas personas con dermatillomanía lo hacen sin siquiera darse cuenta. Con el tiempo, arrancar postillas puede provocar llagas abiertas y costras, lo que crea más cosas para arrancar. Estas marcas visibles también pueden hacer que las personas se sientan cohibidas, lo que puede contribuir a la ansiedad. Esto crea un ciclo de comportamiento que puede ser muy difícil de romper.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.